miércoles, 19 de agosto de 2009

Los arreglos caseros no bastan para la reconstrucción de Gaza

17/8/09 - Reuters (via Yahoo)

Frustrados por la falta de ayuda exterior, el grupo islamista Hamás ha comenzado a reparar carreteras en Gaza usando cemento y alquitrán obtenidos de contrabando a través de una red de túneles por debajo de la frontera con Egipto.

Pero los gazatíes y funcionarios internacionales creen que es una gota en el océano, ante el estado general de las infraestructuras en el territorio bloqueado y la extensión del daño causado por la ofensiva de Israel del pasado invierno.

En Jan Yunis, en el sur de la Franja, los trabajadores terminaron la semana pasada de asfaltar una carretera que se hundió por las inundaciones invernales, obligando a los ciudadanos a hacer un largo rodeo. El contratista Jehad al-Fara dijo que consiguió el alquitrán de Egipto, un largo proceso que duplica el precio.

El alquitrán no puede entrar en la Franja a través de los puestos fronterizos con Israel desde que Hamás se hizo con el control del empobrecido territorio costero en 2007 al expulsar a las fuerzas del presidente palestino, Mahmud Abas.

Israel bloquea las importaciones que dice que pueden ser utilizadas para propósitos militares, como la fabricación de armas o la construcción de defensas.

"Estamos intentando sortear el bloqueo", dijo Fara. "Los materiales no son suficientes, pero un poco es mejor que nada".

En febrero, donantes internacionales comprometieron más de 4.000 millones de dólares para la reconstrucción de Gaza, pero ésta sigue paralizada por el bloqueo israelí. Israel quiere que Hamás libere al soldado secuestrado Gilad Shalit, que lleva tres años secuestrado, antes de hacer ninguna concesión.

Por otra parte, los estados donantes quieren hacer gestiones con una única autoridad palestina, pero los palestinos están divididos entre el Gobierno de Abas con su partido, Al Fatah, en Cisjordania, y Hamás en Gaza, y ambos siguen agriamente enfrentados.

En Ciudad de Gaza, los trabajadores asfaltaban parte de la carretera principal que lleva cuatro años interrumpida, utilizando cemento que los responsables de Hamás han traído mediante los túneles de contrabando.

El año pasado había casi 3.000 túneles. La Fuerza Aérea israelí los bombardeó y las fuerzas de seguridad egipcias los han inundado y volado, pero cientos de ellos siguen funcionando.

CRISTAL Y MADERA

La ofensiva militar israelí en Gaza, que transcurrió desde el 27 de diciembre al 18 de enero con el objetivo declarado de acabar con el lanzamiento de misiles a Israel, destruyó miles de casas, fábricas y oficinas gubernamentales, incluyendo la principal cementera de la Franja.

Una agencia de la ONU ha dicho que se tardaría un año en quitar las aproximadamente 600.000 toneladas de escombros.

"Han pasado ocho meses desde la guerra de Gaza y nadie ha ayudado a Gaza, por lo que nos hemos visto obligados a buscar alternativas para ayudar a nuestra gente", dijo Ibrahim Rudwan, del Ministerio de Obras Públicas. Pero "es una gota en el océano".

En Beit Lahiya, en el norte de la Franja, unos trabajadores intentaban hacer ladrillos para construir una comisaría destrozada en la ofensiva.

"Esto es primitivo. Solíamos trabajar con cemento, pero no hay, así que construimos con arcilla", dijo el capataz Naser Abu Bilal.

Jaled Abdel Shafi, asesor del Programa de la ONU para el Desarrollo, advirtió de que la situación puede empeorar.

"No es sólo la reconstrucción la que se está entorpeciendo, sino que el proceso de recuperar la economía en conjunto será más difícil", declaró a Reuters. Abdel Shafi indicó que hay que reconstruir 5.000 viviendas, y que decenas de colegios tienen que ser reparados antes del invierno.