domingo, 14 de marzo de 2010

La mitad de los estudiantes israelíes de enseñanza secundaria se opone a la igualdad de derechos de los árabes

Encuesta
Or Kashti - Haaretz

Casi la mitad de los estudiantes de enseñanza secundaria creen que los árabes israelíes no debe tener los mismos derechos que los judíos de Israel, según el resultado de un nuevo sondeo publicado ayer. La misma encuesta reveló que más de la mitad de los estudiantes denegaría a los árabes el derecho a ser elegidos para la Knesset.

La encuesta, que se dirigió a adolescentes de varios institutos israelíes, también halló que casi la mitad de los que respondieron al cuestionario –el 48 por ciento– dijo que rechazaría las órdenes de evacuar los puestos avanzados y las colonias en los territorios palestinos.

Casi un tercio –el 31 por ciento– dijo que se negaría a hacer el servicio militar más allá de la Línea Verde.

Los resultados completos de la encuesta se presentarán hoy en un debate académico organizado conjuntamente por la Escuela de Educación de la Universidad de Tel Aviv y el Citizens' Empowerment Center in Israel (Centro de Poder de los Ciudadanos de Israel). El simposium se centrará en varios aspectos de la educación cívica en el país.

«La juventud judía no ha interiorizado los valores democráticos fundamentales», dijo el profesor Daniel Bar-Tal, uno de los organizadores de la conferencia.

La encuesta fue encargada el mes pasado por Maagar Mochot, una institución de investigación israelí, bajo la supervisión del profesor Isaac Katz. Tomó un muestreo de 536 encuestados árabes y judíos en edades de los 15 a los 18 años.

El estudio pretende medir las actitudes de los jóvenes hacia el Estado de Israel, su perspectiva con respecto a los nuevos inmigrantes y a los ciudadanos árabes del Estado y sus posturas políticas.

Los resultados dibujan el cuadro de una juventud tendente a filosofías políticas que caen fuera de la corriente principal.

En respuesta a la pregunta de si se deberían conceder a los ciudadanos árabes los mismos derechos que a los judíos, el 49,5 por ciento respondió de forma negativa. El asunto ha puesto de relieve el profundo abismo que separa a la juventud religiosa y laica, con un 82 por ciento de estudiantes religiosos que se oponen a la igualdad de derechos mientras que sólo el 39 por ciento de los estudiantes seglares se hacían eco de ese sentimiento.

La brecha entre laicos y religiosos también se manifestó cuando los estudiantes se enfrentaron a la pregunta de si los árabes debían ser candidatos elegibles a la Knesset. Mientras que el 82 por ciento de ellos con tendencias religiosas respondieron negativamente, el 47 por ciento de los adolescentes laicos estaban de acuerdo. En total, el 56 por ciento dijo que se debería negar totalmente a los árabes este derecho.

El estudio también ahondó en el asunto del servicio militar y el cumplimiento de órdenes que suscitan divisiones políticas.

Mientras que una abrumadora mayoría (el 91 por ciento) expresó el deseo de alistarse en el ejército israelí, el 48 por ciento no obedecería una orden de evacuar puestos avanzados y colonias en Cisjordania.

Aquí también los investigadores señalan nexos religiosos. De los que rechazarían las órdenes de evacuación, el 81 por ciento se declaran religiosos en oposición al 36 por ciento que se declaran laicos.

«Esta encuesta muestra conclusiones que dan una gran señal de aviso a la luz de las fortalecidas tendencias de puntos de vista extremistas entre la juventud», dijo un funcionario del Ministerio de Educación.

El sondeo, que también reveló que un número relativamente elevado de la juventud piensa votar y que la democracia sigue siendo el sistema de gobierno preferido, indica «una brecha entre el consenso sobre la democracia formal y los principios esenciales de la democracia, que prohíben que se nieguen derechos a la población árabe», dijo el funcionario.

«Las diferencias en las posiciones de jóvenes religiosos y laicos, que están creciendo acusadamente desde un punto de vista demográfico, deben ser un motivo de preocupación para todos nosotros, porque ésta será la cara del Estado dentro de 20 ó 30 años», señaló Bar-Tal. «Hay una combinación de fundamentalismo, nacionalismo y racismo en la visión del mundo de la juventud religiosa».

Fuente: www.haaretz.com/hasen/spages/1155627.html

Traducido del inglés para Rebelion
por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.

- Viñeta: LATUFF