martes, 6 de enero de 2009

Esta brutalidad nunca romperá nuestra voluntad de ser libres

"Durante seis meses nosotros en Hamas observamos el alto el fuego. Israel lo rompió repetidamente desde el principio"

Khalid Mish'al, The Guardian, martes 6 de enero 2009

Durante 18 meses mi gente en Gaza ha estado bajo asedio, encarcelada dentro de la mayor cárcel del mundo, aislada de tierra, aire y mar, enjaulada y pasando hambre, negándosele incluso los medicamentos para nuestros enfermos. Después de la política de muerte lenta llegó el bombardeo. En este lugar de máxima densidad de población, nada se ha librado de los aviones de combate de Israel, desde los edificios de gobierno, a los hogares, mezquitas, hospitales, escuelas y mercados. Más de 540 personas han sido asesinadas y miles han quedado mutilados para siempre. Un tercio son mujeres y niños. Familias enteras han sido asesinadas, algunas mientras dormían.

Este río de sangre está siendo derramado en virtud de mentiras y falsos pretextos. Durante seis meses nosotros en Hamas respetamos el alto el fuego. Israel lo rompió repetidamente desde el principio. Israel estaba obligado a abrir los pasos fronterizos de Gaza, y extender la tregua a Cisjordania. Procedió a reforzar su mortífero asedio de Gaza, cortando repetidamente la electricidad y el abastecimiento de agua. El castigo colectivo no se detuvo, sino que se aceleró - al igual que los asesinatos y las matanzas. Treinta ciudadanos de Gaza fueron asesinados por fuego israelí y cientos de pacientes murieron por efecto directo del asedio durante el llamado alto el fuego. Israel gozó de un período de calma. Nuestro pueblo no.

Cuando esta tregua rota se acercaba a su fin, hemos expresado nuestra disposición para una tregua nueva e inclusiva a cambio de que se levantara el bloqueo a Gaza y se abrieran todos los pasos fronterizos, incluido el de Rafah. Nuestros llamamientos cayeron en oídos sordos. Sin embargo, todavía estaríamos dispuestos a iniciar una nueva tregua en estos términos después de la retirada completa de Gaza de las fuerzas invasoras.

Nunca jamás se ha disparado cohete alguno desde Cisjordania. Sin embargo, murieron allí 50 personas y varios centenares más resultaron heridas el año pasado, a manos de Israel, mientras que su expansionismo procedía sin descanso. Se supone que nosotros hemos de estar satisfechos con trozos mermantes de territorio, un puñado de cantones a merced de Israel, que los ha cercado por todos lados. La verdad es que Israel lo que quiere es un alto el fuego a una sola banda, observado sólo por mi pueblo, a cambio de asedio, hambruna, bombardeos, asesinatos, incursiones y asentamientos coloniales. Lo que Israel quiere es un alto el fuego gratuito.

La lógica de aquellos que nos piden que abandonemos nuestra resistencia es absurda. Absuelven al agresor y ocupante - armado con las armas más letales de destrucción y muerte - de responsabilidad, mientras culpan a la víctima, prisionera y ocupada. Nuestros modestos cohetes de fabricación casera son nuestro grito de protesta al mundo. Israel y sus patrocinadores estadounidenses y europeos quieren matarnos en silencio. Pero nosotros no moriremos en silencio.

Lo que está pasando hoy en Gaza le pasó antes a Yasser Arafat. Cuando se negó a someterse a los dictados de Israel, fue encarcelado en su sede de Ramallah, rodeado por tanques durante dos años. Cuando esto no consiguió quebrar su voluntad, fue asesinado por envenenamiento.

Gaza entra en el 2009 tal como lo hizo en el 2008: bajo el fuego israelí. Entre enero y febrero del año pasado murieron 140 personas de Gaza en ataques aéreos. Y justo antes de que se embarcara en su fracasado asalto militar contra Líbano en julio de 2006, Israel arrojó miles de proyectiles sobre Gaza, matando a 240 personas. Desde Deir Yassin en 1948 a Gaza hoy, la lista de los crímenes de Israel es larga. Las justificaciones cambian, pero la realidad es la misma: ocupación colonial, opresión e injusticia sin fin. Si este es el "mundo libre", cuyos "valores" defiende Israel, como afirma su ministra de Exteriores Tzipi Livni, entonces no queremos tener nada que ver con ello.

Los dirigentes de Israel permanecen en las garras de la confusión, incapaces de establecer objetivos claros para los ataques - desde el derrocamiento del gobierno legítimamente elegido de Hamas y la destrucción de su infraestructura, a detener (el lanzamiento de) los cohetes. Como no consiguen romper la resistencia de Gaza, han bajado el punto de referencia. Ahora hablan de debilitar a Hamas y limitar la resistencia. Pero no lograrán ninguna de las dos cosas. El pueblo de Gaza está más unido que nunca, determinado a no dejarse aterrorizar hasta la sumisión. Nuestros combatientes, armados con la justicia de su causa, ya han causado muchas bajas al ejército de ocupación y luchan para defender su territorio y su gente. Nada puede derrotar nuestra voluntad de ser libres.

Una vez más, Washington y Europa han optado por ayudar y ser cómplices del carcelero, ocupante y agresor, y condenar a sus víctimas. Esperábamos Barack Obama rompería con el desastroso legado de George Bush, pero sus comienzos no son alentadores. Aunque se movió rápidamente para a denunciar los atentados de Mumbai, no ha dicho ni media palabra después de 10 días de matanzas en Gaza. Pero mi pueblo no está solo. Millones de hombres y mujeres amantes de la libertad les apoyan en su lucha por la justicia y la liberación - de lo que dan fe las protestas diarias contra la agresión israelí, no sólo en el mundo árabe e islámico, sino en todo el planeta.

Israel, sin duda, causará indecible destrucción, muerte y sufrimiento en Gaza. Pero, encontrará el mismo destino en Gaza que encontró en Líbano. No nos romperán con el asedio y el bombardeo, y jamás nos rendiremos a la ocupación.

• Khalid Mish'al es el jefe del Buró político de Hamas