lunes, 19 de enero de 2009

Bombardeo sionista contra Gaza - Evaluación

El saldo: Evaluación del festival israelí de matanzas y carnicería en Gaza

De guerra a guerra (que es el título de un libro de Nadav Safran), es el contexto en el que tenemos que evaluar nuestro conflicto de un siglo con Israel. No se puede aislar cada uno de los capítulos o guerras o matanzas y analizarlo fuera del contexto más amplio del conflicto.

La conferencia de prensa del Primer Ministro Israelí y su ministro de Defensa fue notable: menos triunfalista de lo habitual y, ciertamente vaga respecto a objetivos y éxitos. Ahora podemos evaluar los resultados en el contexto de los objetivos declarados por Israel, y dentro del contexto del plan estratégico de Israel.

Para alguien de mi edad, puedo decir esto en principio: que desde 1948 hasta la década de 1990, cada éxito militar israelí rompía más el anterior: La de 1973 fue una historia diferente porque fue la única guerra árabe-israelí que se inició por la parte árabe (notable cuando se piensa en la propaganda del "acosado Israel"), y fue por la chapuza del dictador (nazi) Egipcio, Anwar Sadat (favorito de Jimmy Carter y amigo suyo), que Israel (pese a lo que dice la actual propaganda de los estados árabes) acabó ganando al final.

Por lo tanto, la postura estratégica de Israel se basó en intimidar a 1) los ejércitos del enemigo; 2) la población del enemigo. La guerra psicológica de Israel ha logrado durante décadas convencer al enemigo de que Israel es demasiado fuerte y demasiado invencible para ser dañado por cualquier esfuerzo militar. Los árabes se sumieron en un sentimiento de derrotismo que impregnó la cultura política, y ayudó a asegurar la supervivencia y la propaganda de los regímenes gobernantes. La táctica de Israel tenía por objeto desalentar cualquier violencia política o incluso de defensa por parte del otro lado.

También es necesario comparar con los tiempos en que Israel se enfrentaba a agentes no estatales: tenemos diferentes episodios; desde la batalla de Al-Karamah en 1968 (un elemento crucial en la afiliación de fida’iyyin), a los distintos capítulos de las invasiones israelíes del Líbano, que culminaron con la invasión del Líbano en 1982.

Conozco bastante bien y fui testigo de las respuestas a las invasiones israelíes de Líbano. Es en este contexto que me parece que Gaza (bajo asedio y aislada del mundo con Egipto en el papel de aliado de Israel) ha sido un completo fracaso para el lado israelí. Yo nunca esperé mucho de Hamas en términos de eficacia militar, y creo que el plan Israelo-Egipcio-Saudí-Dahlan se basó en una estimación baja de la eficacia militar de Hamas.

En enfrentamientos anteriores en Cisjordania o en el Líbano en la década de los 1980, el ejército israelí se dedicó a bombardear desde el aire durante un día o dos, y luego avanzó rápidamente. Y eso fue exactamente lo que sucedió en la invasión del Líbano en el verano de 1982: pero, la falta de una fuerte resistencia entonces tuvo que ver con muchos factores, incluido el pésimo liderazgo de Arafat (quien se preocupaba más por preservar su imperio que por la resistencia y, en lo que a mi respecta, no está lo suficientemente muerto y ojala que se hunda más su tumba), la brecha entre la población del Sur y la resistencia, y la regularización financiera de la fuerza de combate de la OLP, y el factor psicológico que a menudo restringía la capacidad de la fuerza de combate, todo ayudó al plan israelí. Es cierto que hubo una fuerte resistencia en algunos lugares: como Rashidiyyah y 'Ayn Al-Hilwah pero fue esporádica y desorganizada. Sólo en el oeste de Beirut, se preparó una gran fuerza de combate que estaba lista para la confrontación con Israel, y es por eso que Israel nunca invadió la ciudad: sólo esperó hasta la evacuación de los combatientes y luego supervisó la matanza de las mujeres y los niños en los campamentos de Sabra y Shatila - la matanza de mujeres y niños es una especialidad clásica de las fuerzas sionistas, incluso antes del establecimiento del estado.

Sin embargo, Hamas actuó mucho mejor de lo que esperaban sus enemigos e incluso sus líderes en Siria y el Líbano. Israel habría logrado éxito si hubiera conseguido lo que quería: lograr una rendición incondicional de Hamas. Eso es lo que solía obtener de Fatah en Cisjordania: Arafat negociaría las condiciones de su rendición a través de terceros y eso es todo (como en Belén). Sin embargo, el desafío de Hamas y el lanzamiento de cohetes continuó hasta el último día - de hecho continúa mientras escribo esto, según veo en la pantalla.

Los líderes de Hamas no abandonaron como harían los dirigentes y combatientes de Fatah (en los tiempos del bantustan bajo control de Arafat-Dahlan-Rajjub en Cisjordania después de Oslo), sino que continuaron con una fuerte resistencia y desafío hasta el final.

Por lo tanto, Israel falló:

1) en lograr una rendición total de Hamas,

2) en apuntalar la banda de Dahlan-Abu Mazen que están hoy más desacreditados que nunca. A principios de la campaña, Dahlan apareció en Al-Arabiyya y en la televisión egipcia y estuvo bastante ampuloso pues esperaba que el asunto quedaría resuelto en la primera semana. Como esto no ocurrió, desapareció, y algunos dicen que volvió a Montenegro - su nueva base.

3) Israel fracasó en lograr una victoria que necesitaba: una victoria que de una vez por todas acabara con la humillante derrota de Israel en 2006. Hamas sabía que su desempeño tendría gran influencia y posiblemente modificaría de modo dramático la imagen de los soldados israelíes ante los ojos de todos los árabes: combatientes y civiles por igual, y sabía que las expectativas estaban en construir sobre el desempeño de Hezbolá en 2006;

4) Israel falló en la creación de una brecha entre el pueblo Palestino y Hamas, del mismo modo que no pudo crear una brecha entre la población del Sur y Hizbullah, a pesar de sus estúpidos mensajes por SMS;

5) Israel fracasó en poner fin a los cohetes;

6) Israel fracasó en aplastar a Hamas;

7) Israel fracasó en la creación de un nuevo clima psicológico en Oriente Medio: se esperaba que Israel usaría la violencia de modo más masivo e indiscriminado que antes, y que aplicaría la "conmoción y pavor" más que antes porque quería matar la imagen de su humillación en el sur del Líbano. Algo que no logró a pesar del alto número de bajas entre los civiles.

8) Hoy el primer ministro israelí se jactó acerca de los éxitos del espionaje, pero estaban inflados. Es cierto que el asesinato de dos líderes de Hamas (junto con decenas de civiles inocentes, pero así es cómo Israel "asesina") fue un éxito para Israel, pero hay otros líderes de Hamas.

Además, la política de Israel de asumir que una organización podría morir por el asesinato del líder siempre ha sido uno de los muchos estúpidos errores de cálculo israelíes. El caso más reciente fue en 1992 cuando Israel mató al líder terrorista Abbas Musawi (y su familia) y consiguieron en su lugar ... a Hasan Nasrallah. No me cabe duda de que probablemente ahora lamentan haber asesinado a Musawi.

Y Hamas ahora opera con la asunción de que todos sus dirigentes pueden morir y con toda probabilidad han estructurado la organización sobre la base de esa hipótesis, en vez de con dirección centralizada, como por ejemplo, la del FDLP o la de Fatah bajo Arafat.

9) Israel falló en aprovecharse de la política de varios años de Arabia Saudita de movilizar a la opinión pública árabe en contra de Irán, en lugar de Israel. Aquí claramente falló de modo estrepitoso. Si hay algo a destacar es que la opinión pública árabe se movilizó en contra de Israel más que en ningún otro momento que se recuerde.

10) Israel falló al vender su matanza como una contribución legítima a la "guerra contra el terrorismo". De modo claro, las escenas de carnicería ofendieron a la opinión pública de todo el mundo con la excepción de los EEUU y la embajada de la ONU de Micronesia.

Sin embargo, hay éxitos: si Israel tenía el propósito de matar a un gran número de mujeres y niños, lo logró en gran medida. Fuentes muy bien informadas de Beirut me dicen que sólo el 5% de la capacidad combativa de Hamas ha resultado dañado en esta guerra hasta ahora, y habrá, sin duda, otra ronda.

Pero pensemos en la batalla de Karamah. En Karamah: una gran parte de la tradición fue construida por la altisonancia de Arafat y una unidad del ejército jordano que luchó con la resistencia Palestina. Esta vez, la opinión árabe y en particular la de los árabes Palestinos mirará con admiración el desempeño de Hamas durante estos 22 días. Comunmente se estima que unos 20.000 Palestinos se ofrecieron voluntarios para el movimiento de la resistencia después de Karamah, y espero que se produzca en toda la región una campaña de reclutamiento en beneficio de Hamas.

La elección Israelí de dirigentes palestinos (con el apoyo de Jordania, Arabia Saudita, y Egipto), es decir, las bandas de Dahlan, han quedado desacreditados más allá de toda posible reparación. Quiero decir, cuando leo en los periódicos sauditas describir a Dahlan como un títere de Israel, ya se sabe lo que piensa la opinión pública Palestina respecto de él - y la huida de sus hombres en ropa interior tampoco ayuda.

De 1968 a 1978, el movimiento de Fatah pasó de ser un grupo de combatientes en Jordania a ser un ejército (mal dirigido por Arafat), con todo tipo de armas pesadas. Ahora hay un punto de no retorno: los árabes ya no tienen miedo de los soldados israelíes. De esa pérdida, Israel nunca se recuperará y se acelerará el proceso inevitable de la eliminación del sionismo de Palestina. El enfrentamiento con Israel es acumulativo, y este resultado no está ahora en los intereses de Israel. Muchos árabes ahora hablan de la derrota de Israel: Rara vez escuché yo tales sentimientos antes del 2006.
Publicado por As'ad a las 2:20 PM

__
As'ad AbuKhalil, nativo de Tiro (Líbano) es profesor de ciencia política en la Universidad del Estado de California, Stanislaus, y profesor visitante en la UC, Berkeley. Su página web es Angry Arab News Service

La autora de la viñeta es la artista Palestina, y residente en Gaza, Omayya Joha. La palabra atravesada como espina en la garganta del soldado sionista dice: Gaza

2 comentarios:

Juan Asís Palao dijo...

¡Gracias por la traducción!

Felicitaciones por el blog, y hasta pronto. Por Palestina.

lu dijo...

Gracias Juan Asís.