miércoles, 17 de marzo de 2010

Los Palestinos de Jerusalén crean cordón humano alrededor de la Mezquita Al Aqsa

[16/03/2010 - 03:55 PM]

Jerusalén ocupada, (PIC) - El portavoz del Movimiento Islámico en las tierras ocupadas en 1948, Zahi Anjidat, dijo que los palestinos de la ciudad santa y los territorios ocupados lograron en la mañana del martes crear un cordón humano protegiendo la Mezquita de Aqsa.

El portavoz afirmó que gran número de hombres y mujeres palestinos de Jerusalén y los territorios ocupados en 1948 lograron crear un escudo humano alrededor de la Mezquita de Al Aqsa con el fin de protegerla de cualquier posible asalto de Israel.

Señaló que grupos extremistas judíos declararon su intención de allanar los patios de la Mezquita de Aqsa después de la ceremonia de apertura de la sinagoga ruina para iniciar otra ceremonia para la construcción del supuesto templo de Salomón.

En el mismo contexto, ayer por la mañana estallaron violentos enfrentamientos en diferentes partes de Jerusalén, especialmente en las inmediaciones de la Ciudad Vieja y la Mezquita de Aqsa, mientras las fuerzas israelíes de ocupación siguen asediando la ciudad santa por cuarto día consecutivo e impidiendo que miles de palestinos lleguen a la santa mezquita.

29 jóvenes palestinos resultaron heridos durante los enfrentamientos, cuatro de ellos fueron tomados prisioneros, entre muchos otros.

Las tropas de las FIO utilizaron porras, gases lacrimógenos, y granadas sónicas, así como policías a caballo y perros para reprimir a los manifestantes palestinos.

El jeque Kamal Al-Khatib, subjefe del Movimiento Islámico en los territorios ocupados, y el jeque Ali Abu Sheikha, alto funcionario del Movimiento Islámico, estaban entre los que fueron asaltados físicamente.

Ante las restricciones impuestas por Israel a la entrada de hombres en la Mezquita de Aqsa, docenas de mujeres palestinas lograron entrar en ella al tiempo que coreaban consignas en respuesta a las voces de los colonos israelíes que se reunieron en la plaza Al-Buraq en preparación para el lanzamiento de un ataque repentino contra la santa mezquita.