domingo, 22 de noviembre de 2009

Los gatos son ilegales, una potencial amenaza terrorista

Jueves 19 de noviembre 2009 07:30
por Saed Bannoura - IMEMC Noticias

La Administración de Prisiones de Israel en el infame campo de detención del Negev decidió erradicar y castigar a los gatos salvajes por hacer amistad con presos políticos palestinos y proporcionarles servicios ligeros.

Parece que el encarcelamiento de los detenidos en condiciones que violan la ley internacional y las convenciones de Ginebra no es suficiente; parece que la tortura, la negligencia médica y el aislamiento no son suficientes; hay una cuestión que llevó a la administración de la prisión a castigar a los gatos por hacerse amigos de los detenidos, y 'prestarles algunos servicios'.

Los detenidos del campo de detención del Negev están cuidando de algunos gatos que entraron en el campo de detención del desierto de Negev a través de las alambradas de espino, y los están alimentando a pesar de que no tienen comida suficiente.

El hecho de que los detenidos tengan algunos gatos como "mascotas salvajes" o "amigos" molestó la Administración Penitenciaria hasta el punto de que decidió que no se permitiesen gatos.

Los soldados israelíes que vigilan el campo de detención incluso metieron a un gato en una celda de aislamiento durante un tiempo después de sospechar que estaba ayudando a los presos, y por supuesto, por hacerse amigo de ellos.

Los gatos pudieran ser culpables en cierta medida, ya que al parecer llevan algunos alimentos y material ligero entre las celdas, proporcionando cierto confort, tal vez algo de comida, a los detenidos en régimen de aislamiento.

El Ministerio de Presos Palestinos en Gaza dijo que el sitio web de Ahrar Woledna "Hemos nacido libres" informó de que la administración penitenciaria del campo de detención del Negev decidió actuar contra los gatos que se habían hecho amigos de los detenidos.

Pero hay docenas de gatos deambulando por las carpas y las habitaciones en varias cárceles y centros de detención israelíes, especialmente en los campos de detención a la intemperie como el del Negev.

No importa cual sea el castigo, tal vez "vallas anti-gatos" o trampas para gatos, o realmente no quiero saber qué otra cosa; aquí el simple hecho es que la Administración de Prisiones de Israel ha estado trabajando duro para mantener bajo el ánimo de los detenidos, para mantenerlos aislados y privarles de cualquier cosa que dibuje una sonrisa en sus rostros.