lunes, 19 de octubre de 2009

El consejo de DDHH de la ONU aprobó el informe de Goldstone



Tras las alocuciones de 20 estados y 30 organizaciones no gubernamentales, el consejo de derechos humanos de la ONU aprobó el viernes el informe Goldstone con 25 votos a favor, seis en contra y 11 abstenciones. El Consejo está integrado por 47 miembros.



Votaron a favor: Arabia Saudita, Argentina, Bahrain, Bangladesh, Bolivia, Brasil, Chile, China, Cuba, Djibouti, Egipto, Filipinas, Ghana, India, Indonesia, Jordania, Mauricio, Nicaragua, Nigeria, Pakistán, Qatar, Rusia, Senegal, Sudáfrica, Zambia.

Votaron en contra: Estados Unidos, Italia, Holanda, Hungría, Eslovaquia y Ucrania.

Abstenciones: Bélgica, Bosnia Herzegovina, Burkina Faso, Camerún, Gabón, Japón, México, Noruega, Corea del Sur, Eslovenia y Uruguay.

Se negaron a votar Francia, Reino Unido

Madagascar y Kyrgyzstan no estuvieron presentes en la votación.

Abrió la sesión la Liga Arabe hablando de las continuas agresiones israelíes contra el pueblo palestino así como sus continuas violaciones de los derechos humanos de los palestinos.

Siria, Irán y Libia se adscribieron a la declaración de la Liga Arabe, y Libia que había presentado el informe en la sesión anterior (que luego fue postergado por orden de Abbas), añadió por su parte que el informe se debatiera ahora, se atendieran a las recomendaciones del Juez Goldstone y, además, se remitiera el mismo a la Asamblea General de Naciones Unidas para su consideración y toma de medidas.

El representante Libio añadió que este informe ponía a prueba a la comunidad internacional que tendría que mostrar si el derecho humanitario internacional crea obligaciones legales o si son simplemente "eslóganes de los que se hace mal uso" para conseguir objetivos políticos.

El embajador adjunto de EEUU ante la ONU Alejandro Wolff calificó la resolución de "lamentable" y dijo que contenía elementos que habrían de "discutirse en el seno del acuerdo del estatus final", incluido Jerusalén. Wolff dijo que el informe no trataba adecuadamente la naturaleza asimétrica de la confrontación y que si se aprobaba la resolución aumentaría la división entre Israel y Palestina y demoraría el logro de una paz duradera. Anticipó que votaría en contra e invitó a los presentes a hacer lo mismo. Ningún país se adscribió públicamente a la invitación.

Un portavoz de UN Watch, una ONG pro-israelí, afirmó que Israel había hecho más que EEUU y el Reino Unido en Irak y Afganistán para "proteger los derechos de los civiles durante la guerra en Gaza"

El representante palestino (de Abbas), Ibrahim Kraishi, pidió que la ONU persiguiera a los criminales "sean quienes sean y donde quiera que estén."

Un ex comandante de las fuerzas Británicas en Afganistán, Coronel Richard Kemp, se dirigió al Consejo de la ONU para decir que según su conocimiento y experiencia, Israel "hizo más para proteger los derechos de los civiles en una zona de combate que ningún otro ejército en la historia de las guerras."

Esto fue inmediatamente seguido por la declaración de una ONG israelí, Adalah Centro Legal por los Derechos de la Minoría Arabe en Israel, que dijo que basándose en su dilatada experiencia ante los tribunales israelíes, estos han fracasado en tratar adecuadamente las violaciones de la ley perpetradas por los soldados israelíes. Enumeró leyes y ejemplos de casos que evidenciaban el fracaso de los cuerpos judicial y legislativo israelíes.

Mustafa Barghouti, hablando por el Palestinian Center for Human Rights enumeró los crímenes israelíes de los que había sido testigo como médico en ejercicio en Palestina. Calificó el informe Goldstone como una prueba de integridad de la preocupación de Naciones Unidas por los derechos humanos y el respeto a la Ley.

El representante de Israel dijo que si se adoptaba la resolución esto afectaría negativamente a los "esfuerzos de paz" y la aprobación se vería "recompensada por el terrorismo". Reiteró el derecho de Israel a defenderse. Terminó con una amenaza implícita de su gobierno para dejar de cooperar con el Consejo y sabotear el proceso de paz en Oriente Medio.

La resolución, de tres partes, insta a Israel a parar los asentamientos en Jerusalén Este, a permitir acceso irrestricto a la Mezquita de Aqsa, y al Consejo a remitir a la Asamblea General el informe de Goldstone sobre la Guerra de Gaza. También pide al Alto Comisionado de los Derechos Humanos de Naciones Unidas que continúe informando sobre la situación de los derechos humanos en Palestina.

Francia pidió un pequeño receso para consultas y luego otro más largo de dos horas, a lo que objetó Egipto. A petición de Bélgica que ejercía la presidencia de la sesión, se procedió a la votación, tras la cual el presidente afirmó que transmitiría "urgentemente" la resolución a la Asamblea General de la ONU.

Informe de la sesión aquí (PDF en inglés):

(Resumen de varias fuentes)