sábado, 22 de agosto de 2009

Lo que las bombas no matan

Por Mohammed Omer

AMSTERDAM, ago (IPS) - Alguno dirá que es ver sólo la mitad llena del vaso, pero de hecho es un poco más que la mitad: 55 por ciento de los alumnos de secundaria en la franja de Gaza aprobaron sus exámenes este año.

Los resultados positivos de las pruebas en la sección de humanidades, las llamadas "tawjihis", fueron cuatro por ciento más que el año pasado, y las de ciencias dos por ciento. Todo esto a pesar del impacto en los adolescentes de la última ofensiva militar israelí contra la franja entre diciembre y enero.

Hanan Al-Manameh recibió una calificación de 99,4 por ciento en ciencia, la sexta más alta de todos los exámenes realizados en Gaza y Cisjordania. "La guerra y el cerco no nos va a derrotar", dijo a IPS en conversación telefónica desde la ciudad de Gaza. "La guerra no acabó con el año escolar y no mató la motivación que hay dentro de mí", añadió.

Mientras, Mahmoud Al-Segali, de 18 años, obtuvo un puntaje de 99,5 por ciento. "Mi familia tuvo que mudarse de un refugio a otro mientras los aviones F-16 israelíes bombardeaban las casas alrededor nuestro. Desde entonces nos quedamos sin electricidad y sin papel, pero de todas formas me las arreglé para obtener mi resultado soñado", afirmó.

Los alumnos se están acostumbrando a estudiar sin papel, que escasea debido al cerco israelí. "Tuve que usar mis libros de texto como si fueran también cuadernos de apuntes", dijo el estudiante Dua’a Khalil.

De los 47.469 alumnos que aprobaron el examen, 1.189 obtuvieron más de 90 por ciento de puntaje. Tuvieron que sobrevivir a más de tres semanas de un bombardeo israelí que mató a muchos otros niños, niñas y adolescentes.

Antes habían sufrido también la huelga de cientos de profesores, que protestaban por la amenaza de recortes salariales hecha por el partido secular Fatah (que gobierna la Autoridad Nacional Palestina y se encargaba de sus sueldos) como forma de presionar a Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica), que controla Gaza.

"Los resultados de los exámenes del colegio secundario este año tuvieron un significado especial, porque eran difíciles y estaban llenos de obstáculos y de sangre durante la agresión tanto contra Cisjordania como contra Gaza", dijo el primer ministro de Hamás en Gaza, Ismail Haniyeh, durante una poco frecuente aparición pública, en este caso para honrar a los estudiantes.

El gobierno también concedió certificados póstumos a 23 alumnos de secundaria y a 12 profesores muertos durante la ofensiva. Pero también hay otra mitad que falló, y no existe una forma estadística simple de explicarlo. Algunos fueron más afectados que otros. De lo que no cabe duda es de las enormes dificultades que los alumnos palestinos tienen en su camino.

"Gaza ha sufrido severas carencias de papel. Muchos libros no llegaron sino hasta a fines del año pasado, y algunos de hecho jamás arribaron", dijo a IPS el portavoz del Ministerio del Interior, Khalif Radi. "Los suministros de tinta y papel ya no están disponibles".

Muchos profesores "están preocupados por la incapacidad de los estudiantes de concentrarse, y esto ha empeorado después de la guerra en Gaza". Pero, a veces, se trata de un problema más básico que la concentración, dijo Radi. "En muchos colegios, los alumnos no pueden ver lo que está escrito en la pizarra por la inadecuada iluminación, ya que hay carencia de electricidad", explicó.

Setenta y cinco nuevas escuelas deberían ser edificadas en Gaza, pero el cerco israelí impide el ingreso de materiales de construcción. Mientras, el número promedio de alumnos en una clase ha aumentado de 40 a 55. Trece colegios en Gaza fueron demolidos en el bombardeo y 176 fueron dañados.

Diab Jumma, de 18 años, es uno de los alumnos que no aprobó el examen. "Mi madre se desmayó cuando se enteró. No es que no tenga tiempo para leer, sino que cuando lo hago simplemente no entiendo. Tengo pesadillas sobre el bombardeo, y cuando me siento a leer un libro me cuesta reunir mis pensamientos y volcarlos al estudio", contó.

Esos problemas son comunes, dijo a IPS el viceministro de Educación, Yousif Ibrahim. "¿Cómo es posible para un estudiante concentrarse cuando ha visto la carne y la sangre de sus padres contra las paredes de un cuarto de lo que era su hogar?", preguntó, y citó el caso de la familia Al Samnouni, 28 de cuyos miembros murieron en la ofensiva israelí.

No obstante, de los resultados de los exámenes en Gaza son comparables a los de Jordania, Egipto, Líbano y Siria, dijo Ibrahim. "E imagine, en esos países tienen todo un presupuesto, estabilidad y medios para crear una atmósfera adecuada para la educación", indicó.