lunes, 18 de enero de 2010

Israel restringe el acceso de los abogados palestinos a los detenidos en Cisjordania

Amira Hass
Haaretz

Israel prohíbe a los abogados palestinos y a los familiares de los detenidos palestinos llegar al tribunal militar a través del puesto militar de control de Beitunia, al oeste de Ramala.

La prohibición, que ha estado en vigor durante los últimos tres días, significa que la policía israelí exige a la palestinos que usen el paso de Qalandiyah, a 20 kilómetros de distancia, donde deben solicitar un permiso de entrada a Israel –que puede tardar semanas en concederse– si desean entrar a un tribunal israelí que está en suelo cisjordano. El tribunal está a 300 metros de la barricada de Beitunia que bloquea el paso y que fue construida en terrenos que son parte de Beitunia.

La restricción infringe una reciente resolución del Tribunal Superior de Justicia para abrir la carretera 443 al tráfico palestino.

Los abogados se han declarado en huelga para protestar por la prohibición y no han aparecido ante el tribunal militar.

El juez militar Arieh Durani criticó ayer la política de impedir a los abogados que representen adecuadamente a sus clientes.

"El tribunal percibe una muy sombría visión del impedimento de las autoridades a la representación de los detenidos al no permitir a sus abogados que pasen por el puesto militar de control” dijo. También dictó una multa de 1.000 NIS a cualquier abogado que se inhiba de representar a un cliente si éste es menor.

Los palestinos ven las nuevas normativas como una violación de sus derechos así como también el hecho de forzarles a reconocer de facto una frontera que está determinada unilateralmente por Israel. Desde 1995, Israel ha tratado de hacer de Qalandiyah el punto norte de entrada del denominado pasadizo de seguridad entre Cisjordania y la Franja de Gaza. Está alejado de la Línea Verde y del área de Latrun, donde los palestinos querían que estuviera el punto de entrada. Toda el área al sur de Beitunia ha quedado gradualmente fuera de los límites palestinos desde el año 2000.

Aunque el ejército israelí tiene la responsabilidad general de esta área, la policía de Jerusalén y la de fronteras están al cargo del puesto militar de control. La policía primero cerró el puesto militar de control hace tres semanas, diciendo a los abogados y familiares de los detenidos que tenían que entrar a través del puesto militar de control de Qalandiyah.

Pero incluso quienes van a Qalandiyah necesitan además un permiso de entrada a Israel, sin ninguna seguridad de que les sea concedido. Además, cruzar por Qalandiyah implica una larga espera y más gastos de viaje.

Los abogados se declararon en huelga cuando las restricciones fueron impuestas por primera vez y enviaron una carta de protesta al Fiscal General, Menajem Mazuz. Pocos días después el puesto militar de control se reabrió para quienes se dirigieran al tribunal militar. Sin embargo, a principios de semana la orden fue impuesta nuevamente.

En 2001 el ejército israelí bloqueo completamente la carretera que une Beitunia con Ramala y los pueblos de los alrededores. Cuando en 2004 el tribunal militar se trasladó desde Ramala a las instalaciones de Ofer, el puesto militar de control fue abierto de forma que abogados y familiares pudieron acceder al tribunal.

Los funcionarios israelíes no asumen la responsabilidad de los puestos militares de control.

La oficina del portavoz del ejército israelí dijo a Haaretz que buscará una respuesta de la policía israelí. El portavoz de la policía israelí dijo a este diario que la policía de Jerusalén y la policía de fronteras son responsables del paso de mercancías, no de personas, y que la respuesta debía obtenerse del Ministerio de Defensa.

Traducido del inglés por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.

Fuente: Rebelión