domingo, 28 de marzo de 2010

Los soldados israelíes apuntan a los más pobres de Gaza, incluidos los niños

Eva Bartlett, In Gaza, 26.03.10

Said Abdel Aziz Hamdan, de 15 años, fue por primera vez a la zona de la frontera norte de Gaza para tratar de rebuscar chatarra para vender. A pesar de ser una zona llena de torres militares de Israel y notoria por los disparos de los soldados israelíes, los bombardeos y los secuestros de trabajadores y agricultores palestinos, Hamdan no creyó que podría estar en peligro.

"La gente va allí todos los días a recoger trozos de metal y hormigón. Los israelíes nos ven y saben que sólo estamos trabajando, es normal," dijo desde su cama en el hospital Kamal Adwan de Jabaliya.

Hamdan, salió de su casa poco después de las 10 de la mañana del viernes, junto con su hermano menor Suleiman, de 13 años, para ganar los siclos que pudieran. De una familia de 7 hermanos y 5 hermanas, y cuyo padre está desempleado, Said Hamdan no tenía otras opciones de empleo.

"Mis amigos van todos los viernes, así que hoy decidí unirme a ellos para hacer este trabajo."

La bala que hirió a Said poco antes de las 2 de la tarde cuando salía de la zona, vino de la dirección de una torre militar israelí cercana. Le atravesó el muslo izquierdo, entrando por la cara externa del muslo y saliendo por la cara interna del mismo, dejando un orificio de salida de 2 cm., según su médico.

"Los israelíes dispararon sin previo aviso", dijo Hamdan.

"Había mucha gente allí, trabajando como yo." Dijo que la zona, que formó parte de un asentamiento israelí, era conocida como 'Dugit'.

Aún en la escuela secundaria, Hamdan es aprendiz de mecánico y espera encontrar trabajo para complementar los ingresos de su familia. "Mi padre solía trabajar en Israel, pero está en el paro desde hace años."

La lesión de Said Hamdan no es ni nueva ni sorprendente. Todas las semanas, los soldados israelíes disparan y secuestran a trabajadores palestinos en las zonas fronterizas de Gaza.

Algunas de las agresiones recientes de las FIO contra los palestinos en las zonas fronterizas son:

-Reeda Abu Naji, de 35 años, herido en la pierna en la mañana del 25 de marzo mientras trabajaba recogiendo escombros a 500 metros de la frontera para la re-venta.

-El 24 de marzo, a las 7 de la mañana soldados israelíes invadieron el norte de Gaza y detuvieron a cinco palestinos que estaban recogiendo escombros, entre ellos a:

Mahmoud Ma'rouf, 18 años

Shadi Ma'rouf, 18 años

Mustafa Ghanim, de 43 años

-El 20 de marzo, alrededor de las 2:30 de la tarde, soldados israelíes arrestaron a 17 palestinos que recogían escombros en la zona industrial de Beit Hanoun a unos 900 metros de la frontera, entre ellos a:

-On 20 March, around 2:30 pm, Israeli soldiers arrested 17 Palestinians collecting rubble in the Beit Hanoun industrial area approximately 900 metres from the border, including:

Mohanad Al Kafarna, 11

Khalid Mahdi Hamdien, 14

Ismail Mahdi Hamdien, 13

Mohammed Al Basioni, 22

Mohammed Salih Afana, 22

Tareq Zyiad Al Afifi, 20

Mohammed Zyiad Al Afifi, 18

Tawfeq Samir Sababa, 19

Usama Mhammaden, 19

Ali Jamal Akhrawat, 24

Kamal Jamal Akhrawat, 20

Anwar Mohammed Hamad, 51

Alaa Al Masri, 18

Diab Al Kafarna, 20

Attaf Rafeq Hamad, 25

Ibrahim Mahdi Hamdien, 16

Los que se aventuran en las regiones fronterizas para recoger escombros y acero lo hacen a consecuencia del asedio contra Gaza que, junto con la guerra de Israel de 23 días contra Gaza el invierno pasado, ha diezmado la economía de Gaza, incluyendo el 95 por ciento de las fábricas y empresas de Gaza, según Naciones Unidas. Además, reciclar estos materiales de construcción es vital para Gaza, donde el asedio israelí con la complicidad internacional prohíbe la entrada de todo tipo de artículos excepto 40.

El brutal asedio impide que entren en Gaza materiales de construcción, vitalmente necesarios dado que más de 6.400 casas fueron destruidas o gravemente dañadas en la guerra de Israel contra Gaza, y casi 53.000 han sufrido daños menores. Hospitales y centros médicos, escuelas, jardines de infancia y mezquitas se encuentran entre los edificios destruidos y dañados durante la guerra de Israel contra Gaza.

Desde la guerra de Israel contra Gaza en diciembre 2009, sólo se ha permitido entrar en Gaza el 0,05 por ciento del promedio mensual anterior al asedio.