domingo, 17 de enero de 2010

Sayyed Nasrallah: Derrotaremos al Enemigo; Cambiaremos el Rostro de OM

15/01/2010 Almanar

El secretario general de Hezbollah, Sayyed Hassan Nasrallah, dijo el viernes que en el caso de cualquier confrontación con Israel, la Resistencia hará fracasar los objetivos del enemigo, le derrotará y cambiará el rostro de la región.

Sayyed Nasrallah pronunció un discurso a través de video conferencia ante el Foro Árabe e Internacional de Apoyo a la Resistencia, que se celebró en el Palacio de la UNESCO en Beirut.

Sayyed Nasrallah comenzó su discurso diciendo que Líbano ha abandonado el mito que dice “La fuerza de Líbano está en su debilidad” para adoptar la verdad de que “La fuerza de Líbano está en la solidaridad de su Ejército, pueblo y Resistencia.”

El líder de la Resistencia dijo que Líbano ha logrado la victoria expulsando al ocupante de su tierra y dando a su nación y pueblo el orgullo de disfrutar de una posición nueva y avanzada en el camino hacia la victoria definitiva.

Su Eminencia eligió poner de manifiesto el lado brillante del actual conflicto en su discurso y recordó que las fuerzas de la hegemonía buscaron crear una entidad que constituyera una eterna garantía para sus intereses en la región. “Los sionistas pensaron que habían logrado sus planes cuando fue lanzada la guerra de Octubre de 1973. Esta guerra supuso un punto de inflexión en el conflicto con Israel durante el cual los ejércitos egipcio y sirio pusieron un límite al sueño israelí de expansión. Sin embargo, unos pocos años más tarde, el régimen egipcio sacó a Egipto del conflicto con Israel, lo cual produjo la mayor transformación en la historia del conflicto junto con la entrada de Irán en él.

En 1982, Israel logró invadir Líbano y sus esperanzas de hacer revivir el proyecto del Gran Israel se incrementaron. Sin embargo, la Resistencia fue capaz de lograr la liberación en 2000, cuando las tropas israelíes se retiraron de los territorios libaneses en un anuncio que supuso el fracaso del proyecto del Gran Israel. Más tarde, llegó la Intifada de Al Aqsa que hizo que Israel se sintiera débil y empezara a hablar de una batalla por su existencia. Sin embargo, la Gaza Resistente consiguió otro logro al expulsar también a los ocupantes. Israel prosiguió luego su guerra agresiva contra Líbano y planeó derrotar a la Resistencia en 2006, pero la Resistencia continuó firme, e incluso se reforzó.”

Sayyed Nasrallah concluyó que Israel está viviendo hoy una crisis real: la crisis de liderazgo y mando, la crisis del ejército invencible que ha sido derrotado a manos de los combatientes de la Resistencia y la crisis de confianza en el futuro. “Israel está tratando de encubrir su crisis mediante amenazas diarias que asustan sólo a los abogados de la derrota y los cobardes,” añadió Su Eminencia. “Sin embargo, aquellos que han experimentado la resistencia, echan de menos las confrontaciones para conseguir una nueva victoria y una nueva gloria para su nación.”

El secretario general de Hezbollah dijo luego que Israel se está inclinando hoy hacia los intentos de intimidación y la construcción de asentamientos con la ayuda de algunos países, incluyendo la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad y algunos regímenes árabes. “Sin embargo, hoy por primera vez Israel teme la opción militar y habla de garantías de victoria en cualquier futura guerra.”

Su Eminencia luego hizo notar que la Resistencia había superado los períodos más peligrosos en la región cuando EEUU estaba tratando de transformarla en el así llamado “Nuevo Oriente Medio.”

Tras enfatizar que la Resistencia consiguió sus mejores logros en medio de la peor situación árabe y a pesar de haber sido apuñada por la espalda por algunas fuerzas, Sayyed Nasrallah señaló el el objetivo de las fuerzas hegemonistas era eliminar a los movimientos de Resistencia en Líbano y Palestina y hacer que estos países se sometan a las condiciones norteamericanas e israelíes. “El Nuevo Oriente Medio era el título de la batalla, pero la Resistencia y su pueblo fueron capaces de conseguir victorias. Nuestro pueblo se mantuvo adherido a la cultura de la dignidad y el yihad y rechazó la rendición,” dijo Su Eminencia.
El secretario general de Hezbollah dijo que era posible hablar de un fracaso e impotencia de EEUU en la región. Su Eminencia se dirigió al pueblo de la nación y dijo: “La opción de la Resistencia es veraz, lógica y victoriosa.”

Su Eminencia añadió que el proyecto de la Resistencia y su pueblo necesita todo el apoyo político, legal, mediático y moral para oponerse a la guerra psicológica que ha sido lanzada contra ella. “La resistencia hace frente todavía a muchas amenazas entre las cuales destacan los intentos difamatorios a través de acusaciones de cometer crímenes, estar implicada en el tráfico de drogas o de mantener una actitud de ciega sumisión a Irán y Siria,” subrayó Sayyed Nasrallah. “Las amenazas también incluyen el aislar a la Resistencia y su voz impidiendo que acuda a conferencias y mediante la ley en la que EEUU está trabajando para castigar a las cadenas de televisión árabes por satélite, incluyendo en primer lugar a Al Manar y Al Aqsa.”

“Si yo tuviera que dirigirme a vuestro foro con un llamamiento, os llamaría a apoyar a la Resistencia en contra de esta guerra psicológica, pero os aseguro que esta guerra no nos hará temblar y que haremos frente a ella con paciencia y auto-confianza,” subrayó Sayyed Nasrallah.

El secretario general de Hezbollah concluyó su discurso subrayando que la Resistencia continuará encomendando su alma a Dios y, de este modo, logrando una victoria en cualquier guerra. “Os prometo, como siempre os he prometido, que en cualquier futura confrontación desbarataremos los objetivos de la agresión, derrotaremos al enemigo, lograremos una histórica victoria y cambiaremos el rostro de la región,” dijo Su Eminencia.