domingo, 28 de marzo de 2010

Invasión israelí en el sureste de Gaza mata a 4, hiere a 8, destruye una casa y destroza tierras de cultivo.

Eva Bartlett, In Gaza, 27 marzo 2010



El 26 de marzo, estallaron combates entre la resistencia palestina y las tropas invasoras israelíes cuando jeeps, tanques y excavadoras de las FIO invadieron la Franja, apoyados por aviones de combate F-16, helicópteros Apache artillados y aviones no tripulados sobrevolando la zona.

Dos soldados israelíes murieron y otros 2 resultaron heridos. Los médicos de la Media Luna Roja informan que resultaron muertos tres combatientes de la resistencia palestina, así como 1 civil, Haitam Arafat, de 22 años, a quien dispararon mientras trabajaba en su tierra.

Otros ocho palestinos resultaron heridos, según Muawiyya Hassanin, director de los servicios de urgencias de Gaza. Entre los heridos figuran Osama Abu Dagga, un niño de 6 años, al que dispararon en la cabeza mientras estaba en su casa a 2 km de la frontera. Se encuentra en estado crítico.

Mientras estaba en marcha la invasión, vecinos informaron de varios aviones de combate F-16 israelíes, helicópteros artillados Apache, aviones teledirigidos, unos 20 tanques y 6 topadoras.

Durante la invasión israelí, las ambulancias palestinas no pudieron llegar hasta donde estaban los heridos, fueron demoradas y no pudieron conseguir coordinación de las autoridades israelíes para rescatar a los heridos, aunque el derecho internacional obliga a Israel a conceder este permiso.

Mucho tiempo después de los combates entre la resistencia y las tropas invasoras israelíes, 3 topadoras israelíes destruyeron la casa de Abu Hashem Daggma y las tierras de cultivo circundantes, todo ello a más de 500 metros de la frontera.



"Llegaron alrededor de las 11 de la noche y se quedaron hasta las 3 de la madrugada," acompañados de tanques y refuerzo aéreo, dijo un primo de Abu Daggma, de 15 años que vivía en esa casa hasta ayer.

"No tengo ni idea de por qué destruyeron la casa. Es la tercera vez que la han atacado. Hace ocho meses destruyeron las paredes laterales exteriores. Hace cinco meses destruyeron la pared trasera. Y esta vez acabaron el trabajo," dijo.

Abdel Aziz e Ibrahim Egdiah son propietarios de 1,5 dunams (1 dunam = 1.000 m2) junto a la casa de Abu Daggma.



"Teníamos perejil, rábanos, olivos y palmeras. Algunos de nuestros árboles tenían más de 25 años", dijo Ibrahim Egdiah.

"Doce personas dependen de esta tierra", dijo, echando a un lado una rama de olivo destrozada. "Mish Haram?" ¿No es esto una vergüenza?

Jaber Abu Rjila, residente en Faraheen en el área de Abassan, observó la invasión israelí desde una azotea de la aldea, a un kilómetro de distancia.

"Había hasta 20 tanques en el momento de las invasiones. Los F-16, Apaches, aviones teledirigidos y tanques disparaban cohetes, misiles y fuego de ametralladora. Realmente creí que podrían entrar otra vez en Faraheen."

La casa de Rjila y la granja avícola, a 500 metros de la frontera, fueron devastadas en mayo de 2008, cuando destrozaron sus gallineros, y todo menos un porcentaje de las aves, aperos y cultivos.

Rjila y otros labradores de las zonas fronterizas son constantemente objeto de disparos de las tropas israelíes desde los jeeps de fronteras y desde las torres.

"Muchas personas se preocupan de que Israel pueda regresar y hacer algo peor", dijo Rjila. Hoy, el día después de la invasión, podían verse las topadoras israelíes a la en espera a lo largo de la frontera.