sábado, 17 de abril de 2010

¿Una inmaculada concepción?

Salam Fayyad, predice el nacimiento de un estado en el 2011. (Mustafa Abu Dayeh / MaanImages)

Joseph Massad, The Electronic Intifada, 14 de abril 2010

¡La Autoridad Palestina está preñada! En realidad, es el inelegido e impuesto por los americanos primer ministro Salam Fayyad quien está preñado. Le dijo al diario israelí Haaretz en una entrevista reciente que "llegará el tiempo en que nazca este bebé ... y estimamos que llegará alrededor de 2011." A diferencia de las hembras de la especie humana, pero al igual que las ballenas hembra, el período de gestación de los varones palestinos colaboracionistas con la ocupación israelí dura por lo menos dos años. Fayyad, "el Ben-Gurion palestino," como le llamó hace poco el presidente israelí Shimon Peres, había declarado su preñez en un documento que emitió el 25 de agosto de 2009 titulado "Palestina: Poner fin a la ocupación y establecer el Estado", y más recientemente a Haaretz: "el nacimiento de un estado palestino será celebrado como un día de alegría por toda la comunidad de naciones."

Parece que ya sabemos el nombre, peso, color ideológico y constitución física de este "bebé", mejor dicho, podemos incluso saber la estructura política y la política exterior del fruto del vientre de Fayyad: Un diminuto "estado" palestino que reconoce a Israel como un estado "bíblico" judío. El momento del nacimiento será determinado por Fayyad en su doble calidad de madre y de partera. Aunque la última inmaculada concepción que tuvo lugar en Palestina se produjo en Nazaret, no está claro si lo que se está gestando en Ramala es una segunda inmaculada concepción, ya que hasta el momento no se han programado pruebas de paternidad para este bebé ilegítimo.

Habida cuenta de los asuntos de larga data que Fayyad ha tenido con los estadounidenses desde su paso por el Fondo Monetario Internacional de 1995 a 2002, algunos herejes rechazan la teoría de la inmaculada concepción y aseguran conocer la identidad del padre y señalan las palabras de Fayyad como evidencia. Según Haaretz, Fayyad está planeando inducir el parto en agosto de 2011 con el fin de "que el estado nazca durante el primer mandato de Barack Obama [presidente de EEUU]," el padre más probable según los herejes. Cigarros no cubanos estarán disponibles para su inmediata distribución entre los amigos y familiares de la feliz pareja. Cabe señalar que, si bien la declaración de Fayyad de su embarazo de dos años fue hecha en agosto de 2009, las felicitaciones retrasadas de la Unión Europea y del Cuarteto se recibieron finalmente en diciembre de 2009. Pero como muchos de los embarazos anteriores de otros colaboracionistas masculinos palestinos, para disgusto de muchos, resultaron ser embarazos histéricos, o, en caso de que fueran embarazos reales fueron interrumpidos prematuramente, antes de que nazca el bebé de Fayyad, tendrán que ser adoptadas varias medidas para asegurarse de que este embarazo "real" llegue a término:

- En primer lugar, reconocer a Israel como un "país bíblico" judío, otorgándole así a Israel la legitimidad de ser un estado racista colonial de asentamientos. Fayyad cumple: "En relación con el ethos sionista, está bien, Israel es un país bíblico, hay montones de colinas, un montón de espacio vacío, ¿por qué no van a usarlo [los colonos], y estar nosotros de acuerdo con ello?"

- En segundo lugar, se compromete a erradicar todas las formas de resistencia a Israel, que denomina "incitación", incluidas la libertad de expresión y la libertad de acción política. Fayyad cumple: "La incitación puede tomar la forma de muchas cosas - cosas que se dicen, cosas que se hacen, provocaciones - pero hay maneras de lidiar con esto. Estamos ocupándonos de ello".

- Y en tercer lugar, rendir el derecho de retorno del pueblo palestino a sus hogares y tierras de donde fueron expulsados en 1948 por colonos judíos europeos: "Por supuesto, los palestinos tendrían el derecho de residir en el Estado de Palestina."

Pero no vayamos a pensar que Fayyad sólo satisface las exigencias de Israel, pues según nos asegura se enfrenta a los estadounidenses. En una reciente entrevista para Majallat al-Dirasat al-Filastiniyyah (versión árabe de la publicación hermana en inglés Journal of Palestine Studies) se cuida de presentarse a sí mismo como presa no fácil cuando se trata de Estados Unidos. El presidente venezolano Hugo Chávez debería aprender una lección o dos del independiente y no alineado Fayyad de la "Tercera Vía", nombre de la lista electoral con la que se presentó a las elecciones de 2006 y que fue acusada por Fatah de estar financiada por la CIA. La "Tercera Vía", recibió la friolera del 2,41 por ciento de los votos. Eso sí, Fayyad es el único testigo de sus heroicas posturas con los americanos y por eso le encanta contárselo a sus entrevistadores.

Nos dice que se enfrentó a los estadounidenses cuando por primera vez se convirtió en ministro de Finanzas en 2002 y se le pidió que fuera a EEUU. Pero se negó y les dijo que estaba demasiado ocupado con su nuevo trabajo y que les visitaría cuando su agenda se lo permitiera. Más tarde, al parecer, aunque nadie parece saberlo todavía, hizo frente al general Keith Dayton, adiestrador americano de la mafia de matones palestinos, cuando Fayyad le instruyó de que no hablara con la prensa ya que era sólo un mero adiestrador de las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina (AP) y no un consultor de la misma. Dayton, según nos dicen, diligentemente se disculpó con él y prometió no volver a hacerlo; y por último, y lo más importante, cuando EEUU le pidió que no participase en el gobierno de Unidad Nacional en 2007, rechazó la solicitud de los estadounidenses e insistió en participar en el gobierno encabezado por Hamas que la Unión Europea boicoteó inmediatamente. Por supuesto, no se hace mención de que Fayyad fuera nombrado primer ministro de la Autoridad Palestina en junio de 2007 a instancias de los americanos después de que la A.P. y Keith Dayton organizasen su fallido golpe de estado en Gaza, algo que sus entrevistadores tampoco le recuerdan. En cualquier caso, si no fuera por estas revelaciones, las credenciales anti imperialistas de Fayyad habrían permanecido desconocidas para las masas.

En su entrevista con Majallat al-Dirasat al-Filastiniyyah, Fayyad está tan preocupado por el continuo robo colonial israelí de Jerusalén que con sobriedad recomienda la plena normalización árabe con Israel para poner fin a esa situación: "La identidad árabe de la ciudad se verá reforzada cuando los árabes vengan de visita no cuando la boicoteen con el pretexto de que visitarla equivaldría a normalización con el ocupante. Yo creo que es deber de los árabes visitar Jerusalén y les animo enérgicamente a que lo hagan, porque haciéndolo estarían apoyando y fortaleciendo la dimensión de la identidad árabe de Jerusalén." ¡Es curioso que en la versión inglesa de la entrevista (que apareció en el último número de Journal of Palestinian Studies), esta parte de la entrevista fuera eliminada!

Fayyad ha sido un pionero de la normalización, por supuesto. No sólo le prodigan alabanzas sus patrones estadounidenses e israelíes por su habilidad política, sino que también es generosamente recompensado por ello, tanto es así que fue invitado a la conferencia israelí anual de Herzliya en febrero pasado, a la que asistió y pronunció un discurso, donde políticos y académicos israelíes debaten las estrategias de cómo desactivar la "bomba demográfica" palestina y donde Martin Kramer (un extremista en el contexto americano, pero un estratega de primera línea en Israel) hizo su infame recomendación genocida para restringir los nacimientos palestinos y deshacerse de los "superfluos jóvenes [palestinos]". Tal vez fue en Herzliya donde Fayyad se inspiró para reconocer las reclamaciones "bíblicas" de Israel sobre Palestina.

No sólo es Fayyad un demócrata que está por encima de la política partidista y del conflicto entre Fatah y Hamas, sino que insiste en que aplica el criminal aparato de seguridad entrenado por Dayton, que tiene a su disposición, para reprimir sólo a aquellos que violan la ley sean del bando que sean. En su entrevista con The Journal of Palestine Studies, insiste en que se opone a la violación de los derechos humanos, al uso de tortura y a la detención de personas por sus opiniones políticas, a pesar del enorme informe acumulado por grupos locales e internacionales de derechos humanos sobre los abusos que se están produciendo en todos estos frentes por los matones de seguridad suyos y de Dayton, dirigidos especialmente contra cualquier persona asociada con Hamas.

Tal vez baste con el pequeño ejemplo reciente de las elecciones estudiantiles en la Universidad de Bir-Zeit. Como Islah Jad, catedrática en Birzeit y directora de su Instituto de Estudios de la Mujer, ha afirmado en un artículo recientemente publicado, la propia naturaleza democrática de las elecciones está ahora en juego en una universidad que siempre las ha respetado y las ha promovido. Desde que la Autoridad Palestina llegó al poder, y sobre todo desde la elección de Hamas, los candidatos islamistas a las elecciones locales de estudiantes son detenidos por los criminales de Dayton poco después de declarar su candidatura o después de ganarla. En esta atmósfera de terror, ninguno de los grupos islamistas presentó candidatos a las elecciones estudiantiles recientes en Birzeit por temor a represalias. Así que aunque se celebran elecciones libres, al aterrorizar e intimidar a los candidatos se garantiza el resultado final, que asimismo se declaró "democrático". El que menos del 50 por ciento del electorado estudiantil de Birzeit terminara participando en las elecciones da fe de la democracia de estilo estadounidense que Fayyad y los matones de Dayton quieren instaurar en general en el estado palestino después de que Fayyad dé a luz al mismo.

El plan de Fayyad para establecer un estado palestino en agosto de 2011 es de hecho la aceptación de las propuestas de Camp David ofrecidas al difunto presidente de la Organización para la Liberación de Palestina Yasser Arafat en el 2000, y rechazadas por él. Los estadounidenses entienden que si los palestinos, o por lo menos los agentes americanos entre ellos, proponen semejante acuerdo y que dicha propuesta sea presentada como desafiando a un diktat de Israel e incluso de América, tendrá más posibilidades de ser aceptada por los palestinos crédulos que si los americanos y los israelíes la imponen de plano.

En 1999, la administración del presidente de EEUU Bill Clinton con la ayuda de sus aliados locales, incluido el gobierno de Jordania, hicieron todo lo posible para derrotar al Primer Ministro Benjamín Netanyahu en las elecciones israelíes y consiguieron su objetivo de llevar al poder a Ehud Barak con el fin de ejecutar las ahora infames negociaciones de Camp David de Clinton. Mientras que a Arafat le presentaron una oferta que no tuvo más remedio que rechazar porque le habría deslegitimado por completo a los ojos de su pueblo, Obama tiene ahora un nuevo socio que no está preocupado ni interesado para nada en cuestiones de legitimidad popular, ya que no tiene ninguna.

Después de todo, además de ser el líder histórico de los palestinos desde mediados de la década de los 1960, Arafat fue elegido por mayoría de votos en 1996 en unas elecciones amañadas y manipuladas. Por el contrario, el previamente desconocido Fayyad, que no ha tenido ningún papel en el movimiento nacional palestino y carece de mandato electoral de cualquier tipo, fue impuesto como líder supremo de la Autoridad Palestina. Dado que el rey de Jordania se ha unido al coro anti-Netanyahu en una reciente entrevista con The Wall Street Journal, Obama parece estar coordinando esfuerzos con el partido laborista israelí, que ahora forma parte del gobierno de coalición de Netanyahu, para derrocar a Netanyahu después de que éste se negase a cumplir las órdenes de Obama. A tal fin, miembros prominentes del partido laborista se han reunido con algunos palestinos no funcionarios y funcionarios en EEUU y en Cisjordania para coordinar esfuerzos y sumarse al plan de Obama para un nuevo Camp David.

El bebé de Obama sólo puede nacer si un nuevo líder palestino acepta los términos de Camp David, aún más reducidos ahora que cuando Ehud Barak se los ofreció a Arafat en el 2000. Con adicionales decenas de miles de colonos, más tierras palestinas tomadas por el muro del apartheid, y más confiscaciones de tierras en Cisjordania y Jerusalén oriental, el 65 por ciento de Cisjordania (comercializado por la propaganda estadounidense e israelí como más del 95 por ciento de Cisjordania) rechazado por Arafat se reducirá aún más y se volverá a ofrecer al pueblo palestino por el propio Fayyad. De hecho según se dice en Washington, o al menos en el Washington Post, el plan de paz que está siendo considerado por Obama se basa en Camp David con la salvedad de que "el 90 por ciento del mapa parecería el mismo" que el mapa ofrecido por Ehud Barak en el año 2000, es decir, a los palestinos les ofrecerán ahora el 58 por ciento de Cisjordania. Este será el tamaño del recién nacido de Fayyad.

Después de que finalicen estos preparativos, Fayyad dará a luz a su ilegítimo bebé americano, bautizado como "Palestina". A diferencia del bebé Nazareno, el bebé de Fayyad será el precursor no de la salvación, sino de más miseria para el pueblo palestino. Deberían enviar regalos para la madre y el niño a la atención de la oficina de Salam Fayyad en Ramallah.

__
Joseph Massad enseña política moderna e historia intelectual árabe en la Universidad de Columbia en Nueva York. Es autor de The Persistence of the Palestinian Question (Routledge, 2006)