martes, 20 de octubre de 2009

Testimonios de Wafa y Ahmed Al-Radea

La operación israelí plomo fundido a través de los ojos de las mujeres palestinas (extracto)

Centro palestino para los DDHH

Entrevistados:
Wafa Al-Radea (37 años)
Ahmed Al-Radea

Fecha del suceso:
10 de enero de 2009

Lugar:
Beit Lahiya

Víctimas:
Wafa Al-Radea: herida
Ghada Al-Radea: herida

Violaciones del Derecho Internacional:

Asesinato intencionado: Grave violación de los Convenios de Ginebra

Objetivo directo: civiles (Artículo 8 (2) (b) (i) Estatuto de la Corte Penal Internacional.

El 10 de enero de 2009, Wafa Al-Radea (37 años) y su hermana Ghada (30 años) fueron alcanzadas por dos misiles disparados desde un avión teledirigido israelí no identificado. Las dos hermanas eran las únicas personas que estaban afuera, en la calle, cuando se produjo el ataque. Wafa, que estaba embarazada de nueve meses, había decidido aprovechar el hudna (alto el fuego transitorio) declarado por Israel para ir a visitar a su doctor; estaba preocupada porque sentía que el momento del parto estaba muy cercano. Las hermanas viven en Beit Lahiya, no había combates por las inmediaciones en aquel momento, y sólo los aviones teledirigidos se mantenían activos por la zona.

Walid, Wafa y Dina Al-Radea © CPDH

Tanto Wafa como Ghada resultaron gravemente heridas en el ataque. Wafa perdió la pierna derecha, que tuvieron que cortarle por encima de la rodilla. Sufrió extensas heridas por el resto del cuerpo, especialmente en la pierna izquierda, que todavía no han curado. Aunque se le proporcionó una prótesis, todavía no puede caminar bien debido a los daños sufridos en su pierna buena. Tiene dificultades para sentarse derecha y padece serios dolores. Las piernas de Ghada sufrieron grandes fracturas como consecuencia del ataque; mientras estaba en el hospital se le infectaron las heridas y se temió que tendrían que amputarle la pierna.

Debido a la extensión de sus heridas, Wafa fue dada por muerta varias veces. Tanto ella como Ghada fueron trasladadas a Egipto para recibir tratamiento, donde permanecieron aproximadamente cinco meses y medio, y volvieron a Gaza el 29 y 27 de junio respectivamente. Ambas hermanas necesitan un intenso tratamiento de seguimiento y fisioterapia. Wafa dio a luz a su hijo, Iyad, por cesárea cuando se encontraba en coma. El bebé nació el 10 de enero de 2009.

El 1 de julio de 2009, el CPDH entrevistó a Wafa y a sus hermanos Ahmed Al-Masri (38 años) y Walid (23 años) en su casa en Beit Lahiya. Wafa recordaba el día del ataque: “Era el 10 de enero, la zona estaba tranquila aunque la vida seguía siendo muy difícil. Yo estaba aterrada. Estaba embarazada de nueve meses. Le pedí a mi hermana Ghada que fuera conmigo durante el hudna para visitar a mi doctor; sentía que me quedaba muy poco para el alumbramiento. Nos encaminamos hacia la cercana clínica del Dr. Hamouda, que está en la calle principal de Beit Lahiya… Nunca llegué a la clínica”.

“En el camino, oí un avión teledirigido”, recordaba Wafa, “hacía mucho ruido. Ghada me dijo que corriera, dijo que el teledirigido iba a atacarnos. Le pregunté cómo podía saberlo y ella me gritó ‘Lo presiento, ¡corre!’. No podía correr, estaba embarazada de nueve meses. No había nadie en la calle, sólo Ghada y yo. Presentí que iban a atacarnos, no había nadie alrededor y el teledirigido hacía tanto ruido... Me oí musitando el shuhadad25. Traté de correr todo lo que pude, pero mi hermana iba por delante de mí”.

Dos misiles disparados desde el teledirigido alcanzaron a las hermanas. “Yo iba detrás de mi hermana antes del ataque”, dijo Wafa, “pero la explosión me lanzó por delante de ella. Dos veces salí catapultada. No tenía ni idea de lo que estaba sucediendo. Me sentía como si hubiera perdido la cabeza. Miré mi pierna izquierda y la vi muy mal, parecía un trozo de carne cruda. No podía ver mi pierna derecha. Todas mis ropas estaban quemadas; era como si tuviera fuego dentro de mí. Casi toda mi ropa estaba quemada, podía ver como mi cuerpo estaba quemado. No podía ver a mi hermana, no sabía qué le había sucedido. Sólo pensaba en que necesitaba que alguien me cubriera, mis ropas y mi cuerpo estaban quemados y yo estaba casi desnuda”.

Un coche pasó por la zona unos quince minutos después del ataque. Los pasajeros llevaron a Ghada al Hospital Kamal Odwan. “Ambas estaban sangrando”, dijo Ahmed, “pero pensaron que Wafa estaba muerta, la cubrieron con una manta y la dejaron”. Tras el ataque, los vecinos llamaron a una ambulancia, que llegó poco después. Wafa fue llevada al hospital Kamal Odwan unos 20 minutos después del ataque. “En Kamal Odwan pensaron que estaba muerta”, dijo Ahmed, “los doctores sólo estaban preocupados por su bebé. No trataron a Wafa en absoluto”.

En el hospital Shifa le hicieron una cesárea y el hijo de Wafa, Iyad, pudo nacer satisfactoriamente. Fue sólo durante la operación cuando los doctores se dieron cuenta que Wafa todavía estaba viva y empezaron a amputarle la pierna. El hermano de Wafa es médico en el hospital de Shifa, contactó con la delegación egipcia que se encontraba allí para pedir ayuda y que la trasladaran a Egipto. “Dijeron que no había esperanza”, dijo Ahmed, “pensaban que se les iba a morir en el camino”.

Finalmente trasladaron a Wafa a Egipto el 12 de enero, cuando aún se encontraba en coma. Walid, el hermano de Wafa, la acompañó. “Era muy peligroso”, dijo Walid, “para llegar a Rafah teníamos que pasar a través de las posiciones israelíes. Había montones de tanques. Antes de que llegáramos al cruce de Rafah, Wafa dejó de respirar. Dijeron que estaba muerta e iban a regresar a Gaza. La delegación egipcia viajaba en el convoy con nosotros y les pedimos ayuda. Trabajaron con su corazón durante treinta minutos. Finalmente, el corazón de Wafa empezó a latir y volvió a respirar”.

“Llegamos al hospital de Zaytun, en El Cairo, alrededor de las ocho de la mañana del día 13 de enero. El viaje nos llevó doce horas. Wafa fue trasladada de inmediato a la Unidad de Cuidados Intensivos. Estuvo allí durante dos semanas antes de que se decidieran a operarla. La operaron seis o siete veces. En la UCI su cuerpo estaba cubierto de vendas, sólo podía verle los ojos. Las enfermeras tardaban seis horas en cambiar sus vendajes”.

Wafa estuvo en coma alrededor de quince días. Según el informe médico, al que el CPDH tuvo acceso, Wafa sufrió numerosas operaciones. Los doctores le hicieron un injerto de piel, poniendo piel del brazo izquierdo en la pierna izquierda.

“Durante la primera operación se intentó salvarle la pierna izquierda”, dijo Walid. “Perdió mucha sangre, era muy peligroso. Los doctores pensaron que había muerto. Dejaron de operarla y la devolvieron a la UCI. Después de cuatro días, Wafa se había estabilizado un poco y entonces trataron de operarla de nuevo. Tuvimos suerte, un doctor, el Dr. Ahmed Shehad, insistió en que había que intentar salvarle la pierna [izquierda]. Los demás doctores pensaban que era inútil, pero él dijo que haría cuanto pudiera. Todos se quedaron tan sorprendidos de que Wafa todavía estuviera viva, era increíble. El equipo médico egipcio tuvo muchas dificultades para tratarla, era el caso más difícil del hospital, tenía todo el cuerpo lleno de heridas”.

“Fui muy afortunada al tener al Dr. Shehad”, dijo Wafa. “Me cuidó, me adoptó. El Dr. Shehad me salvó la pierna…”

Estuvieron haciéndole operaciones a Wafa hasta finales de abril, aproximadamente tres meses y medio después del ataque. Cuando pudo empezar la rehabilitación, se le proporcionó una pierna prostática. “Me llevó un mes aprender a caminar con mi nueva pierna”, dijo Wafa. “Me enseñaron a utilizar la pierna, pero no podía doblarla por la rodilla. Mi propia pierna está muy mal, no puedo utilizarla bien, todavía continúa muy malherida. Necesitaré más terapia. Aún no puedo caminar”.

Fue en Egipto, un tanto recuperada, cuando Wafa supo que había tenido al bebé satisfactoriamente. “Cuando Wafa fue volviendo un poco en sí, le dije que había hablado con su marido”, dijo Walid. “Le dije que él le enviaba saludos, y también sus hijos, y también su hijo Iyad”.

“Yo le dije: ¿Quién es Iyad? No tengo ningún hijo que se llame Iyad”, recordó Wafa. “No podía creer que había dado a luz, pensé que había perdido al bebé”. Después de dos meses, poco a poco empecé a creérmelo, tuve que ver su foto en el teléfono móvil”. Wafa vio a Iyad por vez primera antes de ser entrevistada por el CPDH. “Al principio, no sabía que era mío, después me abrazó. Y ellos me dijeron que ese era Iyad”.

Mientras Wafa estaba bajo tratamiento en Egipto, su hija mayor, Dina, crió a Iyad. “Ahora nos cuida a los dos, a Iyad y a mí”, dijo Wafa.

“Siento mucho dolor por dentro”, dijo Wafa. “No puedo hablar de lo que ocurrió, es demasiado duro. No puedo sentarme aún, me resulta muy doloroso sentarme y levantarme, tengo que tener la pierna [izquierda] en alto”.

Wafa y Ghada fueron el objetivo directo de un avión teledirigido israelí. Eran las únicas personas allí en la calle en el momento del ataque. Dada la tecnología y capacidad de los teledirigidos, es razonable pensar que el operador del avión podía haber identificado a las dos hermanas como mujeres y civiles. El CPDH cree que Wafa y Ghada se convirtieron en objetivo directo, violando normas fundamentales del DIH. Por tanto, el CPDH cree que este ataque constituye el crimen de asesinato premeditado, una grave violación de los Convenios de Ginebra. Además es un crimen de guerra, como aparece definido en el Artículo 8 (2) (b) (i) del Estatuto de la Corte Penal Internacional.

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández, Marwan Pérez, Carlos Sanchis, Andrés Prado y S. Seguí. Revisado por Caty R.

(Rebelión publicará en los próximos días el informe completo traducido al castellano)