martes, 22 de diciembre de 2009

Diputado Israelí afirma que Israel Robó los Órganos a Palestinos Muertos

21/12/2009 Almanar

Israel ha admitido que extrajo órganos de los mártires palestinos muertos en los años noventa sin permiso de sus familias.

Un miembro del Knesset dijo que existen evidencias que muestran que fallecidos palestinos fueron privados de sus órganos vitales mientras estaban en custodia de la policía en Tel Aviv.

El político israelí y líder del partido nacionalista árabe Ahmad Tibi dijo el sábado que una institución médica en Israel había recogido apéndices de cuerpos de palestinos fallecidos en los años noventa.

La admisión siguió a la publicación de un reportaje que incluía una entrevista con Yehuda Hiss, antiguo jefe del instituto forense de Israel, Abu Kabir, que habló del robo de órganos. La entrevista fue realizada en 2000, cuando él dijo que los trabajadores del instituto habían extraído piel, córneas, válvulas del corazón y huesos de palestinos de Cisjordania y Gaza, de árabes israelíes y de trabajadores extranjeros. “Comenzamos a extraer córneas… Lo que fue hecho, fue hecho de manera informal. No se pidieron permisos a las familias. La piel fue a parar a un banco de piel, fundado por los militares para sus usos, tales como el tratamiento de quemaduras,” añadió.

El informe incluyó también una declaración militar, que señalaba: “Esta actividad terminó hace una década y no durará mucho más.”

El ministro de Sanidad de Israel dijo en el reportaje en aquel tiempo que las pautas utilizadas en la realización de las extracciones “no están claras” y que Abu Kabir había estado funcionando durante los pasados 10 años “de acuerdo a la ética y la ley judía.”

A principios de agosto, el periódico sueco Aftonbladet publicó un artículo diciendo que el Ejército israelí había robado los órganos de los cuerpos de los palestinos después de matarlos. Sin embargo, el Ministerio israelí de Asuntos Exteriores reaccionó con irritación al informe calificándolo de “grotesco libelo que incita a un sentimiento antisemita.”

El artículo señalaba que los soldados israelíes estaban matando a palestinos para robarles sus órganos con el fin de venderlos en el mercado negro y arrojó luz sobre el caso de Bilal Ahmed Ganim, un palestino de 19 años, que fue martirizado en 1992 por las fuerzas israelíes en la localidad cisjordana de Imatin.

Donald Bostrom, el periodista que escribió la historia en Aftonbladet, dijo en su reportaje que el cuerpo de Ganim fue secuestrado y devuelto varios días más tarde por los militares israelíes con un corte que iba del estómago al cuello y que había sido cosido de mala manera.

El artículo incrementó las tensiones bilaterales cuando Suecia se negó a disculparse por el artículo indicando que la libertad de expresión le impedía intervenir.

Según el diputado del Knesset, Muhammad Baraka, existen más de 600 cuerpos de palestinos enterrados en lo que Israel llama “el cementerio de los números”. Los expertos sugieren que Israel podría haber recogido órganos de estos 600 palestinos, cuyos cuerpos de han descompuesto ya totalmente.