martes, 16 de marzo de 2010

Hundir los barcos - VIDEOS

Habla un ex-oficial de la armada israelí

Michele Giorgio
Palestine Monitor

Es bien conocido que los pescadores de Gaza están entre los más afectados por el bloqueo israelí. El corresponsal de Il Manifesto Michele Giorgio se reunió con un antiguo oficial de la Armada israelí que ahora trabaja con Breaking The Silence (Rompiendo el Silencio) que contó en primera persona cómo fue entrenado para policía pesquera.

Es un ambiente inusual para discutir el drama que los pescadores palestinos viven cada día en las aguas costeras de Gaza. Estamos en una cafetería de Tel Aviv, en la esquina entre la calle Mazarik y la plaza pública Rabin y los ritmos brasileños compiten en el espíritu festivo de la gente que atesta la zona. Sin embargo el capitán de la Armada Israelí, Ido M., de 29 años (que nos pide que no revelemos su identidad porque todavía es reservista) la ha elegido a propósito. «Con esta confusión nadie prestará atención a nuestra conversación, para mi será más sencillo que no me identifiquen», explica el capitán mirando atentamente al representante de la asociación israelí de soldados y oficiales Breaking The silence, que organizó esta entrevista.

Durante mucho tiempo, Ido M., quien hasta diciembre de 2007 estuvo al cargo de una patrullera «Dabur», ha querido «romper el silencio» sobre la conducta de los buques de guerra israelíes contra los pescadores de Gaza. Pero sólo ha podido hacerlo tras dejar la carrera militar. «Todavía me reclaman durante tres semanas al año, pero ya no voy a la mar de Gaza, me negué a ir allí y la Armanda me asignó a una oficina», añade el capitán preparándose para contestar a nuestras preguntas.

¿Durante cuánto tiempo estuvo al mando de una patrullera israelí en las aguas de Gaza?

Casi tres años, antes y después de 2005, pero había participado en misiones en esa zona durante el período de formación en la academia naval.

¿Por qué mencionó 2005, el año de la retirada de Gaza de los soldados y colonos israelíes?

Las normas de conducta y compromiso de la Armada cambiaron tras la retirada. Antes de 2005 las violaciones (israelíes, N. de E.) de las aguas territoriales de Gaza eran ocasionales porque los pescadores palestinos tenían la posibilidad de adentrarse una docena de millas y echar las redes en aguas con más pescado.

Después de 2005 la Armada, por orden del gobierno, comenzó a encoger estos límites, reduciéndolos a la mínima expresión después de junio de 2007, cuando Hamás tomó el poder en Gaza. Al mismo tiempo las normas de compromiso disminuyeron, quiero decir que si en 2002 cada operación militar contra los pescadores tenía que ser coordinada en cualquier momento con el mando central, después de 2005 y sobre todo en 2007, se dejó una gran libertad a los comandantes de las unidades «Dabur». Además, en el pasado cada operación (contra los pescadores) iba seguida de un detallado análisis de lo que sucedía, hoy en día esto no sucede.

¿Cuáles son las normas?

La principal se refiere a la estrecha distancia para pescar permitida a los palestinos de Gaza. Actualmente creo que un pesquero palestino no puede ir más allá de un límite de tres millas de la costa, pero en cualquier caso no es muy relevante. De hecho, cuando salimos a la mar recibimos las órdenes y los nuevos límites decididos por las autoridades políticas. A menudo se reducen todavía más. Nuestro deber es hacer que los pescadores se mantengan en esos límites. La acción de nuestras unidades se vuelve más intensa y represiva en dos corredores, de 1,5 km. de ancho, en esas aguas palestinas que definen los límites este y oeste del espacio autorizado a los pescadores. En estos dos corredores, donde nadie puede entrar y las aguas están calmas, obviamente abunda el pescado, especialmente en primavera. Los pescadores, por consiguiente, tratan de introducirse allí y lanzar sus redes que vendrán después a recoger llenas de pescado. En esos casos la Armada toma la medida de arrestar con dureza a los pescadores, confiscando los barcos, destruyendo las redes y empleando armamento.

Pero esas aguas son palestinas y no israelíes

Por supuesto, lo que le estoy contando siempre sucede en aguas de Gaza. Durante los años en que estuve en servicio activo en esa zona nunca sucedió que algunos palestinos trataran de infiltrarse en aguas territoriales de Israel y durante los últimos años el porcentaje de acciones armadas a través del mar no excedieron el 0,1%.

¿Saben los oficiales y los marineros que se enfrentan a pescadores que sólo tratan de extraer de la mar su medio de vida?

Por supuesto, todo el mundo lo sabe.

¿Discuten esto (éticamente) cuando vuelven de regreso a la base?

Raramente, casi nunca. Cuando eres parte del sistema es muy difícil ponerlo en cuestión. Además, oficiales y marineros quieren obtener resultados para mostrar a sus superiores que la Armada cumple su parte, dando su contribución a la «lucha contra el terrorismo», como el ejército y la fuerza aérea. Incluso aunque el resultado sea el arresto de un pobre pescador y la confiscación de su bote.

Hábleme de cómo y por qué dirige la Armada israelí los arrestos en la mar.

También en este caso las normas oficiales no son tan importantes. A veces, cuando paramos a los pescadores y comprobamos sus documentos, el mando central ordena arrestar a uno o dos de ellos, sin un motivo preciso. Les llevamos a la base de Ashdod donde son entregados a los hombres del Shin Bet (el Servicio Interno de Seguridad), éstos tienen la tarea de interrogarles, pero también de reclutar colaboracionistas.

¿Están informados de ello?

Nuestra labor acaba cuando los arrestados ponen pie en tierra, pero naturalmente sabemos que el Shin Bet trata de obtener información de lo que sucede en Gaza, especialmente desde que Hamas tomó el poder. Sabemos que tratan de convertir a los arrestados en espías, amenazándolos con años de cárcel o, por el contrario, prometiéndoles dinero y permisos especiales.

¿Alguna vez ordenó a sus hombres disparar en dirección a los botes palestinos?

Si, lo hice, y una vez el fuego de las ametralladoras hirió a un pescador. La mayoría de las veces no disparábamos directamente sobre los pesqueros sino sobre la mar, en el lado izquierdo del bote. De esta forma las balas, al rebotar en el agua, caían hacia la derecha con efectos menos letales pero no menos peligrosos. Sé que muchos pescadores de Gaza resultaron heridos por el fuego de nuestras tripulaciones. Una noche los palestinos estaban mar adentro con un barco más grande y algunos pequeños botes que formaban un círculo. Los pescadores también habían encendido algunas lámparas de petróleo tratando de atraer el pescado. Pero estaban más allá del límite prohibido del kilómetro y medio y desde el mando central me ordenaron abrir fuego y hundir uno de los pequeños botes como acción punitiva. Desde mi unidad, un marinero dio algunos avisos en hebreo a los palestinos, después la ametralladora abrió fuego. Uno de los pescadores fue alcanzado en las piernas. Mientras nos alejábamos vimos a sus compañeros tratando de ayudarle.

¿Desobedeció alguna vez una orden mientras estaba en las aguas de Gaza?

Si, o al menos no las ejecuté como querían que lo hiciera. Habíamos arrestado a algunos pescadores. El mando central me ordenó interrogarles, pero se negaban a revelarnos sus identidades. Desde Ashdod insistieron en obtener esa información, contesté que los palestinos continuaban callados. Por lo tanto me dijeron que prosiguiera y les hiciera hablar de la forma que fuera. En ese punto entendí que me estaban pidiendo usar la fuerza. Contesté que no lo haría. Los minutos siguientes fueron realmente difíciles. Tratando de resolver la situación, aparté a uno de los palestinos, que hablaba un poco de hebreo, pidiéndole que nos diera al menos sus nombres. Pero este gesto conciliador le asustó, posiblemente pensó que le iba a pegar, y empezó a llorar a pesar de mis consuelos. Una escena que nunca voy a olvidar.

¿Por qué decidió contar esta historia a los periodistas?

Porque debemos romper el silencio, no podemos estar callados sabiendo lo que sucede en las aguas de Gaza.

VIDEO: La Marina israeli dispara contra pescadores y voluntarios internacionales



ALJAZEERA - Efecto del bloqueo sobre los pescadores de Gaza



Traducido del inglés para Rebelion por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.

*


Pescador palestino Hani al Najar, de 27 años, asesinado por los judios mientras faenaba.