domingo, 20 de septiembre de 2009

El enviado de Obama fracasa en su misión de paz en Israel

Mitchell no logra organizar una cumbre palestino-israelí

ELÍAS ZALDÍVAR - Jerusalén - 18/09/2009 019:00

Sólo un milagro podrá salvar el proceso de paz entre israelíes y palestinos tras el fracaso del enviado del presidente estadounidense, Barack Obama, para Oriente Próximo, George Mitchell, quien debía convencer a las dos partes de que reanudasen sus negociaciones, interrumpidas desde principios de año.

Para el presidente norteamericano sería el mayor revés diplomático en esta zona, y una manifestación de debilidad a ojos de los palestinos y del mundo árabe por no presionar lo suficiente a Israel, que cuenta en Washington con su principal aliado en el mundo.

La misión de Mitchell consistía en conseguir que el primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Palestina (AP), Mahmud Abás, accediesen a participar con Obama en una cumbre en Nueva York durante la Asamblea General de la ONU en la que los tres proclamarían la reanudación de las negociaciones de paz. (...)

"No acepto las condiciones de los palestinos", afirmó a la televisión Netanyahu, dispuesto a participar en la conferencia pero "sin condiciones".