sábado, 23 de mayo de 2009

Israel está destruyendo los cultivos de Gaza

* Ver más fotos en el blog de la autora, In Gaza

Eva Bartlett, The Electronic Intifada, 22 May 2009

En la mañana del 4 de mayo de 2009, tropas israelíes incendiaron los cultivos palestinos situados a lo de la frontera oriental de Gaza con Israel. El Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR por sus siglas en inglés) informó de que quedaron destruidos 200.000 metros cuadrados de cultivos, entre ellos el trigo y la cebada que estaban listos para la siega, así como hortalizas, olivos y granados.

Los labradores locales informaron de que las llamas se extendieron por una zona de cuatro kilómetros en el lado palestino de la frontera oriental del territorio. Ibrahim Hassan Safadi, de 49 años, de una de las familias de campesinos cuyos cultivos resultaron destruidos por el fuego, dice que las llamas siguieron ardiendo hasta primera hora de la tarde, a pesar de los esfuerzos realizados por el cuerpo de bomberos para apagarlas.

Safadi dice que estaba presente cuando los soldados israelíes dispararon unas bombas pequeñas contra su campo, que poco después quedó envuelto en llamas. Explicó que "Los soldados israelíes dispararon desde sus vehículos todo terreno, provocando el incendio del terreno. Quemaron el trigo, quemaron los granados... El fuego se extendió por todo el valle. Llamamos a los bomberos. Vinieron a la zona y apagaron el incendio. Pero, en algunos lugares se reavivaron las llamas." Según Safadi, el incendio quemó 30.000 metros cuadrados de sus tierras, en las que cultivaba 300 granados, 150 olivos, y trigo.

(Campo de trigo destruido por el fuego)

En las zonas fronterizas desde hace tiempo se ha vuelto casi imposible trabajar la tierra debido a los disparos prácticamente diarios de los soldados israelíes. Los cultivos que incendiaron el 4 de mayo estaban secos, listos para la siega, lo que significa que eran muy combustibles.

"En cosa de sólo tres minutos quedaron destruidos por el fuego 65.000 metros cuadrados", dijo Nahed Jaber Abu Said, cuyos campos encuentran a pocos kilómetros por la carretera de Safadi. Agregó que "eran casi las 9 de la mañana. Yo estaba aquí cuando llegaron los jeeps israelíes. Un soldado israelí disparó un explosivo desde la valla hacia nuestro campo de trigo, que inmediatamente quedó envuelto en llamas."

Safadi dijo que el ataque incendiario era el tercer ataque de su granja por los israelíes. En los ataques anteriores a lo largo de la última década -explicó- los soldados israelíes arrasaron sus tierras con excavadoras, arrancando sus limoneros, olivos y clementinos y demoliendo, asimismo, los invernaderos.

"Hemos sufrido grandes pérdidas. Los soldados israelíes han destruido gran parte de nuestra tierra, árboles y equipo. Nos ha costado un montón de dinero", dijo, citando pérdidas acumuladas de 330.000 dólares desde el año 2000 cuando comenzaron a aumentar las invasiones. En el último ataque, Safadi dijo que quedaron destruidas cosechas, árboles y material de irrigación por valor de 130.000 dólares.

Aparte de la destrucción, Safadi se queja de no poder reemplazar los elementos destruidos, como las tuberías de plástico utilizadas para la irrigación de sus campos. Éstas, junto con los fertilizantes y repuestos para la maquinaria, tienen prohibida la entrada en Gaza debido al total asedio del territorio, impuesto por Israel con respaldo internacional.

Abu Said informa de pérdidas de 2.000 dólares en una sola parcela de su tierra. "Esto es sin incluir los campos que están más cerca de la valla fronteriza", dijo. "Estoy tan apenado ahora, ¿qué puedo hacer?"

Sus experiencias van también más allá de los ataques del 4 de mayo, y más allá de la pérdida de las tierras. En 2008, soldados israelíes dispararon contra sus ovejas, matando a 11, e hiriendo de gravedad a un niño de 15 años, su primo Jaber, al dispararle en la boca.

Los ataques de los soldados israelíes se producen casi todos los días a lo largo de las fronteras de Gaza con Israel. Hace casi una década, Israel impuso unilateralmente una zona "buffer" o "no-go" únicamente en el del lado interior de Gaza en sus fronteras compartidas. Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Comité Palestino de Socorro Agrícola, los primeros 100 metros del área inicial "fuera de límites" han sido extendidos ahora a un kilómetro en gran parte de la frontera oriental de Gaza, y a dos kilómetros en la zona norte de la frontera de la Franja. La FAO informa además de que aproximadamente la tercera parte de las tierras cultivables de Gaza se encuentran dentro de los confines de la "zona buffer" (zona “tampón”).

Desde el alto el fuego del 18 de enero, tres civiles palestinos, entre ellos un niño, han sido asesinados en la "zona tampón" por disparos y bombardeos de las fuerzas israelíes. Otros 12 palestinos han resultado heridos, entre ellos tres niños y dos mujeres, debido al fuego israelí desde la frontera.

Además de la amenaza física y de la destrucción de tierras de cultivo y de equipo, el sector agrícola de Gaza está aún más devastado por la destrucción de lo fueron según se cree centenares de pozos y fuentes de agua y la contaminación de las tierras de cultivo debido a la invasión israelí de Gaza a principios de año. Como informó el periódico The Guardian en febrero de 2009 (ver traducción aquí), estos ataques han dejado casi el 60 por ciento de las tierras de cultivo de Gaza inutilizables.

Las consecuencias de la destrucción activa del sector agrícola de Gaza resultan amplificadas en el contexto del asedio de Israel y el estancamiento de los esfuerzos de reconstrucción desde el alto el fuego. Con sólo un goteo de ayuda entrando en Gaza y los índices de pobreza y malnutrición aumentando, la capacidad de producir alimentos es aún más vital para los palestinos de Gaza.


Todas las imágenes han sido tomadas por Eva Bartlett.

Eva Bartlett es una canadiense defensora de los derechos humanos y autónoma que llegó a Gaza en noviembre de 2008 con el tercer barco del Free Gaza Movement. Ha estado trabajando como voluntaria en el International Solidarity Movement y documentando los continuos ataques de Israel contra los palestinos de Gaza. Durante el último asalto de Israel contra Gaza, ella y otros voluntarios del ISM acompañaron ambulancias y documentaron los ataques israelíes en la Franja de Gaza.