martes, 2 de marzo de 2010

"No es la normalización del Estado colonialista de Israel la que traerá la paz"

Carta abierta a la plataforma de mujeres artistas C.V.G.

28-02-2010
Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina
Rebelión

La Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina quiere mostrar su estupor e indignación ante el contenido de la nota de prensa hecha pública por la plataforma de Mujeres artistas contra la violencia de género en relación a la noticia aparecida en el diario El País el 11 de Febrero del presente año.

Muchas son las formas de practicar la solidaridad, pero si entendemos el concepto de solidaridad en su sentido más amplio y unido indisolublemente al de justicia, en ninguna de estas formas de relación cabe el colaboracionismo como forma de solidaridad, del colaboracionismo con las fuerzas que crearon y, a día de hoy, perpetúan el proyecto colonial en Palestina.

Que la Autoridad Palestina (AP) ha colaborado con Israel y los países occidentales, ha quedado más de una vez patente, siendo probablemente el episodio más claro y vergonzoso la decisión tomada por el representante de la AP en octubre de 2009 de postergar el debate sobre el informe de la ONU que certifica los crímenes de guerra israelíes y que insta a elevar la denuncia ante la Corte Penal Internacional.

Que la Casa Sefarad-Israel es un tentáculo más de la enorme maquinaria oficial del estado sionista es una obviedad y que su objetivo es vender la "normalidad" de Israel ante las sociedades occidentales, es evidente. Sus representantes, como es el caso del Sr. Bronchtein, además ostentan el "honor" de defender los principios y filosofía de su estado.

Que el sionismo, en todas sus formas, es un movimiento nacionalista, excluyente, racista y expansionista se evidencia sobre el territorio de toda la Palestina histórica.

Que el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) ha dado muestras más que suficientes de ser "amigo de Israel", siendo quizá la última de ellas el abrazo de Zapatero a Olmert cuando los 1400 muertos de Gaza estaban todavía calientes, la más deleznable de todas.

Conociendo todos esos datos, cuesta entender que un colectivo como la Plataforma de Mujeres Artistas contra la violencia de Género decida llevar a cabo varios proyectos de cooperación entre Israel y Palestina en al zona norte, auspiciados por el MAE, la AP y la casa Separad-Israel.

Por si los compañeros de viaje elegidos por esta plataforma de Mujeres no fueran suficiente razón para, cuando menos, sorprenderse, nos encontramos con que el proyecto que van a a apoyar es una "zona industrial".

¿Les suena este término?

Efectivamente las eufemísticamente llamadas "zonas industriales" no son otra cosa que las famosas y terribles maquilas centroamericanas. Por supuesto, allí, en su día, también se vendieron como zonas industriales con sus centros de salud, bonitas zonas de recreo, de ocio, de compras….

Sin embargo, ¿qué son a día de hoy? Enormes zonas atestadas de espacios lúgubres en donde las grandes multinacionales a través de empresas deslocalizadas esclavizan, principalmente, a las mujeres, sometiéndolas a todo tipo de tratos degradantes, llegando al extremo de provocar el ya tristemente conocido como "feminicidio de Ciudad Juarez".

Si alguien quiere información sobre estas "zonas industriales", concebidas a la par e indisolublemente unidas al proyecto del muro del apartheid, puede visitar la página web de Stop The wall, allí podrá encontrar todo tipo de explicaciones.

O mejor aún, que vaya a los Territorios palestinos ocupados en 1967 y lo podrá conocer sobre el terreno. Y a ser posible, mejor si no se va escoltada, mejor si se va a pie o con transporte palestino. Y mejor hablar, no con los representantes de la AP sino con las gentes del campo de refugiados de Jenin, de Nablus, de Belén, de Gaza y de tantas y tantas otras ciudades y pueblos palestinos. A ver si ellas y ellos, los palestinos de a pie, también creen que este tipo de actividades normalizadoras que ocultan completamente la naturaleza de la terrible ocupación israelí les traerá la paz.

Hay que ser ingenuo o desconocer por completo el contexto macropolítico regional y la esencia del sionismo, para creer que un proceso de normalización del estado colonialista de Israel llevará la paz al pueblo palestino, permitiéndoles, a la vez, alcanzar sus derechos inalienables legalmente reconocidos. Desde luego, si no es por ignorancia es porque hay un claro posicionamiento en un bando que, desde luego, no es el de la mayoría de palestinos y palestinas que claman por una solución basada en la justicia y la legalidad Internacional.

La Red solidaria contra la ocupación de Palestina sí está con el pueblo palestino que exige el reconocimiento de sus derechos inalienables, apoya las luchas por conseguir el cumplimiento de la legalidad internacional y concibe la justicia como único camino para alcanzarlos.

Pero, ¿dónde está la Plataforma de mujeres artistas contra la violencia de género?

Fdo:
Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina