viernes, 21 de agosto de 2009

Mubarak: Egipto Trabaja para Liberar a "Nuestro Hombre" Shalit

18/08/2009 Almanar

"Gilad Shalit es nuestro hombre." Créase o no, esta frase no fue pronunciada por ningún líder israelí o norteamericano. Fue entusiásticamente dicha por el líder de uno de los mayores países árabes, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, que ha olvidado o pretendió haber olvidado que existen más de 11.000 detenidos palestinos en las cárceles israelíes, incluyendo mujeres y menores.

El presidente Mubarak reveló en una entrevista con el programa "El Show de Charlie Rose" transmitido por el Servicio Público de Radiodifusión (PBS) de EEUU que su país había logrado casi liberar al soldado de ocupación israelí, Gilad Shalit.

"Estuvimos a punto de lograr que Shalit nos fuera entregado, pero una intervención de elementos externos frenó el proceso demorándolo," manifestó Mubarak, que indicó que Egipto había estado implicado en este asunto junto con Alemania.

En una entrevista retransmitida el lunes por la noche, poco antes de su viaje a Washington, no quiso comprometerse a anunciar una inminente solución en el tema de Shalit y calificó a éste de "nuestro hombre."

Afirmó asimismo que Israel era también responsable de la demora en la liberación de Shalit. "Se llegó a un acuerdo sobre la liberación de un cierto número de prisioneros y luego Israel añadió unas restricciones que impidieron los progresos," señaló. El principal tema de contención, dijo Mubarak, era el lugar adonde serían enviados los palestinos que fueran liberados. Mientras que Hamas desea que se asienten en Cisjordania, Israel insiste en que todos ellos deben ser transferidos a la Franja de Gaza.

El presidente egipcio añadió: "Estamos haciendo esfuerzos. Los alemanes están dispuestos a ayudarnos y damos la bienvenida a esta ayuda. Según el acuerdo que alcanzamos, se suponía que nosotros recibiríamos a Shalit e Israel liberaría a un cierto número de prisioneros. Si se hubiera hecho esto, habríamos entregado ya a Shalit a los israelíes. Nosotros continuamos trabajando en esa dirección y esperamos un buen desenlace."

El presidente egipcio dijo que las negociaciones entre palestinos e israelíes deberían concentrarse en un acuerdo de paz global en lugar de quedarse limitadas al tema de los asentamientos.

"Si Israel resuelve el problema con los palestinos y se establecen dos estados, Israel y Palestina, creo que los árabes podemos tener relaciones normales con Israel," dijo Mubarak.

"En lugar de hablar sobre la congelación de los asentamientos, algo que hemos oído muchas veces en los pasados 10 años sin que suceda nunca, lo que puedo decir es que tenemos que considerar el asunto en su globalidad y negociar una solución final a todos los temas."

Mubarak dijo que cree que es necesario discutir en primer lugar las fronteras del estado palestino. Cree que el definir las fronteras ayudará a resolver los otros temas clave también. Afirmó que la aceptación por parte del gobierno israelí de una solución de dos estados era "un primer paso positivo."

En lo que se refiere al tema de las relaciones interpalestinas, Mubarak dijo que Egipto estaba haciendo un "esfuerzo agotador" para unir a Hamas y a Fatah, señalando que la unidad debe ser lograda antes de que se produzca un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos. "Estamos haciendo todo lo posible para lograr la reconciliación entre Hamas y Fatah. El proceso continúa y tenemos grandes esperanzas en que terminará de forma exitosa."

Mubarak también habló de lo que dijo que era "un claro vínculo entre Irán y Hezbollah en Líbano y Hamas en Gaza." Según él, "a los iraníes no les importa Gaza y Líbano. Irán tiene sus problemas y está acusando a elementos externos de promover protestas en el país. Sin embargo, me gustaría aprovechar esta oportunidad para decir a los iraníes: "No intervengáis en los asuntos internos de Líbano y los palestinos."

Preguntado sobre si designaría a su hijo Gamal como sucesor, Mubarak dijo: "Tengo dos años hasta el final de mi mandato. No voy a buscar otro mandato, sino que voy a dirigir mi atención a completar mi plan para los ciudadanos y éste está progresando muy bien."

Añadió que la posibilidad de que su hijo ocupara su lugar nunca había sido discutido entre ellos. "Comenzó a trabajar en la banca y estaba en contra de unirse al partido. Yo no voy a trabajar para que mi hijo me suceda. Es la decisión del pueblo el elegir al hombre en el que ellos confíen. ¿Quién será? Tenemos todavía tiempo ante nosotros. Quedan dos años."

Mubarak también negó los rumores de que estuviera planeando disolver el Parlamento pronto, aunque tampoco quiso excluir esa posibilidad. "No puedo decir que no vaya a ocurrir en el futuro," señaló.

El presidente egipcio llegó a Washington el lunes y se reunió con la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Poco antes, se reunió con líderes judíos y discutió el tema de Shalit con ellos, adoptando una postura de mayor prudencia y estimando que la situación en la actualidad era similar a la que existía al final del mandato del anterior primer ministro israelí, Ehud Olmert.

Mubarak también advirtió en contra de un ataque contra las instalaciones nucleares de Irán. "Existe una disputa entre los líderes iraníes y la mejor forma de tratar este tema (del programa nuclear iraní) es esperar. Un ataque sólo serviría para unir a los iraníes en torno a su liderazgo," dijo a los líderes judíos.

EEUU ESPERA QUE LAS CONVERSACIONES DE PAZ PARA ORIENTE MEDIO SE REANUDEN PRONTO

Tras un encuentro de una hora entre Mubarak y Clinton en un hotel de Washington, el Departamento de Estado dijo que la Administración Obama espera que sean creadas pronto las condiciones para la reanudación de las estancadas conversaciones de paz entre Israel y los palestinos.

"Estamos trabajando duro para crear las condiciones para las negociaciones y esperamos tener esta fase del proceso completada en las próximas semanas," dijo P. J. Crowley a los reporteros.

Crowley dijo que Egipto y EEUU estaban de acuerdo en que todos los lados, incluyendo Israel y los palestinos y estados árabes, debían adoptar "medidas paralelas" para crear un escenario de retorno a las negociaciones. Entre dichas medidas estarían la detención de las actividades de construcción en los asentamientos por parte de Israel, medidas palestinas para mejorar la seguridad y gestos de las naciones árabes hacia la normalización de relaciones con Israel.