martes, 2 de febrero de 2010

Crece un 30% la población palestina en la última década

31/01/2010 - 14:28
MADRID, 31 (SERVIMEDIA)

Un total de 3.767.126 personas vivían en Palestina a finales de 2007, lo que representa un 30% de incremento respecto de la población que residía en Cisjordania y Gaza al concluir 1997.

Así figura en el último informe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (Unrwa, según sus siglas en inglés), que indica que el censo palestino creció a un ritmo anual del 3% en la última década de la que se disponen datos fiables, hasta 2007.

Este crecimiento demográfico en los territorios ocupados palestinos fue significativamente mayor en comparación con el mundo árabe en general y Oriente Medio y norte de África en particular.

Lo mismo ocurre con la densidad de población, ya que, con 625 personas por kilómetro cuadrado, la densidad palestina fue más del 50% superior a la del Líbano, el doble que la de Israel y diez veces mayor que en Jordania.

Además, la densidad de Gaza (3.881 personas por kilómetro cuadrado) se mantuvo entre las más altas del mundo y aumentó en un 40% entre 1997 y 2007.

El estudio de la Unrwa, elaborado a partir del censo palestino de 2007 llevado a cabo por la Oficina Central Palestina de Estadísticas, destaca que entre 1997 y 2007 hubo mayores tasas de crecimiento entre los refugiados palestinos.

En este sentido, el número de refugiados registrados en los territorios palestinos ocupados aumentó en más del 36%, hasta alcanzar las 1.551.145 personas.

El crecimiento de Gaza fue aún mayor, con un promedio anual del 4,5% en la última década (951.709 refugiados a finales de 2007), en tanto que Cisjordania, incluida Jerusalén oriental, contó con una tasa media de crecimiento anual de refugiados del 2,5%.

En 2007, los refugiados representaban un 42,6% de la población palestina (un 27,3% de los que residían en Cisjordania y el 67,9% de Gaza).

Las tasas de crecimiento de la población eran más altas entre los jóvenes y la población en edad de trabajar (15-64 años), lo que, según Unrwa, plantea grandes desafíos para el desarrollo social y económico en los territorios palestinos ocupados, especialmente en un contexto de crisis económica prolongada.