domingo, 24 de enero de 2010

Uvas agrias para Goldstone

Por ALEXANDER COCKBURN
CounterPunch Diary, 22-24 enero 2010

El informe de Goldstone ha sido despedazado por el lobby de Israel, denunciado por el Congreso de EEUU y aplaudido por la izquierda por su condena sin concesiones de la conducta de Israel durante su ofensiva contra Gaza hace un año. Pero Goldstone insistió como parte de su actuación, en que iba a equiparar las acciones de los ocupados con las de los ocupantes. Esta es la premisa de su informe, y en nuestro último boletín solo para suscriptores, Jennifer Loewenstein explica las consecuencias de este error fatal.

La "Operación plomo fundido", escribe Loewenstein, "rara vez se describe como un acto de agresión ilegal e injustificable. De hecho, en última instancia, el hecho de que Goldstone describa el asalto de Israel contra Gaza como un ejercicio de su legítimo 'derecho de autodefensa' va en consonancia con lo que tanto los portavoces de los gobiernos estadounidense e israelí, como los medios de comunicación, adujeron desde el principio... Los 36 crímenes de guerra seleccionados para revisión cuidadosa por la Comisión Goldstone sólo fueron una muestra entre los miles de actos ilegales e incalificables de barbarie cometidos contra la población civil de Gaza; de hecho, definían la operación por ser la regla y no la excepción. Toda la operación fue un monstruoso crimen de guerra, pero este simple hecho lo elude el Juez Goldstone del mismo modo que hoy se pasa por alto en nuestras memorias y análisis de lo ocurrido a una población encarcelada e indefensa, el 56 por ciento de la cual la constituyen niños. La naturaleza 'defensiva' de la operación militar de Israel rara vez se cuestiona, o incluso se tiene en cuenta, y dado que el propio juez Richard Goldstone nunca se comprometió a cuestionar si la operación plomo fundido tenía desde el principio alguna base legítima, el valor jurídico general del Informe de Goldstone es gravemente defectuoso."

Encontraréis el brillante análisis de Loewenstein completo en este último boletín solo para suscriptores.