sábado, 6 de marzo de 2010

Brown Quiere Cambiar la Ley Británica para Proteger a los Líderes Israelíes

04/03/2010 Almanar

El primer ministro británico, Gordon Brown, está defendiendo su decisión de cambiar la ley que permite a personas privadas demandar el arresto de líderes y oficiales extranjeros cuando visitan el Reino Unido.

La decisión del gobierno de cambiar la ley fue tomada tras la orden de arresto emitida contra la líder de la oposición israelí, Tzipi Livni, que tenía previsto haber visitado Londres el pasado año.

La antigua ministra de Exteriores israelí canceló un viaje al Reino Unido en diciembre por temor a ser arrestada después de que un tribunal emitiera una orden de búsqueda como consecuencia de una denuncia presentada por activistas palestinos en relación al papel de Livni en la ofensiva israelí contra Gaza de diciembre de 2008 y enero de 2009 que causó la muerte a más de 1.400 palestinos, incluyendo 420 niños, y más de 5.300 heridos.

El affair causó una situación embarazosa para el gobierno británico y Brown prometió cambiar la ley que permite a los jueces entrar a considerar un caso para la emisión de una orden de captura contra sospechosos de crímenes de guerra cuando reciben una petición en tal sentido de una persona individual.

Según el periódico Daily Telegraph, el gobierno británico va a anunciar planes para "detener las campañas políticamente motivadas de grupos que utilizan los tribunales británicos para asegurar una orden de arresto en contra de líderes extranjeros de visita en el país."

Según la propuesta, el Servicio de Fiscales de la Corona asumirá la responsabilidad de perseguir los crímenes de guerra y otras violaciones de la ley internacional. Esto pondrá fin al actual sistema en el que los magistrados pueden entrar a considerar una orden de arresto emitida por cualquier individuo.

En un artículo publicado en el Daily Telegraph, Brown dijo que él propondrá que el citado Servicio quede a cargo de juzgar la situación de cada caso en base a la ley internacional. "La única cuestión para mí es si nuestro propósito quedará mejor servido por un proceso donde una orden de arresto para los crímenes más graves pueda ser emitida cuando exista el más ligero indicio," dijo.

Según Brown, la introducción del derecho a castigar crímenes de guerra cometidos en otros países en el Reino Unido ha sido correcta y necesaria, pero añadió que algunos activistas habían "abusado" de este procedimiento.

"Como hemos visto, existe ahora un peligro significativo de que tal cláusula sea explotada por organizaciones o individuos motivados políticamente, que intentan lograr titulares sabiendo que su caso no tiene una oportunidad real de lograr procesamientos. Nosotros queremos que sean retenidos en prisión hombres y mujeres sobre la base de una información sólo cuando la naturaleza grave de tales casos lleve al fiscal general a dar su consentimiento."

Brown, que no se refirió específicamente a las órdenes emitidas contra Livni u otros responsables israelíes, señaló que "existen ya suficientes razones para creer que algunas personas no están dispuestas a viajar a este país por temor a que una orden arresto, basada en una denuncia privada, pueda ser emitida contra ellos."

"Se trata en ocasiones de personas que representan a países con los que el Reino Unido tiene que relacionarse no sólo para defender nuestros intereses nacionales sino también para mantener y extender una influencia beneficiosa por todo el globo."

La fiscal general para Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, Baronesa Patricia Scotland, visitó Israel recientemente y dijo que el Reino Unido veía una urgente necesidad de cambiar la ley que permite que sean emitidas órdenes de arresto por crímenes de guerra y contra la humanidad en contra de altos responsables israelíes.

Un tribunal de Londres emitió el pasado año una orden para el arresto de Livni por su papel en la operación israelí contra Gaza, cuando Livni era ministra de Exteriores.

Livni no ha sido la única en verse afectada por la situación legal actual en el Reino Unido. Una petición similar para una orden de arresto fue presentada hace varios meses en contra del ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, pero fue rechazada. El viceprimer ministro israelí, Moshe Yaalon, suspendió asimismo una visita al Reino Unido por temor a ser arrestado. El mayor general de la Reserva Doron Almog evitó salir de un avión en 2005 tras ser informado de que sería arrestado en Londres.

Los jueces en el Reino Unido pueden emitir una orden de arresto contra sospechosos de crímenes de guerra en todo el mundo, en base al Acta de la Convención de Ginebra sin necesidad de consultar a los fiscales.

Livni saludó el jueves los cambios propuestos por Brown y atacó la decisión original de emitir la orden en su contra como "absurda". "La actual situación en el Reino Unido permite a los elementos más cínicos aprovecharse del sistema. La orden que fue dirigida contra mí, según la ley, fue un uso absurdo de esta norma," dijo al periódico.