sábado, 24 de octubre de 2009

VIDEO: Ayer la Alemania nazi, hoy el Israel sionista

Hamas y Yihad Islámica rechazan cualquier medida unilateral más allá del consenso nacional

[24/10/2009 - 09:44 AM]

DAMASCO, (PIC) - Los movimientos de Hamas y la Yihad Islámica han reiterado su adhesión a la reconciliación nacional palestina y su rechazo de todas las medidas unilaterales adoptadas más allá del consenso nacional.

Esto ocurrió durante una reunión celebrada en Damasco entre Khaled Mishaal, jefe de la oficina política de Hamas, y Ramadan Shallah, secretario general de la Yihad Islámica en la noche del jueves.

Ambas partes también discutieron los últimos acontecimientos políticos en la escena palestina y las vías para fortalecer las relaciones bilaterales que sirvan a los intereses del pueblo palestino y a su causa nacional.

En el mismo contexto, Mohamed Nazal, miembro de la oficina política de Hamas, dijo el viernes que el edicto Mahmoud Abbas de celebrar elecciones presidenciales y legislativas el próximo enero no tiene ningún valor práctico, señalando que hay división política entre Gaza y Cisjordania que no permite que esas elecciones tengan lugar sin consenso nacional.

Nazzal dijo al canal por satélite Al-Aqsa, que Hamas nunca permitiría que estas elecciones tengan lugar en la Franja de Gaza en ausencia de unidad nacional.

Hizo hincapié en que Abbas quiere elecciones según su estado de ánimo que no impliquen una competencia leal y deslegitimar a Hamás, acusándolo de tener intenciones de llevar a cabo un fraude electoral generalizado.

Por su parte, el Movimiento de Hamas dijo que Abbas ya no es el jefe de la Autoridad Palestina (AP) puesto que su mandato expiró en enero pasado, por lo que no tiene derecho a emitir ningún tipo de edictos ni decisiones, afirmando que su decreto para celebrar elecciones es ilegítimo.

Hamas declaró este viernes que respeta las opciones democráticas y sus resultados, pero tales elecciones deben ser fruto de la reconciliación nacional y no su sustituto, como Abbas quiere, señalando que este decreto fue emitido en respuesta a las presiones sio-americanas.

Responsabilizó a Abbas y a sus asesores totalmente por las consecuencias de esta decisión que ahondaría la división interna y la convertiría en una división histórica política y geográficamente.

Por su parte, el Dr. Ahmed Bahar, vicepresidente primero del Consejo Legislativo palestino, dijo el viernes que las elecciones que se celebren sin consenso nacional serán rechazadas por el pueblo palestino porque significaría consolidar la división interna.

En una ceremonia celebrada en Gaza en honor de memorizadores del santo Corán, el Dr. Bahar destacó la importancia del diálogo nacional para restablecer la unidad sobre la base de las constantes Palestinas y la toma independiente de decisiones por los Palestinos fuera de la intervención estadounidense y de las injustas condiciones del Cuarteto internacional.

El Dr. Yusuf Rezqa, consejero político del primer ministro palestino, también dijo que el edicto de Abbas para celebrar elecciones en enero próximo es una decisión dictada por un ex jefe de la AP y por lo tanto carece de valor constitucional, afirmando que el gobierno celebrará una reunión para debatir esta decisión que enterró los esfuerzos egipcios en pro de la reconciliación.

El Comité de Resistencia Popular, por su parte, denunció enérgicamente el edicto de Abbas, diciendo que Abbas no es el representante del pueblo palestino tras haber expirado su mandato y sus decisiones, por lo tanto, no tienen valor constitucional ni legal.

El decreto de Abbas también fue lamentado por Cambio y Reforma, el bloque parlamentario de Hamas, que dijo en una declaración emitida el viernes que la decisión de celebrar elecciones en enero próximo es ilegal e inconstitucional y es un paso destinado a crear una legitimidad ilusoria.

En un comunicado de prensa al Centro de Información Palestino (PIC), el portavoz de Hamas Sami Abu Zuhri dijo que este decreto fue emitido en respuesta a las demandas estadounidenses que exigen no realizar ningún tipo de reconciliación con Hamas antes de que acepte las condiciones del Cuarteto internacional.

El portavoz Abu Zuhri señaló el momento de esta decisión, que está vinculada a la llamada telefónica que Abbas recibió ayer por la tarde del presidente de EEUU, Barack Obama.

En una declaración televisada en el canal por satélite de Al-Yazira el viernes, el Dr. Mousa Abu Marzouk, subdirector de la oficina política de Hamas, dijo que las elecciones que Abbas quiere celebrar el próximo año no se llevarían a cabo en Gaza ni en ningún otro sitio porque no hay reconciliación palestina, subrayando que su movimiento tiene varias opciones que se utilizarán para responder al decreto inconstitucional de Abbas.

Por su parte, el dirigente de Hamas Ismail Radwan declaró que Abbas, a través de esa medida, confirma que sólo responde a las presiones americanas como lo hizo con el informe de Goldstone y no se preocupa de ningún esfuerzo de reconciliación, advirtiendo que el edicto electoral de Abbas, aunque no tiene derecho a tomar tal decisión, inflamará la escena palestina.

Abbas amenazado con que se cortaría la ayuda si firmaba acuerdo con Hamas

[23/10/2009 - 09:59 PM]

AMMAN, (PIC) - El diario jordano Al Ra'i reveló el viernes que el gobierno de EEUU ha enviado un mensaje a la Autoridad Palestina en Ramallah de que cualquier acuerdo que firme con Hamas sin que éste acepte las condiciones del Cuarteto expondría a la Autoridad Palestina a medidas punitivas, entre ellas el corte de la ayuda financiera a la Autoridad Palestina.

El periódico informó que Washington le dijo a Abbas que la exclusión de las condiciones del Cuarteto del acuerdo significa sucumbir ante Hamas. El periódico también dijo que las relaciones Estados Unidos-Egipto están siendo tensas debido al apoyo de este último a una reconciliación nacional palestina sin hacer referencia a las condiciones del Cuarteto.

El diario también dijo que el ministro de Relaciones Exteriores de Israel Avigdor Lieberman dijo a la representante de EEUU ante la ONU, Suzan Rice, que Israel no aceptará un gobierno palestino que incluya a nadie de Hamas.

El periódico Al-Quds reveló hace unos días que las amenazas de EEUU estaban tras los cambios egipcios de última hora del texto del acuerdo.

Hamás considera "antidemocrática" la convocatoria de elecciones de Abbas

24/10/09 - Europa Press

El Movimiento para la Resistencia Islámica (Hamás) rechazó este viernes la convocatoria a elecciones generales para enero de 2010 hechas por el presidente palestino, Mahmud Abbas, por considerarlas
"antidemocráticas".

Ahmad Yousef, asesor del Ministerio de Asuntos Exteriores de Gaza, informó de que el movimiento palestino prohibirá la celebración de los comicios en la Franja y aseguró que "la postura de Abbas todavía profundiza más la división en la sociedad palestina".

"Las elecciones sólo se van a llevar a cabo en Cisjordania, y no serán ni democráticas ni transparentes. Por supuesto Hamás y algunas otras facciones no participarán en el proceso electoral", agregó.

Yousef calificó la convocatoria de elecciones de "una puñalada trapera" a la iniciativa de reconciliación propuesta por Egipto a los dos principales grupos palestinos, Al Fatá, del presidente Mahmud Abás y en el poder en Cisjordania; y Hamás, que controla Gaza.

Las relaciones entre las partes se rompieron definitivamente en junio de 2007 tras la expulsión por la fuerza de Gaza de los miembros de Al Fatá. De nuevo las conversaciones volvieron a fracasar a principios de esta semana.

Abbas, que liderará la candidatura electoral de Al Fatá, convocó ayer elecciones presidenciales y parlamentarias para el 24 de enero y presentó un decreto de convocatoria para celebrar comicios en todos los territorios palestinos: Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza.

Fuente: Yahoo

más información

Una fuente del Gobierno de Hamás en Gaza, que no quiso ser identificada, dijo a Reuters que su Gobierno estaba estudiando la posibilidad de celebrar unas elecciones en Gaza por separado, también el 24 de enero de 2010.

La medida se tomaría para contrarrestar lo que dijo era una medida "unilateral" de Abas. Hamás ganó las elecciones parlamentarias de 2005.

El portavoz de Hamás Sami Abu Zuhri calificó la decisión como "un golpe mortal a los esfuerzos de reconciliación y una prolongación de las divisiones".

"Abas sucumbió a las presiones estadounidenses de no reconciliarse con Hamás a menos que reconozcamos las condiciones del Cuarteto", puntualizó Abu Zuhri.

El portavoz se refería al Cuarteto de Enviados a Oriente Próximo - Estados Unidos, Naciones Unidas, la Unión Europea y Rusia - que insisten en que Hamás reconozca al Estado judío y renuncie a la violencia antes de asumir cargos de Gobierno.

El presidente palestino convoca elecciones para el 24 de enero y Hamás rechaza la convocatoria

23/10/09

Ramala, 23 oct (EFE).- El presidente palestino, Mahmud Abás, decretó hoy la convocatoria de elecciones legislativas y presidenciales palestinas para el próximo 24 de enero, pese al rechazo del movimiento islamista Hamás, que controla Gaza.

El texto presidencial fue publicado por la agencia oficial palestina de noticias "Wafa" poco después de que la cúpula palestina se reuniera por la tarde en la ciudad cisjordana de Ramala.

En sus dos artículos, el decreto especifica que los comicios, "libres y directos", se celebrarán en Jerusalén, Cisjordania y la Franja de Gaza, en base a las leyes básica (Constitución palestina, enmendada en 2003) y electoral, de 2007.

El documento no explica, sin embargo, cómo podrá la Autoridad Nacional Palestina (ANP) organizar los comicios en Gaza, un territorio que se encuentra en manos de Hamás, que rechazó la decisión poco después de su anuncio.

"La convocatoria es un golpe destructor a los esfuerzos de reconciliación inter-palestina y una rendición de la ANP a la presión israelí y estadounidense", indicó el movimiento en un comunicado.

Por su parte, uno de los líderes en Gaza del grupo, Ismail Radwán, declaró a medios de comunicación locales que la medida "responde a instrucciones de EEUU" y "sirve al enemigo sionista".

"Esta declaración ahonda la división inter-palestina. No cabe duda de que mina todos los esfuerzos efectuados por Egipto para acabar con la división. Simplemente profundiza en los feudos y disputas", agregó.

El movimiento vincula la decisión del presidente palestino, apoyado por Occidente, con la llamada que recibió hoy de su homólogo estadounidense, Barack Obama, desvelada horas antes por "Wafa".

Los comicios legislativos deberían celebrarse el 25 de enero, de acuerdo a la Ley Básica palestina, mientras que el mandato de Abás habría concluido técnicamente a principios de este año.

El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, explicó que el Comité Central de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) -a la que no pertenece Hamás- debatirá el decreto en su reunión de los próximos sábado y domingo en Ramala.

Antes de la publicación del decreto, se planteaba la posibilidad de que Abás retrasase la convocatoria para junio de 2010, de acuerdo a una propuesta de reconciliación inter-palestina diseñada por Egipto, que media entre las partes sin éxito desde hace más de un año.

Hamás ganó las últimas elecciones palestinas, en 2006, mientras que Abás, líder de Al-Fatah, logró una abultada mayoría en las presidenciales de un año antes, a las que no se presentaron los islamistas.

La decisión de hoy ahonda la brecha entre los dos principales movimientos palestinos, Al-Fatah y Hamás, particularmente enfrentados desde que en junio de 2007 los islamistas se hicieran con el control de la Franja de Gaza al expulsar a las fuerzas de seguridad leales al presidente.

Hamás había dejado claro anteriormente que rechazaría la convocatoria de elecciones sin un acuerdo de reconciliación previo.

La pasada semana, Al-Fatah firmó una propuesta egipcia, mientras que Hamás la aceptó con reservas y solicitó más tiempo para estudiar el documento, con el argumento de que los mediadores egipcios habían añadido al acuerdo cláusulas no acordadas por las partes.

Fuente: Yahoo

.·o·.


Comentario:

La información de EFE está incompleta. El acuerdo de unidad que Hamas aceptó con reservas constaba de ocho hojas, en las que aún había cosas pendientes de cerrar y aclarar. Pero en conjunto lo aceptaba una vez se perfilaran los detalles. Egipto fijó una fecha para firma y, para sorpresa de Hamas, el documento de 8 pág. se había convertido en otro de 21 páginas con cosas nuevas que se habían descartado o no se habían tratado y, además, omitiendo puntos que sí se habían acordado, más la añadidura de cambios lingüisticos que se prestan a interpretaciones. La nueva redacción se produjo tras presiones de EEUU a Egipto insistiendo en que no aceptarían ningún acuerdo de unidad a menos que Hamas reconociera las condiciones del "Cuarteto", entre ellas reconocer a Israel como estado judaico (y por tanto renunciar al derecho de retorno), y asimismo renunciar a la resistencia. Ante eso -y la retirada de Abbas del informe de Goldstone- Hamas y el resto de las facciones a excepción de Fatah, señalaron que el documento en su redacción actual presenta diferencias con lo ya pactado y que por tanto se necesita más tiempo para cerrar debidamente los temas, ya que interesa un acuerdo de unidad que dure. Hay otros puntos a clarificar, como son que Abbas-Fayyad se niegan a liberar a los más de mil presos políticos de Hamas y la Jihad que tienen en sus cárceles. También que Fatah exige conste entre los deberes del aparato de inteligencia "la cooperación recíproca con estados amigos para combatir las actividades que amenacen la paz y la seguridad conjunta, o la seguridad interna" y Hamas y otras facciones creen que esta cláusula legitimaría la coordinación de seguridad que lleva a cabo el régimen de Abbas-Fayyad con Israel.

Como eso no lo han firmado Hamas y las demás facciones, ni lo firmarán en su redacción actual, entonces el quisling Abbas "decreta" ilegítimamente -porque ya no es presidente desde hace un año- convocatoria de elecciones, que además si se celebran serán otro pucherazo como las afganas, o como las que montó en la 6ª asamblea de Fatah, o para la OLP, estas últimas también ilegítimas. Obviamente quiere destruir y eliminar a Hamas, pero le va a resultar difícil. Es incalculable el daño que este títere pinochetista ha hecho a la causa palestina. Pero tiene quien le apoye. ZP entre otros genuflexos ante sionstan.

Y a todas estas Egipto está irritado. Entre el tirón de orejas de Obama, el no conseguir hacer doblar a Hamas y la espantá de Abbas... A éste le ha dicho muy claro que no apoya su convocatoria unilateral de elecciones. Egipto sabe que corre el riesgo de que Israel se salga con su antiguo plan de "emplumarle" la población de Gaza - que no el gas, que ese lo quiere Sion para sí.

Goldstone a Obama: Muéstrame los Fallos del Informe sobre Gaza

Hanan Awarekeh
22/10/2009 Almanar

El juez sudafricano, Richard Goldstone, que llevó a cabo una investigación de las Naciones Unidas sobre la ofensiva de Israel en la Franja de Gaza el pasado invierno, ha desafiado a la Administración Obama a que justifique sus alegaciones de que su Informe es “tendencioso” y “defectuoso”.

El Informe Goldstone, encargado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, acusa tanto a Israel como a Hamas de crímenes de guerra en la ofensiva contra Gaza. Sin embargo, la mayoría de las acusaciones del informe fueron dirigidas a Israel del que se dice que tomó deliberadamente a los civiles como blancos de sus ataques. Durante la guerra, más de 1.400 palestinos fueron masacrados, incluyendo 420 niños, y más de 5.300 resultaron heridos.

Israel ha rechazado el Informe como “tendencioso” y EEUU ha afirmado que apoyaría los esfuerzos de Israel para impedir un debate sobre el Informe en el Consejo de Seguridad.

Goldstone dijo a Al Yazira el jueves que él está todavía esperando a que EEUU clarifique sus afirmaciones de que el Informe tiene varios fallos. “La Administración Obama se unió a nuestra recomendación pidiendo una investigación completa y de buena fe, en Israel y en Gaza, pero ahora afirma que el informe tiene fallos,” manifestó Goldstone a Al Yazira.

El presidente de la Comisión dijo que una vez que Washington le detalle los fallos, él estará listo para responder. “Yo tengo que oír a la Administración Obama especificar cuáles son los fallos en el Informe que ellos han identificado hasta ahora. Estaría feliz de responder a estas alegaciones si y cuando sepa cuáles son,” dijo.

Estas declaraciones se produjeron poco después de que EEUU mostrara su oposición a una resolución del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que aprobó el informe en Ginebra el pasado viernes. El informe fue aprobado por 25 votos contra 6. Once países se abstuvieron y cinco no votaron, entre ellos Reino Unido y Francia.

Goldstone dijo que cree que Rusia, Francia y China se opondrán a que el informe sobre la Operación Plomo Fundido sea debatido en el Consejo de Seguridad de la ONU. Él añadió que aunque no es experto en vínculos políticos y de poder dentro de la ONU, cree que estas tres naciones se negarán a que el informe prospere dentro del Consejo.

Él indicó que el informe podría aún así ser todavía presentado a la Asamblea General de la ONU y añadió que si la ONU se negara a discutir este informe, esto sería el fin de la implicación de las Naciones Unidas en las crisis internacionales.

Los comentarios de Goldstone se producen en un momento en el que Israel está llevando a cabo una lucha diplomática con el fin de minimizar los daños del informe, que ha señalado que cometió crímenes de guerra y contra la humanidad en Gaza.

Junto con la campaña que será lanzada por representantes israelíes en contra del informe, un encuentro de seguridad del gabinete el miércoles planteó la posibilidad de ceder ante la presión internacional y nombrar a una comisión de investigación sobre la guerra de Gaza.

El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, tiene aún que formular su postura en este tema, mientras que el ministro de Defensa, Ehud Barak y el jefe de Estado Mayor, Gabi Ashkenazi, han expresado sus objeciones a tal investigación. Sin embargo, el Ministerio de Justicia israelí y la Oficina del Fiscal General no excluyen ninguna opción.

El Plan de Israel para Cambiar las Leyes de la Guerra es una Confesión

22/10/2009 Almanar

El presidente del Instituto Internacional de Investigación Criminal advirtió el jueves por la mañana que la aspiración del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, de cambiar las leyes de la guerra era poco realista y dijo que la iniciativa era “casi una admisión” de que Israel había violado las leyes de la guerra durante la Operación Plomo Fundido.

Netanyahu dirigió el martes misivas a los ministerios relevantes para que busquen formas de lanzar una iniciativa internacional para cambiar las leyes de la guerra con el objetivo de hacer frente al “terrorismo”. Esta nueva iniciativa se produce poco después de la publicación del Informe Goldstone, que acusa a Israel de cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad durante su operación militar en la Franja de Gaza a principios de este año.

“Una cosa es afirmar que las leyes de la guerra deberían ser cambiadas, pero eso no te da la excusa para violarlas hasta que ellas se cambien,” dijo William Schabas, profesor de leyes de los derechos humanos y autor de 21 libros que se ocupan de la legislación internacional en este tema, en una entrevista con la Radio del Ejército israelí.

“Yo creo que el hecho de que Netanyahu diga que quiere cambiar las leyes de la guerra es casi una admisión de que Israel las violó,” señaló Schabas.

El profesor de Derecho, que tiene un renombre internacional, continuó prediciendo que era muy improbable que el mundo vaya a apoyar la iniciativa del primer ministro israelí. No es realista decir que las Convenciones de Ginebra, que han estado dirigidas a proteger las vidas de los civiles en tiempo de conflicto militar, no permiten a un estado hacer frente a las amenazas terroristas.

Cuando Israel dañó a civiles durante la Operación Plomo Fundido, violó las leyes basadas en antiguos valores morales, dijo Schabas.

Uno no puede cambiar las reglas definiendo a tu enemigo como “cruel” o “vicioso”, señaló Schabas. Si violas la ley, “te estás comportando como el terrorista contra el que estás luchando.”

Schabas, un partidario del informe de la Comisión Goldstone, dijo también que la comunidad internacional no aceptará probablemente una investigación del Ejército israelí sobre los crímenes de guerra y contra la humanidad que este mismo ejército cometió en Gaza. Sin embargo, una comisión de investigación establecida por el gobierno sería aceptada, señaló.

El gabinete de seguridad israelí se negó el martes a establecer un comité independiente para investigar los hallazgos y conclusiones del Informe Goldstone y, en lugar de ello, decidió formar una unidad para luchar contra el informe y las repercusiones internacionales y judiciales que pueda tener.

La Autoridad Palestina contra la liberación de Palestina y la solidaridad internacional

Azmi Bishara
http://mrzine.monthlyreview.org/bishara211009.html

La decisión de comportarse en Ginebra como la Autoridad Palestina made-in-Oslo ha sido una prolongación de la ocupación israelí y el último clavo en el ataúd de la solidaridad internacional con la causa palestina en su sentido habitual. Las personas que tomaron esta decisión lo sabían.

La solidaridad internacional se sintió confundida por los interrogantes que suscitaban los Acuerdos de Oslo, un tratado concertado con el poder ocupante antes de tener una solución a la vista. ¿Continuaba la lucha de liberación mientras la ocupación seguía en su sitio? ¿O es que el proceso de Oslo significaba que los asuntos descansaban en la capacidad de “las dos partes” para llegar a un acuerdo? Aunque el movimiento de solidaridad resurgió un poco con la segunda Intifada, la querella palestina y el comportamiento de la AP hacia la guerra en Gaza la sumió de nuevo en la confusión. Aun así, fragmentados y desordenados como estaban, todas las organizaciones y movimientos populares y semipopulares de base hicieron lo posible por respaldar a los palestinos, por divididos que estén, tras el ataque israelí contra Gaza. El Informe Goldstone ha sido el resultado de esta iniciativa. Pero ahora, después del 2 de octubre en Ginebra, ¿quién va a demostrar su solidaridad con los palestinos?, ¿cómo lo haría? y ¿por qué debería hacerlo?

Los representantes palestinos que declararon en Ginebra que iban a retirar su apoyo al Informe Goldstone no se comportaron como si los palestinos necesitaran el mayor apoyo posible, sino como si fueran parte del orden internacional. La solidaridad de base avergüenza a dichos funcionarios, no se ajusta a la imagen que tienen de sí mismos. Están allí con los de la Casa Blanca, y ¿quién precisa de la solidaridad popular cuando eres huésped del presidente de Estados Unidos? Además, el movimiento de solidaridad puede ser a veces más un enemigo que un amigo. Este movimiento apoya al pueblo de Gaza, por ejemplo, mientras que los funcionarios palestinos en cuestión están del otro lado del bloqueo, haciendo lo posible por impedir cualquier iniciativa que pudiera dar una ventaja a sus adversarios políticos palestinos.
Estos funcionarios se despidieron del movimiento de liberación hace ya algún tiempo. “¡Hasta la vista, movimiento de liberación!” dijeron mucho antes de que la liberación fuera siquiera un atisbo en el horizonte, en un giro dolorosamente evidente para todos aquellos que tengan ojos y oídos. Sin embargo, su conducta en Ginebra, vino como el adieu definitivo e imposible de ignorar al espíritu y la lógica de la liberación y a los movimientos de solidaridad.

El conjunto y la esencia de la causa palestina se han perdido entre los detalles de las maniobras políticas y la letra menuda del proceso de solución que predominan en las noticias. Este es precisamente el problema que los medios de comunicación responsables y comprometidos con la objetividad deben superar.

La escena internacional en la era de Obama está llena de acciones políticas más orientadas a poner en marcha el proceso de paz que a alcanzar una paz justa. Por supuesto que podríamos ver una conferencia de paz en el plazo de tres meses, según algunos funcionarios árabes, que traiga de vuelta las glorias de Camp David II, aunque sin Arafat, que se negó a renunciar a Jerusalén, pero con Netanyahu. Pero podemos confiar en que este último rechace las propuestas que Arafat rechazó y algunas más, dado que es un israelí muy patriota. Tampoco debemos esperar que el actual gobierno de Washington se aparte de las normas establecidas por sus predecesores para el llamado proceso de paz. El gobierno de Obama puede ser el producto del fracaso de las políticas de los neoconservadores, incluido el abandono de la exportación de la democracia y el reconocimiento del fracaso de la expedición iraquí. Sin embargo, la situación de los estados árabes es tal que serían incapaces de explotar la debilidad de este gobierno en política exterior. E incluso si pudieran, los gobiernos del “eje moderado” no están interesados en entrar en una batalla sobre Palestina, con la felicidad que los embarga tras la llegada de un gobierno que ha abandonado la retórica de la exportación de la democracia y los derechos humanos.

Al parecer, algunos funcionarios árabes vieron aquí una oportunidad de presionar a Washington para que diera marcha atrás en su insistencia en la congelación de la expansión de los asentamientos israelíes y se centrase en reactivar las negociaciones para una solución duradera, aparentemente sobre la base de que, en cualquier caso, la cuestión de los asentamientos se resolvería en este marco. Pero ni siquiera en Iraq, el eslabón más débil de la política exterior norteamericana, el orden árabe oficial no es capaz de traducir esta debilidad, producto de los logros alcanzados por la resistencia árabe, en una política árabe que garantice que los intereses y las causas árabes tengan un lugar preferente en la agenda de las negociaciones entre EE.UU., Irán y Turquía. Así pues, con respecto a lo que, en un despliegue de imaginación oriental, se refieren los árabes cuando hablan de presiones de EE.UU. sobre Israel, Washington sigue fiel a la vieja rutina. La sustancia del vaivén diplomático de Mitchell puede resumirse en tres puntos: persuadir a los árabes para que tomen iniciativas de buena voluntad hacia la normalización de las relaciones con Israel; obtener asistencia árabe para la financiación de la Autoridad Palestina, financiada principalmente por Europa; y garantizar que los árabes están oficial y firmemente en contra de quienes detentan el poder en Gaza.

A través de estas acciones, la administración de Obama espera terminar lo que Bush y Clinton dejaron inconcluso, es decir, convencer a Israel y el mundo árabe de que conviertan la propuesta de Estado palestino en un “paquete de negociación” completo. El “paquete” aquí es el establecimiento de un Estado palestino a cambio de que los árabes renuncien al derecho de retorno para los refugiados palestinos y la exigencia de que Israel se retire de todos los territorios que ocupó en junio de 1967, incluida Jerusalén Oriental. Para los árabes, la conclusión de este acuerdo no sólo significaría abandonar la causa palestina, tal como se ha entendido históricamente, sino también la línea de base de la iniciativa de paz árabe. Israel, por su parte, ha abrazado esta fórmula desde la época de Sharon. Desde entonces, ha centrado sus esfuerzos en comprimir el Estado propuesto en un pedazo de tierra tan pequeño como sea posible y con tan pocos derechos de soberanía como sea posible. Con este fin, se está aprovechando de la renuncia por parte de la Autoridad Palestina y el orden oficial árabe de todos los instrumentos de gestión de conflictos, aparte de su formato de negociación, con el fin de imponer una “paz” de facto sobre el terreno, (en la que los patrones y condiciones de vida de las personas, entre ellas los cortes de carreteras y demás, se conviertan en las principales consideraciones), y se está explotando el concepto de “solución de dos Estados” con el fin de presionar para el reconocimiento árabe del carácter judío de Israel, lo que implícitamente significará el abandono del derecho de retorno, el reconocimiento retroactivo del sionismo, y un reconocimiento retroactivo de que Israel ha estado histórica y moralmente en lo correcto, y que los árabes han estado histórica y moralmente equivocados.

Mientras tanto, el nuevo gobierno de EE.UU. interpreta la melodía de exigir un alto a los asentamientos israelíes; por su parte, los árabes, incluidos los palestinos, se han hecho eco del estribillo. Sería útil recordar aquí que en la historia de la construcción de asentamientos, los periodos en los que la construcción ha sido más prolífica han sido los periodos en los que se proclamó una congelación de los asentamientos. Cualquiera que esté familiarizado con Israel y la forma en que opera, sabe que la planificación y la construcción es una actividad central de un Estado fundado en la planificación y la construcción. La planificación se realiza con más de 20 años de antelación. Cualquier congelación que implique la exención de los proyectos de construcción con permisos obtenidos antes de la congelación, autoriza de hecho la continuación de la construcción durante otros 20 años.

En todo caso, el gobierno israelí actual no podría ni siquiera aceptar una congelación formal, por cuanto, a diferencia de su predecesor, su estabilidad se basa en fuerzas políticas que sostienen que la mera declaración de una congelación, por fraudulenta que sea, es un compromiso moral. Israel, en opinión de la ultraderecha, debe proclamar su legítimo derecho a ampliar sus asentamientos, en vez de hacerlo furtivamente. El debate en Israel no ha sido sobre la congelación (ya que nunca hubo o podría haberla realmente), sino sobre si procede o no declarar una congelación. Que los medios de comunicación árabes hagan el juego y por su parte mantengan la opinión pública árabe atenta a los detalles del tema de la congelación de los asentamientos es realmente lamentable y desastroso, ya que oscurece el hecho de que la construcción de asentamientos está avanzando a todo vapor, especialmente en estos momentos en Jerusalén Oriental, y que el bloqueo de Gaza sigue siendo tan firme como siempre y es poco más que una continuación de la guerra de diciembre-enero por otros medios.

Volviendo al meollo del asunto cuya implementación choca con las ambiciones de Israel, ¿qué pasa con el derecho de retorno? Por encima de todo, debemos destacar que el derecho de retorno no emana de una resolución internacional, y que el pueblo palestino y árabe cree en este derecho incluso sin una resolución que lo sancione oficialmente, aunque de hecho esta resolución existe. Es imposible obtener el derecho de retorno a través de un acuerdo con Israel, y sólo se podrá conseguir tras una derrota israelí lograda en el contexto del combate árabe-sionista. Por lo tanto, si los árabes abandonan la lucha, incluso la estrategia de lucha, entonces están efectivamente renunciando al derecho de retorno. Aunque la Organización para la Liberación de Palestina siga existiendo como organización militante, e incluso si la Autoridad Palestina sigue siendo una autoridad que opera de acuerdo con la lógica de la liberación, no habrán podido obtener el derecho de retorno en la mesa de negociación con Israel por la sencilla razón de que Israel considera este derecho como una negación de sí mismo. Tal vez por esta razón, muchos árabes se han alejado de la retórica de ganar el derecho de retorno a través de una victoria sobre Israel y han pasado a la retórica de la negativa a naturalizar a los refugiados palestinos en el contexto del proceso de negociación. Además, como ha sucedido en la práctica, el rechazo de la naturalización frecuentemente equivale a decir: “No a la naturalización en este país, pero si otros países quieren darles la ciudadanía es asunto de ellos.”

De hecho, es una posición racista que, como el sectarismo y el faccionalismo, es contraria a la afiliación a una identidad árabe única. El rechazo del concepto de naturalización en los países que han hecho la paz con Israel, sin incluir el principio del derecho de retorno en el acuerdo de paz, y en los países que confían en un eventual acuerdo de paz para recuperar las tierras que Israel ocupó en 1967 y años posteriores, no dará lugar al derecho de retorno. ¿Consideran estos países que el asunto debía dejarse en manos del gobierno Abbas-Fayyad? Seguramente no, ya que en términos prácticos la AP renunció al derecho de retorno hace mucho tiempo, y aunque no lo hubiera hecho no podría imponerlo en el contexto de su relación con Israel. Así pues, deben ser que estos países consideran que el derecho de retorno es un asunto que debe negociarse no entre ellos e Israel, sino entre los palestinos que residen en estos países e Israel. El único resultado lógico sería la incitación racista contra los refugiados palestinos en estos países, que se ajustaría así a la difusión de la mentalidad sectaria, provinciana y tribal en la cultura política de las sociedades árabes y sus regímenes en el poder.

¿Cómo puede ser una “paquete de negociación” la creación de un estado palestino? Es evidente que aquí debemos entrar en el reino árabe-americano de la imaginación, con independencia de la posición israelí. En el imaginario de Washington, los dictados del realismo llevarán a los árabes a aceptar un intercambio de tierras en vez de un regreso de Israel a las fronteras de 1967. Además, considera que unas “soluciones creativas” para los lugares santos resolverán el problema de Jerusalén sin que Israel se tenga que retirar de la parte árabe de la ciudad. En cuanto a la cuestión de los refugiados, ésta se resuelve automáticamente mediante la existencia de un Estado que convierta a los refugiados palestinos en ciudadanos residentes en el extranjero y con pasaporte palestino. Aunque, de acuerdo con esta imaginación pragmática, muchos problemas quedan pendientes, la situación jurídica de los refugiados se habrá resuelto sin necesidad de recurrir al derecho de retorno o la naturalización.

Este es el reto ahora. La sordidez que se está desplegando en Ginebra y Nueva York tiene más ávidos servidores, para los que el fin justifica los medios, que en ningún otro momento anterior. Estos servidores prefieren verse a sí mismos como parte integrante del orden internacional. Ya no están fuera de él, como militantes revolucionarios, ni tampoco están al margen, como Arafat durante la Intifada y el período post-Oslo. Y mediante su mera pertenencia al orden internacional, se imaginan, tendrán éxito en su búsqueda de un Estado. Aquí encontramos la fuente del desprecio por lo que los movimientos de liberación en general consideran el corazón de su misión: la movilización del mundo contra los crímenes de la ocupación extranjera con la esperanza de contener la mano de las fuerzas de ocupación, como mínimo. También aquí encontramos motivos para abandonar la idea de conflicto con el Estado colonialista. Se ven a sí mismos como iguales de ese Estado, lo que les da derecho a utilizar los mismos términos e idéntico lenguaje pragmático, y restar importancia a la invocación de la justicia y el respeto de los derechos humanos, como hicieron de manera tan flagrante en la votación sobre el Informe Goldstone, en Ginebra.

Son financieramente corruptos; se coordinan con la potencia de ocupación en asuntos de seguridad; crean una entidad represiva de gobernación, con una milicia encargada de sacar a palos de la cabeza de la gente la idea misma de solidaridad, y participan en un cruel bloqueo económico contra un gran parte de sus compatriotas palestinos. De hecho, actúan con arreglo a la naturaleza y el espíritu de un orden internacional que miente sobre los crímenes de guerra. No sirve de nada ni siquiera intentar llegar hasta gente así porque te dirán que ellos estaban en la misma posición y consideran que han madurado, no como tú a quien te ven como un ingenuo. Pertenecen a una generación que tenía un movimiento de liberación, pero al que han infectado con su propia decadencia antes de que pudiera conducir a un Estado. En esto han demostrado no tener rival.

__
Azmi Bishara es palestino, con ciudadanía israelí. Ex miembro del Knesset, parlamento israelí, por el partido Balad, se vio forzado a abandonar Israel por ser objeto de persecución política.

Traducido para Rebelión por S. Seguí

Artículo publicado previamente en Ahram Weekly con el título: Scandal in the raw

Proyecto Censurado: Armas de Estados Unidos fueron usadas en crímenes de guerra en Gaza

Fred Abrahams (HUMAN RIGHTS WATCH), Rory McCarthy (GUARDIAN/UK), Thalif Deen (INTER PRESS SERVICE), Saed Bannoura (INTERNATIONAL MIDDLE EAST MEDIA CENTER NEWS) y Jeremy R. Hammond (FOREIGN POLICY JOURNAL)
Traducción: Ernesto Carmona (especial para ARGENPRESS.info)

Dejando evidencia de sus crímenes de guerra, Israel lanzó repetida e indiscriminadamente bombas de fósforo blanco fabricadas en EEUU sobre áreas civiles densamente pobladas de Gaza durante su reciente campaña militar, denunció un informe de Human Rights Watch, difundido el 25 de marzo de 2009. El informe de 71 páginas, titulado “Lluvia de fuego: Uso ilegal de Israel de fósforo blanco en Gaza”, proporciona relatos de testigos sobre los efectos devastadores de las bombas de fósforo blanco lanzadas sobre civiles y sus propiedades en Gaza.

Inmediatamente después que terminaron las hostilidades en enero, en las calles de la ciudad, tejados de viviendas, patios residenciales y en una escuela de Naciones Unidas en Gaza los investigadores de Human Rights Watch encontraron restos usados de “proyectiles shell”, municiones “canister liners” y otras evidencias que contenían fósforo blanco.

Oficialmente, los militares israelíes utilizaron el fósforo blanco para obscurecer sus operaciones en tierra creando densas humaredas. También lo utilizaron como arma incendiaria, aunque tal uso constituye un crimen de guerra. “En Gaza, los militares israelíes no sólo utilizaron fósforo blanco en zonas abiertas como cortina oscurecedora para sus tropas”, dijo Fred Abrahams, investigador superior de emergencias de Human Rights Watch y co-autor del informe. “Dispararon el fósforo blanco en varias ocasiones, encendiéndolo sobre áreas densamente pobladas, incluso cuando sus tropas no estaban en el área y aunque disponían de bombas de humo más seguras. Como resultado, murió población civil y hubo sufrimiento”. El informe documenta un patrón o política de uso del fósforo blanco que según Human Rights Watch debe haber requerido la aprobación de oficiales de alto grado del ejército israelí.

Las armas israelíes, cuya devastadora potencia de fuego fue descargada en gran parte sobre civiles palestinos en Gaza durante el ataque de tres semanas que comenzó el 27 de diciembre de 2008, fueron suministradas por EEUU y pagadas con fondos públicos provenientes de los contribuyentes estadounidenses. Washington proporcionó, además, aviones caza F-16, helicópteros Apache, misiles tácticos y una amplia gama de municiones que incluyen “proyectiles shell” de fósforo blanco y bombas DIME (Dense Inert Metal Explosives, que producen una ráfaga inusualmente potente dentro de un área relativamente pequeña, rociando una micro-metralla sobrecalentada y pulverizada).

Las armas requeridas para el asalto israelí fueron autorizadas por EEUU en junio de 2008 y en septiembre el Congreso acordó la transferencia de 1.000 unidades de bombas anti-búnker guiadas por GPS, de diámetro bajo y del tipo 39, llamadas en inglés Small Diameter Guided Bomb Units 39 (GBU-39). Las bombas GBU 39 fueron entregadas a Israel en noviembre para usarlas en los ataques aéreos iniciales en Gaza, mucho antes de cualquier reclamo de Hamás por violación del cese del fuego.

Los investigadores encontraron en Gaza varios fragmentos de armas después de los ataques. Una de estas piezas proviene de una bomba de aleta Mark-82, teleguiada, de 227 kg, cuyos pedazos conservaban la marca de fábrica de la corporación estadounidense Raytheon [entre las más relevantes proveedoras del Pentágono, Ver Tema Nº 7]. También se encontraron fragmentos de proyectiles de artillería de fósforo blanco M825 A1, fabricados en EEUU.

En las operaciones recientes en Gaza, frecuentemente las fuerzas israelíes hicieron explotar en el aire, dentro y cerca de áreas pobladas, proyectiles de “artillería sehll” de fósforo blanco de 155 mm. Cada explosión en el aire de un “proyectil shell” dispersa un racimo de 116 cuñas ardientes de fósforo blanco en un radio que se extiende hasta 125 metros desde el origen de la ráfaga. El fósforo blanco enciende y quema al hacer contacto con el oxígeno y continúa quemando a una temperatura de 816 grados Celsius (1500 grados Fahrenheit), hasta no dejar nada o eliminar la presencia del oxígeno. Cuando el fósforo blanco entra en contacto con la piel provoca quemaduras intensas y persistentes que continúan encendiéndose una y otra vez.

El 15 de enero, varios “proyectiles shell” de fósforo blanco encendido lanzados por los militares israelíes impactaron en la sede de la Agencia de Asistencia y Trabajo de Naciones Unidas en la ciudad de Gaza, destruyendo medicinas, comida y otra ayuda básica. Un fragmento encontrado en la escena conserva marcas que indican que el proyectil fue fabricado en octubre de 1991por Pine Bluff Arsenal, en Arkansas.

El Consejo de Seguridad de la ONU, Amnistía Internacional, la Cruz Roja Internacional y otras voces de protesta alrededor del mundo exigieron un alto el fuego. Con todo, y una impactante falta de respeto, ambas ramas del Congreso de EEUU aprobaron de manera aplastante resoluciones de apoyo para que Israel continuara su “defensa propia”

Bloqueo de armas en Grecia

Al cuarto día del ataque y en medio de la carnicería –el 31 de diciembre–, el Sealift Command de la marina de guerra de EEUU envió a Israel, a través de Grecia, un cargamento de otras 3.000 toneladas de armas. Pero este último envío fue bloqueado a mediados de enero de 2009 por las protestas y movilizaciones del pueblo griego. EEUU han sido largamente el proveedor de armas más grande de Israel. Según los términos de un acuerdo de diez años todavía vigente, negociado por la administración Bush, EEUU proporcionará a Israel material militar por 30.000 millones de dólares.

“Como principal proveedor de armas de Israel, EEUU tiene una obligación particular de detener cualquier suministro que contribuya a gruesas violaciones de las leyes de guerra y de los derechos humanos”, dijo Malcolm Smart, director del Programa Oriente Medio y África del Norte de Amnistía Internacional. “En una gran extensión, la ofensiva militar de Israel en Gaza fue realizada con armas, municiones y equipo militar suministrado por EEUU y pagados con el dinero de los contribuyentes estadounidenses”.

Actualización de Jeremy R. Hammond (de “Foreign Policy Journal”)

El día que el Senado de EEUU aprobó la resolución S.RES.10 “reafirmando el fuerte apoyo de Estados Unidos a Israel en su batalla contra Hamás” (8 de enero de 2009), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) publicó una declaración exigiendo que se le permitiera asistir a quienes necesitaban atención médica porque los militares israelíes habían bloqueado el acceso para auxiliar a los palestinos, un crimen de guerra bajo el derecho internacional.

También ese mismo día, el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon publicó una declaración condenando al ejército israelí por atacar a un convoy de ayuda humanitaria de Naciones Unidas destinada a la población desesperada de Gaza, otro crimen de guerra, así como la masacre, en otro incidente separado, de dos miembros del personal de la Agencia de Asistencia y Trabajo de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA, por su sigla en inglés).

Al día siguiente, la Cámara de Representantes aprobó su propia versión de la resolución H.RES.34, mientras la UNRWA anunciaba que había tenido que paralizar sus esfuerzos humanitarios debido a los numerosos incidentes en que su personal, convoyes e instalaciones habían sufrido ataques de las fuerzas israelíes.

La resolución del Senado fue divulgada por las agencias de noticias extranjeras. El “Jerusalem Post” publicó una nota, al igual que “Reuters”. En EEUU fue difundida por el diario judío “Forward” y mencionada en fuentes mediáticas alternativas por Stephen Zunes, Roberto Naiman, y varios otros. El primero que atrajo mi atención fue “Foreign Policy in Focus” (www.fpif.org), cuyo texto estaba disponible en el sitio web de AIPAC (sigla en inglés del lobby israelí en EEUU, American Israel Public Affairs Committee). Pero en mi conocimiento no fue divulgada en los grandes medios.

Es apenas un secreto que EEUU tiene una “relación especial” con Israel, pero la extensión completa de la ayuda estadounidense para los crímenes israelíes es una cuestión resuelta con el silencio absoluto de los grandes medios de información, y no fue ninguna excepción el apoyo del Congreso a los crímenes de guerra y agresiones de Israel contra la población de Gaza. Cuando los grandes medios llegan a informar emplean eufemismos o repiten mecánicamente la línea oficial del gobierno de EEUU, como que los asentamientos son un “obstáculo a la paz” o ciertamente “ilegales”, etc.

EEUU apoya financieramente a Israel con más de 3 mil millones de dólares anuales. Este dinero es entregado con poco o ningún descuido, pero incluso si no se utiliza directamente en financiar los asentamientos ilegales y la ocupación de Israel, permite que el gobierno israelí libere otros fondos y los divierta de ese propósito con fines militares.

EEUU apoya militarmente a Israel. En su asalto en Gaza, por ejemplo, Israel empleó jets F-16 y helicópteros Apache tipo “cañoneras” manufacturados en EEUU. Las bombas “made in USA” fueron lanzadas en Gaza durante 22 días de violencia, con el resultado de más de 1.300 muertes palestinas, donde un tercio fueron niños, entre otras víctimas civiles.

EEUU también apoya diplomáticamente a Israel. Por ejemplo, EEUU retrasó la aprobación de una resolución de la ONU que pedía un alto el fuego durante el asalto en Gaza, según diplomáticos extranjeros.

El Presidente Obama ha expresado palabras fuertes en apoyo de un estado palestino y contra los asentamientos israelíes. Empero, incumbe al pueblo estadounidense aplicar presión sobre el gobierno de EEUU para asegurarse de que la retórica sea seguida por la acción, por ejemplo terminando con el apoyo financiero, militar y diplomático a los crímenes israelíes.

Ésta es una de las razones de por qué es tan importante que se den a conocer al público las noticias como el apoyo del congreso de EEUU a la “Operation Cast Lead” de Israel contra Gaza. Y este hecho explicaría las razones de por qué tal información es ocultada por los grandes medios corporativos de información.

Fuentes:
Human Rights Watch, 25 de marzo de 2009, Israel: “White Phosphorus Use Evidence of War Crimes Report: Rain of Fire: Israel’s Unlawful Use of White Phosphorus in Gaza”, por Fred Abrahams; Guardian/UK, 23 de febrero de 2009, “Suspend Military Aid to Israel, Amnesty Urges Obama after Detailing US Weapons Used in Gaza”, por Rory McCarthy; Inter Press Service, 8 de enero de 2009 , “U.S. Weaponry Facilitates Killings in Gaza”, por Thalif Deen, International Middle East Media Center News, 8 de enero de 2009, “US military re-supplying Israel with ammunition through Greece”, por Saed Bannoura; y Foreign Policy Journal, 9 de enero de 2009, “US Senate Endorses Israel's War on Gaza”, por Jeremy R. Hammond.
Estudiantes investigadores: Erin Galbraith y Curtis Harrison.
Evaluadores académicos: Andy Merrifield, Ph.D., Cynthia Boaz, Ph.D., y David McCuan, Ph.D., Sonoma State University.





VIDEO: Colonos judíos robando aceitunas de los palestinos

Pillados con las manos en la masa, digo en las aceitunas, en Al Mughair, Cisjordania, el 20.10.09

VIDEO: Soldados israelíes de ocupación vandalizan e incendian coches Palestinos

"Tras intervenir B'Tselem, el ejército abrió una investigación policial militar por el vandalismo a coches palestinos en las colinas de Hebrón y suspendió a dos soldados sospechosos de estar implicados. Los días 12 y 13 de octubre, B'Tselem documentó que ocho coches usados para el transporte de trabajadores palestinos fueron vandalizados, presuntamente por soldados."


jueves, 22 de octubre de 2009

A los criminales no se les debería permitir investigarse a sí mismos

[20/10/2009 - 10:02 PM]

Por Khalid Amayreh - PIC

En sus rabiosos esfuerzos para encubrir el informe Goldstone, Israel es probable que lleve a cabo otra investigación falsa de su ataque genocida contra la Franja de Gaza hace casi diez meses.

El informe, elaborado por el juez sudafricano Richard Goldstone, que es judío, acusó a Israel de cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, entre ellos ataques deliberados contra civiles inocentes.

Unos 1.400 palestinos, en su mayoría no combatientes, de ellos más de 330 niños, fueron asesinados durante los 22 días de la campaña, que algunos historiadores e intelectuales compararon con el bombardeo aliado de saturación de la ciudad alemana de Dresden al final de la Segunda Guerra Mundial.

Israel ya ha realizado una serie de "investigaciones" sobre la guerra relámpago de Gaza que exoneraron al ejército israelí de toda culpa.

Sin embargo, casi todos los que están familiarizados con los patrones de conducta israelíes se dan cuenta de que las investigaciones por parte de Israel de los crímenes cometidos por Israel no tienen un ápice de credibilidad.

En el análisis final, los criminales, especialmente los criminales de guerra, es poco probable que se acusen a sí mismos admitiendo la culpabilidad.

Por lo tanto, es una conclusión inevitable que cualquier nueva investigación por parte de Israel de sus pornográficos crímenes en Gaza será una repetición de investigaciones anteriores.

Además, una investigación del ejército israelí, o del sistema judicial israelí, de los crímenes de Gaza se parecería mucho a una investigación de la Gestapo sobre los crímenes perpetrados por las fuerzas de la Wehrmacht o las SS.

La analogía está en gran medida justificada. Después de todo, toda la clase política y militar israelí está formada por viles criminales de guerra y racistas de tipo nazi que promueven el genocidio y el asesinato en masa.

De hecho, es muy difícil para cualquier judío israelí alcanzar una posición alta en las jerarquías militares o políticas si no tiene las manos totalmente manchadas de sangre palestina.

Esto explica la obsesión enfermiza de la mayor parte de la población judía de Israel con los criminales de guerra israelíes. Cuanto más se destacan estos criminales de guerra en el derramamiento de sangre, mayor respeto y admiración reciben de la sociedad.

Por ejemplo, Israel eligió a Ariel Sharon, el certificado criminal de guerra, dos veces como primer ministro.

El "héroe" de muchas matanzas genocidas, como las carnicerías de 1982 en Sabra y Chatila, recibió a menudo el estimado epíteto de "Melich Israel" o "Rey de Israel".

En 1998, Ehud Barak, actual ministro de defensa israelí, que supervisó la campaña de genocidio contra la Franja de Gaza, durante su campaña electoral para impresionar a los votantes dio una descripción gráfica de cómo asesinó a tres dirigentes palestinos en Beirut, varios años atrás.

En resumen, estamos hablando de una raza de criminales de guerra y matones asesinos que realmente difieren muy poco de los líderes y comandantes nazis. Después de todo, tanto unos como otros practicaron la doctrina de "sin limitaciones" Los nazis aplicaron esa doctrina en Europa, y los sionistas en Palestina y el Líbano.

Aparte de eso, hay toda una historia de encubrimiento sionista de los crímenes israelíes, que muestra que el propio Israel es en sí mismo un inmenso crimen contra la humanidad.

Cuando se llevó a cabo la matanza de Deir Yasin, un informe inicial de la policía israelí afirmó que "resultó herido un árabe." Asimismo, una investigación israelí sobre la masacre de Kfar Qassem de mediados de los 1950 culpó a las víctimas por "violar el toque de queda".

Este patrón de culpar a las víctimas sigue utilizándose hasta la fecha. Hace unas semanas, un tribunal israelí absolvió a colonos judíos terroristas que atacaron a unos ancianos campesinos palestinos y pastores en las montañas del sur de Hebrón, golpeándolos brutalmente, con bates y otros objetos.

Los autores, captados en video mientras atacaban a los palestinos indefensos, fueron exonerados de cualquier mal comportamiento. Bueno, tal vez el juez judío insiste en que todos los palestinos deberían tener cámaras especiales que vean a través de las máscaras usadas por los colonos judíos cuando atacan a sus víctimas palestinas.

No hay duda de que Israel se ha sentido avergonzado por el informe de Goldstone. Esto explica la perplejidad de los dirigentes israelíes y el comportamiento de los portavoces.

Esta semana, el primer ministro israelí hizo dos observaciones que se destacaron este patrón de comportamiento psicótico.

En primer lugar, pidió que el mundo dejara de confiar en los países musulmanes y no les comprara petróleo, diciendo que la dependencia occidental del petróleo estaba alentando el "terrorismo". Bueno, habría que ser psiquiatra para analizar la enfermedad mental de un líder que es incapaz de ver la realidad tal como es.

En segundo lugar, Netanyahu al parecer ha autorizado un comité interministerial para presionar a la comunidad internacional para modificar las leyes de la guerra, posiblemente a fin de que el ejército israelí pueda cometer genocidio con impunidad.

Un escritor israelí sostuvo que "si los americanos y los rusos y los chinos pueden cometer crímenes de guerra con impunidad, ¿por qué no puede hacer lo mismo Israel?"

En otras palabras, lo que los líderes israelíes están efectivamente diciendo es que los pueblos del mundo deben reconocer "el nazismo judío" como un hecho legítimo de la vida. ¿Qué otra cosa podría explicar las ofensivas exigencias de modificación de las leyes de la guerra para que se adapten a la conducta criminal de Israel?

Esto significa que es sólo cuestión de tiempo que otro funcionario israelí, un ministro, o un general del ejército, o incluso un primer ministro, argumenten que como la Alemania nazi llevó a cabo un holocausto contra los judíos, estos están perfectamente justificados al perpetrar otro holocausto contra los palestinos.

En otra hazaña relacionada que refleja la frustración de Israel con el informe de Goldstone, el gobierno israelí está estudiando ahora la posibilidad de demandar a Hamas por "terrorismo y crímenes de guerra" contra Israel.

Bueno, parece que la depravación y la fealdad brutal de los líderes sionistas no tienen límites. Es cierto que Hamas, al igual que cualquier otro movimiento de liberación nacional, no está libre de pecado. Sin embargo, todo lo que hayan hecho Hamas y otras facciones palestinas en el marco de su resistencia legítima contra la ocupación de tipo nazi israelí debe ser considerado en el contexto de décadas de dura represión impuesta por Israel al pueblo palestino.

Después de todo, Israel robó Palestina a sus legítimos propietarios, ha demolido sus casas, destruyó sus huertos, asesinó a incontables millares de civiles en numerosas masacres espeluznantes, y expulsó a la mayor parte de los palestinos de su patria ancestral a las cuatro esquinas del mundo.

Sé que la criminalidad de Israel contra el pueblo palestino no siempre justifica ciertos actos de violencia y terror por parte de las víctimas. Sin embargo, no hay duda de que el terrorismo, la represión y la opresión, que trascienden la realidad, siempre hacen inevitable la violencia. En resumen, aquellos a los que se hace daño devuelven daño.

Por lo tanto, es moralmente axiomático que la violencia llevada a cabo por personas que están defendiéndose a sí mismas, a su país y su honor y dignidad frente a la arremetida abrumadora de los invasores extranjeros no se debe equiparar con la violencia y el terrorismo de sus verdugos y sepultureros.

De hecho, si una ocupación colonial extranjera es un acto de violación, y sin duda lo es, entonces la resistencia de una víctima de violación, incluso si conlleva violencia, no se debe colocar en pie de igualdad moral con la violencia y la agresión del atacante.

De lo contrario, habría que criminalizar a cualquier persona que se esté defendiendo contra la opresión y el asalto.

Es cierto que uno siempre lamenta la muerte de personas inocentes, independientemente de su raza y su credo.

Sin embargo, Israel debe asumir toda la responsabilidad por obligar a los palestinos a elegir entre la muerte nacional y la lucha violenta por la libertad y la justicia.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Otra brecha en el muro de impunidad de Israel


Los esfuerzos de Israel para difamar la reputación del Juez Richard Goldstone, no han podido enterrar la investigación de la ONU que dirigió. (Jean-Marc Ferre / UN Photo)

Hasan Abu Nimah, The Electronic Intifada
21 octubre 2009

El informe de Goldstone sobre crímenes de guerra durante las masacres de Israel en Gaza el pasado invierno finalmente logró cruzar el primer importante obstáculo de procedimiento cuando el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra (CDH) aprobó una resolución ratificándolo el 16 de octubre. La resolución pide a "todas las partes interesadas, incluidos los órganos de Naciones Unidas" que implementen las recomendaciones del informe -que incluyen juzgar a los líderes israelíes ante tribunales internacionales si Israel no lo hace- y remitir el informe a la Asamblea General para adoptar nuevas medidas.

EEUU rechazó la resolución como sesgada, pues sólo criticó a Israel y no a grupos armados palestinos, que también están acusados en el informe de Goldstone de cometer crímenes de guerra por disparar cohetes contra Israel que mataron a tres civiles israelíes. A EEUU tampoco le gustó el hecho de que la resolución del Consejo de Derechos Humanos incluyera temas no vinculados con Gaza, a saber, la agresiva expansión de asentamientos israelíes en la Jerusalén ocupada y el resto de Cisjordania, la construcción del muro de Cisjordania, la interferencia en los Santos Lugares, y los intentos de cambiar el carácter demográfico de Jerusalén.

Pero este enfoque era totalmente adecuado porque Hamas, a diferencia de Israel, ha cooperado plenamente con la preparación del informe de Goldstone, y Hamas incluso dijo que llevaría a cabo investigaciones de las acciones palestinas como pide el informe. Uno puede ser escéptico sobre la credibilidad de esas investigaciones, pero Israel ni siquiera ha llegado tan lejos. Por lo tanto, la resolución correctamente condenó "la falta de cooperación de la potencia ocupante, Israel, con la misión internacional independiente de investigación", dirigida por Goldstone.

La resolución fue totalmente equilibrada en el sentido de que coloca los asuntos de nuevo en su contexto adecuado: Israel es la "potencia ocupante" y los palestinos son un pueblo ocupado. No son iguales.

Aunque Israel se negó a cooperar con los autores del informe, está sin embargo alarmado por el informe que documenta en detalle la evidencia de sus flagrantes crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Los esfuerzos de Israel para difamar la reputación del Juez Richard Goldstone -un jurista de impecables credenciales judiciales internacionales, y un judío sionista de Sudáfrica- no lograron enterrar el informe.

Desde su creación, Israel ha podido evadir todas sus obligaciones en virtud del derecho internacional durante la mayor parte de sus seis décadas, pues ha gozado de la protección estadounidense que ha permitido a Israel actuar como un proscrito con total impunidad.

La saga del informe de Goldstone no es una excepción. A principios de octubre, la intensiva presión norteamericana e israelí y las amenazas a Mahmoud Abbas y su Autoridad Palestina (AP) de Ramallah lograron que éste retirara el apoyo al proyecto de resolución del Consejo de Derechos Humanos (CDH) aprobando el informe. Esto, efectivamente, lo habría enterrado. Sin embargo, un sostenido clamor entre la opinión pública palestina ante lo que fue visto como una clara traición de Abbas, obligó a un cambio de rumbo.

Para los palestinos, acostumbrados a las relaciones de duplicidad de la Autoridad Palestina con Israel, el asunto de Goldstone, fue demasiado. ¿Cómo podía Abbas - que se supone que defiende a los palestinos - extender un salvavidas a los autores de la masacre de Gaza ofreciéndoles una vía de escape frente a la rendición de cuentas? Ni Abbas ni sus patrocinadores internacionales e israelíes fueron capaces de ignorar la rebelión popular contra la Autoridad Palestina, así como los crecientes llamamientos para cesar a Abbas, e incluso juzgarle por traicionar a su propio pueblo.

Después de semanas de justificaciones confusas y contradictorias, Abbas ordenó a su representante en Ginebra que restableciera la resolución, lo que condujo a la aprobación de la misma en el Consejo de Derechos Humanos la semana pasada.

La decisión de Abbas de volver a Ginebra y pedir una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos fue recibida con cierta comprensión por parte de aquellos que lo empujaron a este lío. Tanto los israelíes como los estadounidenses parecen haberse dado cuenta de que su poco convincente retorno a Ginebra estaba destinado únicamente a reparar los daños. El esfuerzo desesperado de Abbas por salvar su vida política también iba en interés de sus manipuladores, que aún no han acabado con él y con su papel.

Mientras permitieron una retirada táctica de Abbas, los israelíes y los estadounidenses dirigieron su presión esta vez hacia los otros miembros del CDH con la esperanza de que no votaran a favor. Algunos han claudicado a esta presión para apaciguar a EEUU e Israel, pero a pesar de ello la resolución a favor del informe resultó aprobada por 25 votos contra seis, con 11 abstenciones.

Estados Unidos lideró el voto en contra en consonancia con su política estándar de proteger a Israel de la censura internacional. Al hacer esto y al movilizar a otros a votar de la misma manera, Washington está de hecho fomentando y recompensando la agresión y los crímenes israelíes y destruyendo cualquier posibilidad de recuperar credibilidad alguna en la región. El breve momento de esperanza generada por la elección del Presidente Barack Obama se ha perdido irremediablemente ya que es evidente que la superpotencia EEUU está todavía siendo aparentemente dirigida por un pequeño estado canalla, en lugar de utilizar su poder y autoridad para detener las masacres de Israel de los árabes en Palestina y en otros lugares, el robo de sus tierras, la ocupación de su territorio, la escalada de la carrera regional de armas de destrucción masiva, y las amenazas a sus vecinos cercanos y lejanos.

Israel ha engañado durante mucho tiempo a la mayor parte del mundo afirmando ser la única democracia progresiva de estilo occidental rodeada de árabes salvajes y agresivos, y palestinos terroristas que quieren destruirla. Una mezcla de hipocresía occidental, miedo, tendencias racistas ocultas, ignorancia y apaciguamiento han servido de escudo durante mucho tiempo a Israel para no pagar el precio de sus acciones.

La condena en la resolución del CDH de las restricciones de Israel a los palestinos "en base a su origen nacional, religión, sexo, edad o cualquier otro motivo de discriminación" como una "violación grave de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales del pueblo palestino" es un bienvenido reconocimiento internacional de la naturaleza racista de las políticas de Israel.

Puede ser demasiado pronto para esperar que el informe Goldstone resulte directamente en el enjuiciamiento de los dirigentes israelíes ante los tribunales internacionales, todavía tienen demasiadas oportunidades Israel y sus aliados para bloquear tal acción. Pero, Goldstone marca otra importante brecha en el muro de impunidad de Israel que está desmoronándose de modo lento pero seguro. Es sólo una cuestión de tiempo el que Israel se enfrente a las consecuencias de sus crímenes y todos los que apoyan la paz y la justicia deben celebrarlo y trabajar para ello con con renovado vigor.

__
Hasan Abu Nimah es el ex representante permanente de Jordania ante las Naciones Unidas. Este ensayo apareció por primera vez en The Jordan Times y se vuelve a publicar con el permiso del autor.

El ejemplo de Sudáfrica contra el apartheid israelí

BOICOT, DESINVERSIONES Y SANCIONES (BDS)

El movimiento de boicot emula la campaña internacional que forzó el fin del régimen de apartheid sudafricano.


Gladys Martínez López
Diagonal, 19.10.09

El 17 de septiembre, la confederación de sindicatos británica Trades Union Congress, que representa a 6,5 millones de trabajadores, aprobó apoyar la Campaña Internacional de Boicot, Desinversiones y Sanciones contra Israel. Cinco días después, la unión sindical francesa Solidaires Industries se adhería a la campaña, siguiendo los pasos previos, entre otras, de las confederaciones sindicales de Irlanda, Escocia y Sudáfrica. Desde que fuera lanzada, en 2005, como una forma de lucha no violenta contra el régimen de ocupación y apartheid israelí sobre Palestina, como aquella que acabó con el régimen de apartheid sudafricano, el apoyo a esta campaña no ha cesado de aumentar, paralelamente al hartazgo de la sociedad civil internacional ante la pasividad, cuando no abierta complicidad, de muchos gobiernos con los crímenes israelíes.

La última esperanza de que se hiciera justicia, el Informe Goldstone, que acusa a Israel de haber cometido crímenes de guerra y posibles crímenes contra la humanidad en su última operación contra Gaza, empezó a esfumarse el 2 de octubre, cuando al rechazo del informe por EE UU e Israel se sumó, tras presiones estadounidenses, el del presidente de facto de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Su postura impidió que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobara las recomendaciones del informe, que abrían la puerta a un enjuiciamiento de los responsables y a la imposición de sanciones a Israel.

Retirada de empresas

Es precisamente la matanza de 1.400 palestinos en enero, centro del Informe Goldstone, la que ha marcado un antes y un después en el apoyo internacional a esta campaña, que ya ha obtenido importantes éxitos, como la retirada en junio de la empresa francesa Veolia del proyecto de construcción del tranvía de Jerusalén tras perder 7.000 millones de dólares en contratos en toda Europa por la fuerte y coordinada campaña en su contra. Además, Noruega retiró en septiembre su inversión de la empresa Elbit Systems, tras la recomendación del Consejo de Ética del Ministerio de Finanzas, por su participación en la construcción del muro. Y en Brasil, la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional ha recomendado al Parlamento que no ratifique el tratado de libre comercio entre el Mercosur e Israel mientras éste no acepte la creación de un Estado palestino.

La amplitud de esta campaña, que incluye un importante movimiento de boicot cultural, académico y deportivo, es tal que ya preocupa al Gobierno de Israel, como han dejado saber el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el AIPAC, el mayor lobby sionista de EE UU.

OTRAS MEDIDAS DE BOICOT

Productos israelíes: El boicot también se puede llevar a cabo en la compra diaria. Los productos cuyo código de barras comienza por 729 provienen de Israel. Se puede consultar un listado de productos israelíes y empresas que apoyan a Israel aquí.

Boicot cultural, académico y deportivo: Organizaciones de académicos de todo el mundo han llamado al boicot académico de Israel, profesores de EE UU han creado la Campaña Estadounidense para el Boicot Académico y Cultural a Israel, 400 académicos británicos pidieron la anulación del Día de Israel en el Museo de Ciencia y denunciaron la complicidad de las universidades israelíes en la ocupación. Universidades de todo el mundo se sumaron a la Semana del Apartheid Israelí en marzo.

Festival de Toronto: En septiembre, decenas de cineastas, actores e intelectuales, entre ellos Jane Fonda, Ken Loach y Danny Glover, denunciaron que el programa dedicado a Tel Aviv dentro del Festival de Cine de Toronto era la culminación de una campaña de propaganda para cambiar la imagen de Israel.

Estado español: La cantante israelí pseudopacifista Noa y el grupo de danza Mayumaná, además de la selección israelí y el equipo de baloncesto Maccabi, entre otros, como representantes del Estado de Israel, han sido boicoteados en diversas ciudades del Estado español.

Israelíes por el boicot: El boicot al Estado de Israel también es apoyado por intelectuales israelíes como Ilán Pappé, Haim Bresheeth, Uri Davis o Neve Gordon, y por organizaciones como Voces Judías Independientes, de Canadá.

Entre iguales

El presidente israelí Shimon Peres estrecha la mano de José Luis Rodríguez Zapatero. Jerusalén, 15 de octubre de 2009. Fotografía: Jonathan Nackstrand/AFP/Getty Images.

20.10.09
Samuel - javierortiz.net

La semana pasada José Luis Rodríguez Zapatero visitó Israel y Cisjordania, después de haber pasado por Siria. Saludó al belicista Nobel de la Paz Shimon Peres, a Benjamin Netanyahu y al cadáver político de Mahmud Abbas, en Cisjordania ocupada.

En política exterior, es habitual mantener contactos con gobiernos con los que no necesariamente se tiene afinidad política, aunque sólo sea por cuestiones consulares. Pero cuando se trata de Israel se pretende mostrar que los intereses ceden ante algo más profundo, y los símbolos se suceden para representar una relación especial, entre iguales, la que se tiene entre miembros de una cofradía o de un club exclusivo. Así, por ejemplo, en esta ocasión el gobierno israelí y el español renovaron su amistad y firmaron un acuerdo en materia de investigación y desarrollo tecnológico -también militar, por supuesto-, a sabiendas de que un día después el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas iba a aprobar finalmente el informe Goldstone, con el rechazo o abstención de los gobiernos europeos asistentes. Nada nuevo. Al fin y al cabo, Israel participa activamente en los proyectos de investigación europeos relacionados con la seguridad y el control social.

No estoy de acuerdo con quienes sostienen que la posición de los gobiernos europeos se limita a un mero seguidismo de Estados Unidos. Si, como asegura Gilad Atzmon, los sionistas se mueren por pertenecer al concierto de las naciones civilizadas (esto es, las que valen y deciden según la óptica occidental) y, por tanto, "intepretan el terrorismo de Estado y la barbarie como símbolos naturales de soberanía", nada mejor que tratar de ser un alumno aventajado para obtener el reconocimiento de sus pares. Cuando la aviación israelí bombardeó Líbano en 2006, los militares argumentaron que no habían hecho otra cosa que no hubiera hecho la OTAN en 1999. El mismo razonamiento se extiende a la ocupación de tierras palestinas, poca cosa comparado con la tarta iraquí o afgana. Cuando la Unión Europea paga el sustento y entrenamiento de los "nuevos palestinos", mientras da el visto bueno para la erradicación de Hamás y su base social, lo hace partiendo sobre parámetros equivalentes a los de sus socios israelíes, los de la falacia del "terrorismo", tan útil en el exterior como en el interior.

"Europa" y "Occidente" se constituyeron como tales a través del hecho colonial, e Israel -como la Sudáfrica del apartheid, un Estado racista basado en un proyecto colonizador europeo injerto en un territorio no europeo, considerado hostil- explicita continuamente, de manera brutal, lo que en Europa discurre de manera soterrada e inconfesa -salvo espasmos de orgullo colonial- a partir de una política migratoria discriminatoria, un antiterrorismo que todo lo abarca, y un intervencionismo externo que, como en Afganistán, ya ha agotado todas las excusas posibles para dejar al descubierto un descarnado neocolonialismo.

No resulta extraño, pues, que apenas exista presión alguna para que Israel abandone su proyecto. A la legitimación política del sionismo con motivo de la explotación ideológica del Holocausto se une el hecho de que, desde el punto de vista occidental, el colonialismo no forma parte de la historia universal de la infamia sino que, por el contrario, se integra en una genealogía natural de la que nunca se ha renegado. Cuando se emplea el concepto totalitarismo para abarcar esas dos representaciones del mal que son el nazismo y el estalinismo, la ideología colonial siempre queda fuera, en un plano mucho más discreto, y las conexiones con aquéllos, desdibujadas.

Por ello la denuncia de la expansión de los asentamientos o la defensa de las recomendaciones que hace Richard Goldstone en su informe, por más necesarias que sean estas acciones, no deberían hacer olvidar el contexto general de la ocupación. La violencia extrema de lo sucedido en Gaza no debe ocultar la opresión y la humillación que sufren a diario los palestinos. Como dice Michael Warschawski, una paz justa en Palestina no podrá obtenerse sin una "descolonización total (uno podría decir de-sionización) del Estado de Israel", hablemos de la opción de un Estado o de dos Estados. Lo cual significa que judíos, árabes palestinos y otras comunidades deberían poder vivir en libertad e igualdad, es decir, sin relaciones de dominación de tipo colonial. Lo mismo debería aplicarse a Europa.

Por el momento, podemos consolarnos con un boicot que ya ha dado algunos resultados y con acciones puntuales como el escrache inteligente organizado la semana pasada por un grupo de activistas en la Universidad de Chicago y registrado por la cámara de Electronic Intifada. El discurso del ex primer ministro y ahora respetable conferenciante Ehud Olmert, fue interrumpido repetidamente por el fantasma de los 1200 muertos libaneses y los 1400 muertos palestinos de la masacre de Gaza. Una iniciativa que valdría la pena repetir con otros sujetos de la misma calaña.



Juez de la ONU: Lieberman se opone a la paz

Mar, 20 Oct 2009 13:53:07 GMT - PRESS TV

El investigador de la ONU Richard Goldstone ha acusado al ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, de obstaculizar los esfuerzos para poner fin al conflicto de larga data de Israel con los palestinos.

Goldstone, autor de un informe acusando al ejército israelí de crímenes de guerra durante la guerra de Gaza, hizo las declaraciones en respuesta a las acusaciones de que su informe ha obstaculizado el proceso de paz.

"Eso sólo es, en mi opinión, una alegación banal y falsa", dijo Goldstone. "¿De qué proceso de paz están hablando? No hay ninguno. El ministro de Relaciones Exteriores de Israel no quiere en absoluto que lo haya", citó el diario israelí Haaretz al juez internacional de crímenes de guerra, mientras hablaba a un grupo de rabinos estadounidenses de organizaciones de "izquierda" el domingo.

Tel Aviv ha expresado reiteradamente su oposición al informe de Goldstone, amenazando con abandonar las conversaciones de paz con los palestinos en caso de que el informe fuera referido al Consejo de Derechos Humanos de la ONU (CDH) para su votación.

La semana pasada, los 47 miembros del CDH adoptaron una resolución respaldando el informe de Goldstone, que acusa al ejército israelí de asesinato deliberado de civiles palestinos y del uso desproporcionado de la fuerza durante las tres semanas de guerra contra Gaza, a pesar de los esfuerzos de las autoridades israelíes para bloquear la moción.

El informe pide el enjuiciamiento de altos dirigentes israelíes ante el Tribunal Penal Internacional de La Haya si Tel Aviv no pone en marcha sus propias investigaciones sobre la guerra de Gaza, bajo escrutinio internacional, en el plazo de seis meses.

Más de 1.400 palestinos, la mayoría civiles, murieron durante la operación de Israel "plomo duro" contra el pueblo de Gaza a finales del año pasado.

Israel dice tener un pacto con EEUU sobre los asentamientos

Netanyahu contó a Zapatero que había llegado a un acuerdo con Obama

EUGENIO GARCÍA GASCÓN - Jerusalén - 19/10/2009 22:49

El primer ministro Binyamin Netanyahu comunicó a José Luis Rodríguez Zapatero el pasado jueves en Jerusalén que Israel ha llegado a un entendimiento con la Casa Blanca en la espinosa cuestión de las colonias judías en los territorios ocupados palestinos, aunque declinó precisar en qué consiste exactamente tan misterioso acuerdo.

"Hemos resuelto el asunto de los asentamientos con los americanos", le habría dicho Netanyahu a Zapatero, según el diario israelí Haaretz. "No puedo ser más explícito. Si está interesado en conocer más detalles, pregunte en Washington".

Esta revelación está en la línea de lo que ayer mismo señaló el viceprimer ministro israelí, Dan Meridor, quien estos días se encuentra precisamente en Washington. Meridor confirmó que existe un acuerdo con Washington sobre los asentamientos pero, como Netanyahu, tampoco facilitó ninguna explicación.

Lo sorprendente es que sólo dos días antes de su reunión con Netanyahu, Zapatero se había reunido con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca. O este no le comunicó nada al respecto o Zapatero consideró que lo mejor era no comentarlo con la prensa en las diversas comparecencias que mantuvo el mismo jueves en Jerusalén.

Una tercera posibilidad es que el acuerdo se lograra entre el martes y el jueves, y que Zapatero se enterara del mismo a través de Netanyahu. El citado diario afirma que Netanyahu se lo comunicó a Zapatero después de que una delegación israelí en permanente puente aéreo con Washington lograra el acuerdo "la semana pasada".

La mencionada delegación, que presiden Mike Herzog y Yitzhak Molcho, asesores de Netanyahu, es la encargada de negociar con el equipo del enviado especial de Obama, George Mitchell, las cuestiones que surgen sobre el proceso de paz.

No obstante, la negativa a congelar la construcción en las colonias judías, incluida Jerusalén oriental, ha abortado todos los intentos de Obama de reanudar las negociaciones. Los palestinos exigen una congelación completa de las obras antes de sentarse a la mesa.

"Obsesionado con Obama"

Según Haaretz, durante el encuentro, Zapatero estaba "obsesionado con Obama" y le dijo a Netanyahu que nunca se presentará otra oportunidad como esta y que todos deben ayudar al presidente de EEUU a realizar su "visión". Netanyahu le respondió que los palestinos deberían sentarse a negociar con Israel "sin precondiciones", una expresión que Israel ha usado continuamente hasta ahora para decir que seguirán construyendo en los territorios ocupados con independencia de que haya o no negociaciones.

Herzog y Molcho regresaron a Israel durante el fin de semana. Según el diario, los dos asesores israelíes discutieron las condiciones para reanudar las negociaciones con los palestinos, la forma en que se llevarán a cabo, sus objetivos y el calendario para lograr un acuerdo.

Fuente: Público

Viñeta de Abda Allah Darqawi

Imputación sarcástica

El informe Goldstone

David Comedi

Según las agencias de noticias, la Comisión de DDHH de la ONU, en una sesión calificada de "controversial", aprobó el informe Goldstone donde se acusa a Israel de haber cometido "crímenes de guerra" en la operación "Plomo Fundido".

Las dirigencias oficialistas palestinas festejan. Israel y cómplices reclaman y ponen el grito el cielo. Todo da a parecer que se ha asestado un duro golpe a la impunidad de Israel.

Sin embargo, una observación cuidadosa nos indica que todo esto es un teatro orquestado. ¿El objetivo? Conducir a la opinión pública a una acalorada polémica y controversias sobre "la omisión de los crímenes de guerra de Hamás" en la declaración, por ejemplo, o si "Israel fue víctima de la imparcialidad de la ONU", etc., desviando así el foco de la cuestión primordial, que está en otro lado.

Reflexionemos: no se puede decir que Israel haya cometido "crímenes de guerra" en Gaza. Principalmente porque aquella operación difícilmente puede ser llamada de guerra, sino una INVASIÓN. No hubo prácticamente resistencia por parte de los palestinos, porque la población de Gaza estaba prácticamente desarmada. No disponía de medios para defenserse ante la invasión. Es por eso que casi 1400 palestinos fueron masacrados, mientras que 10 soldados israelíes fallecieron, varios de ellos, sintomáticamente, por fuego "amigo" de las mismas tropas israelíes.

O sea, más que "crímenes de guerra", Israel comete un crimen que es en varios órdenes de magnitud peor. Un crimen que viene cometiendo desde hace casi 62 años, no sólo durante la vergonzosa operación "plomo fundido", sino todos los días: hablamos de la perpetración de un crimen de LESA HUMANIDAD, que consiste en asesinar la vida del pueblo palestino en su propia tierra.

Entonces: ¿de qué cuernos nos hablan cuando la comisión de DDHH de la ONU dice "crímenes de guerra"? Esto sólo puede ser un sarcasmo orquestado para instalar el concepto que Israel viene pretendiendo introducir desde hace tiempo: que la invasión a Gaza no fue parte del proceso genocida contra los palestinos y un crimen contra la humanidad en general, sino una "guerra", en particular una "guerra contra Hamas". Mientras ahora los medios y la comunidad internacional debaten acerca de las palabras de la declaración, e Israel adopta una pose de ofendido y teatraliza una pelea con el gobierno de Suecia y con la ONU, etc., se va instalando de a poco aquel concepto equivocado en la opinion pública.

Es un ingenioso método subliminal que trabaja por lo "aparentemente opuesto", que ante mis ojos ha sido, sin duda, cuidadosamente diseñado por los estrategas israelíes, y que cuenta con la complicidad de la así llamada "autoridad palestina", y también la de la pasividad de Hamás, el cual parece haber entrado por el aro, y por supuesto la consabida complicidad de los principales actores de los países occidentales y los árabes. Lo retan al nene porque insultó a su compañerito menor en la escuela, al tiempo que ignoran y hacen la vista gorda de que todos los días lo golpea, humilla, tortura y viola con su pandilla a la salida. Una vergonzosa cortina de humo que busca permitir que Israel continúe realizando impunemente la fragmentación de la cisjordania, la tortura de presos palestinos, la humillación de familias enteras en check points, la confiscación de casas, la expansión de las colonias, el arranque de campos de cultivos palestinos, en fin, todas las operaciones que buscan asesinar la vida de los palestinos en su tierra.

No nos dejemos engañar, no hagamos parte de este teatro. La impunidad a veces se disfraza de imputación sarcástica.

ennuestronombreno@gmail.com

Fuente: Rebelión
Viñeta de la artista palestina Omayya Juha

martes, 20 de octubre de 2009

Khudari: Contactos en curso para aplicar el informe de Goldstone en Gaza

[18/10/2009 - 09:53 AM]

GAZA, (PIC) - El diputado Jamal Al-Khudari, jefe del Comité Popular contra el asedio, ha dicho que éste estaba en contacto con grupos de derechos humanos y otras partes interesadas para implementar el informe Goldstone en lo que respecta al levantamiento del asedio a la Franja de Gaza, tras su aprobación por el Consejo de Derechos humanos de la ONU.

Khudari en un comunicado de prensa el sábado dijo que las recomendaciones de Goldstone deben señalar el comienzo de los esfuerzos de todos los países para poner fin al asedio de Gaza.

El diputado independiente propuso coordinar posiciones y esfuerzos para levantar el asedio, abrir los pasos fronterizos y acabar con las restricciones a la circulación de personas y bienes, para satisfacer las necesidades de los ciudadanos, reparar edificios y servicios básicos y reanudar la actividad económica.

El estricto asedio israelí constituye un castigo colectivo contra millón y medio de palestinos que viven en la Franja, subrayó Khudari, añadiendo que el asedio paralizó todos los ámbitos de la vida, causó la muerte de decenas de pacientes y estropeó el futuro académico de cientos de estudiantes.

En un acto organizado por Hamas el sábado para apoyar el informe Goldstone, el Dr. Ahmed Bahar, vicepresidente primero del Consejo Legislativo palestino, hizo un llamamiento al Fiscal General de la Corte Penal Internacional para que inicie una investigación inmediata sobre los crímenes de guerra israelíes durante la agresión contra Gaza.

También abogó por la formación de tribunales populares en Palestina y en los países árabes, islámicos y occidentales, para llevar a los dirigentes israelíes a juicio por violación de los derechos humanos y del derecho internacional.

Bahar criticó a la autoridad de Ramallah por anunciar su disposición de poner a los elementos de Hamas a juicio en tribunales internacionales por "crímenes de guerra", agregando que la medida significaría perseguir a la resistencia palestina contra la ocupación, que es un derecho legítimo sancionado por todas las leyes celestiales y terrenales.