domingo, 20 de septiembre de 2009

Delegación del Movimiento Free Gaza (Gaza Libre) visita Caracas

Buscan apoyo y solidaridad para seguir desafiando el bloqueo maritimo a Gaza

Free Gaza / ANMCLA.
Caracas, 16 de septiembre de 2009

Free Gaza es una plataforma de acción directa no violenta que en el último año ha desafiado varias veces el bloqueo marítimo israelí a la Franja de Gaza, con pequeñas embarcaciones tripuladas por activistas internacionalistas

La visita se inicia el viernes 18 de septiembre. Su objetivo es explorar formas de apoyo y participación directa en la próxima flotilla, y promover otras iniciativas de solidaridad con las luchas del pueblo palestino.

El viernes 18 de septiembre, una delegación de tres miembros fundadores del Movimiento Free Gaza (Gaza Libre) llegará a Caracas, con el objetivo de dar a conocer sus acciones directas no violentas y buscar apoyo para la Flota Esperanza (Hope Fleet), el próximo desafío al bloqueo marítimo y el más ambicioso hasta la fecha.

Durante su breve estadía, la delegación se reunirá con diversas autoridades bolivarianas, movimientos sociales, comunidad árabe venezolana, sindicatos y estudiantes, entre otros. Una de las propuestas que traen es la solicitud a parlamentarios bolivarianos y líderes sindicales para que se sumen a la Flota Esperanza como observadores internacionales.

Próxima salida, Flota Esperanza

Desde agosto de 2008, Free Gaza ha navegado desde la isla de Chipre hasta Gaza en 7 ocasiones, siendo las primeras embarcaciones internacionales en atracar en la Franja desde 1967. En los primeros desafíos, se utilizaron dos pequeños barcos pesqueros de madera (Free Gaza y Liberty). Los tres viajes siguientes fueron interceptados por buques de la armada israelí.

Ahora, la organización ha ampliado el desafío, a través del proyecto Hope Fleet (Flota Esperanza), el viaje más ambicioso que han organizado hasta la fecha, que debería zarpar antes del invierno mediterráneo (octubre-noviembre). En esta ocasión, cuentan con un carguero mercante, y con otros barcos de pasajeros de mediano tamaño. De ahí su interés en asegurar diversas formas de apoyo para garantizar el éxito de la iniciativa.

Durante su visita, los delegados internacionalistas también buscan promover el movimiento de Boicot y Sanciones a Israel, una medida inspirada en el boicot que acabó con el Apartheid sudafricano, y que es promovida desde Palestina como mecanismo de presión para enfrentar las violaciones israelíes a los derechos del pueblo palestino y al derecho internacional.

Los ciudadanos debemos movernos para "detener la matanza"

La palestina estadounidense Huwaida Arraf, coordinadora de viajes y miembro de la delegación, explica la determinación del movimiento: "No podemos quedarnos sentados y esperar a que Israel decida detener la matanza…". Si los Estados y los organismos internacionales responsables no actúan, afirma, entonces "somos nosotros – los ciudadanos del mundo – los que debemos movernos."

Por su parte, la irlandesa Caoimhe Butterly, coordinadora de Free Gaza en la franja y miembro de la delegación, explica las razones de la visita: "La Revolución Bolivariana y las luchas del pueblo venezolano son una fuente de inspiración para nosotros", afirma. Por ello, "sería un honor tener relaciones más directas y profundas."

Acción directa por la dignidad humana

El Dignity, que partió rumbo a Gaza a comienzos del ataque israelí del año pasado, fue interceptado por la armada israelí en aguas internacionales. "Los buques de guerra surgieron de la oscuridad", afirma Butterly, coordinadora del viaje que casi acaba con sus huesos en el fondo del mar. "Nos embistieron tres veces… empezamos a achicar agua y, por unos minutos, todos temimos por nuestras vidas."

A mediados de enero, el Spirit of Humanity, que viajaba con 3 toneladas de suministros médicos, tuvo que dar media vuelta, al ser amenazado de hundimiento por las autoridades militares israelíes. Finalmente, en julio, su barco fue secuestrado por la armada israelí, sus miembros detenidos por hasta 9 días, y sus equipos saqueados. En la tripulación viajaban Cynthia McKinnley, ex diputada afroamericana de EEUU y candidata presidencial por los Verdes, y Mairead Maguire, irlandesa, premio Nobel de la Paz 1976.

Adam Shapiro (EEUU), tercer miembro de la delegación, es cineasta independiente, activista de derechos humanos y cofundador junto con Huwaida Arraf del Movimiento de Solidaridad Internacional (ISM). "Volveremos a Gaza otra vez, y otra, y aún otra más", afirma. "No hemos pedido el permiso de Israel ni pensamos hacerlo."

Un movimiento de derechos humanos

El movimiento Free Gaza está conformado por voluntarios de países de Europa, EEUU, Israel y Palestina y por observadores internacionales que se suman a la tripulación, para testimoniar de primera mano las repercusiones de la violencia israelí contra el pueblo palestino. En todos los viajes, realizan traslados de una modesta pero acuciantemente necesaria ayuda humanitaria.

Entre sus principios, se encuentran la resistencia no violenta y el respeto a los derechos humanos sin discriminación de ninguna clase, así como la defensa el derecho de los legítimos habitantes de los territorios ocupados desde 1967 a gozar de libre acceso a su territorio, y el derecho de los refugiados a regresar a sus tierras y propiedades.