lunes, 15 de febrero de 2010

El centro Al-Quds advierte de un plan israelí para expulsar a 20.000 Jerosolimitanos

[15/02/2010 - 09:45 AM]

JERUSALEN OCUPADA, (PIC) - El centro Al-Quds en pro de los derechos jurídicos advirtió de un plan israelí para expulsar de sus hogares a más de 20.000 ciudadanos palestinos en la ciudad ocupada de Jerusalén con el pretexto de no ser residentes autorizados, lo que aceleraría el proceso de judaización de la ciudad santa.

El centro dijo que la familia de Mari Radayda fue informado por la autoridad israelí de ocupación (AIO) que van a ser deportados de su barrio de Ashqariya en Beit Hanina.

Señaló que la IOA está tratando de castigar a la familia de Mari que resultó muerto cuando estrelló un bulldozer que conducía contra un coche de la policía israelí y un autobús público.

En el mismo contexto, el departamento de investigación y documentación del centro Al-Quds ha acusado a la AIO de seguir la política de limpieza étnica y deportar ilegalmente a grandes grupos palestinos de población de sus lugares de residencia permanente con el pretexto de que Israel no los reconoce y carecen de tarjetas de identificación azules.

El departamento agregó que la AIO, al mismo tiempo, sigue la política de sustitución, por la cual trae a israelíes a vivir en Jerusalén y en los territorios palestinos ocupados en lugar del pueblo palestino originario.

Por su parte, la Fundación Al-Maqdsi para el desarrollo de la sociedad, dijo que la AIO ha notificado a los ciudadanos palestinos que viven en el edificio Mahfouz compuesto por 32 apartamentos en Beit Hanina, que su edificio será demolido, señalando que este edificio es el hogar de al menos 160 personas, la mayoría niños.

En otro incidente, el diario Jerusalem Post informó el domingo de que el consejo municipal israelí de la ciudad santa comenzó a preparar la demolición de docenas de viviendas palestinas en el barrio de Silwan.

El periódico dijo que el jefe del Consejo de Nir Barkat dio órdenes a su personal para hacer los preparativos en este sentido, en coordinación con la policía israelí.

Por su parte, los palestinos de los territorios ocupados en 1948, denunciaron enérgicamente al viceministro de Relaciones Exteriores israelí, Danny Ayalon, por pedir que fueran deportados a las tierras que están bajo el control de la Autoridad Palestina (AP).

Ayalon, dijo en un comunicado de prensa a Al-Sharq Al-Awsat que los árabes en Israel no perderían nada si se unieran al futuro Estado palestino.

Los parlamentarios árabes en la Knesset deploraron tales declaraciones y subrayaron que los palestinos de (las tierras ocupadas en) 1948 son los verdaderos dueños de la tierra y los israelíes que fueron traídos de todo el mundo son los que deben abandonar Palestina.