domingo, 20 de septiembre de 2009

Gaza, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad

La misión de la ONU sobre Gaza ha publicado su informe. Los medios dicen que iguala Israel y Hamas en la realización de crímenes de guerra. Falso. El informe resulta abrumador ante todo para Israel.

Alain Gresh | 17-9-2009 a las 17:40
Kaosenlared

La misión de las Naciones Unidas sobre los acontecimientos de Gaza ha hecho público su informe el 15 de septiembre, disponible en inglés con el título: "Human Rights Situation in Palestine and Other Occupied Arab Territories. Report of the United Nations Fact Finding Mission on the Gaza Conflict". Es un texto de más de 570 páginas, resultado del trabajo de varios meses realizado por la comisión presidida por el juez sudafricano Richard Goldstone, un antiguo miembro del tribunal constitucional de su país y antiguo procurador del tribunal penal internacional sobre la exYugoslavia (TPIY) y sobre Ruanda (TPIR).

Esta misión ha ido en dos ocasiones a Gaza; el gobierno israelí le ha prohibido el acceso a Cisjordania y a Israel, pero ha podido oír a testigos israelíes (entre ellos el padre de Gilad Shalit) en Amman. Ha efectuado también un cierto número de audiciones públicas (sobre su programa detallado leer, "United Nations Fact Finding Mission on the Gaza Conflict", que da los enlaces con las audiciones).

Si se escucha a los comentaristas de los medios, si se lee la prensa, se tiene la impresión de que el informe equipara a los dos protagonistas, Israel y Hamas. Efectivamente, el informe afirma que los dos son culpables de "crímenes de guerra", incluso de "crímenes contra la humanidad". Se estaría pues ante una especie de equilibrio... De hecho, nada es más falso. Y la lectura del informe (hay que preguntarse si quienes hablan de él lo han leído), es abrumador ante todo para Israel.

Uno de los elementos más interesantes del informe es la cronología detallada en el capítulo III de los acontecimientos entre el 18 de junio de 2008, fecha de la firma de un alto el fuego entre Israel y Hamas bajo la égida de Egipto, y el comienzo de la ofensiva israelí. Resulta claramente del trabajo de la comisión que:

- Israel no respetó sus compromisos de abrir los puntos de paso en Gaza y ha mantenido una política de bloqueo contra la población, privándole de productos de primera necesidad;

- El alto el fuego fué, en general, respetado por las dos partes hasta comienzos de noviembre.

- El comienzo de la escalada tuvo lugar el 4 de noviembre, como consecuencia de una incursión israelí.

Esto confirma que, contrariamente a lo que repiten la mayor parte de los medios y también el presidente de la República (francesa ndt), no fue Hamas quien rompió el alto el fuego.

Otro punto fuerte del informe, el nexo entre la ofensiva contra Gaza y el conjunto de la política israelí. Así, según el punto 1674 del texto, esta operación está en línea con los "objetivos políticos israelíes sobre Gaza y los territorios ocupados en su conjunto". No se puede pues comprender la ofensiva israelí como un único conjunto de objetivos militares. El punto 1675 explica que esta ofensiva no puede ser vista independientemente de la "política de bloqueo que ha precedido a la operación y que representa, según la comisión, un castigo colectivo infligido intencionalmente por el gobierno israelí al pueblo de Gaza".

El punto 1676 subraya: "Numerosas medidas adoptadas por Israel en Cisjordania durante y después de la operación militar contra Gaza han reforzado el control israelí sobre Cisjordania, incluyendo Jerusalén, y muestran una convergencia de objetivos con las operaciones militares en Gaza. Entre estas medidas, un aumento de la expropiación de las tierras, la destrucción de las casas, permisos para construir en las colonias, restricciones más severas a los procedimientos que permiten a habitantes de Gaza permanecer en Cisjordania".

El párrafo 1683 está consagrado al principio de proporcionalidad, un principio que André Glucksman y Bernard-Henri Levy afirman no comprender. Les aconsejamos su lectura. "La comisión reconoce que todas las muertes no representan una violación del derecho humanitario. El principio de proporcionalidad reconoce que en condiciones muy estrictas, acciones que han ocasionado muertos civiles no son forzosamente ilegales". Pero, "las acciones de las fuerzas israelíes y las declaraciones de los responsables militares y políticos antes y durante las operaciones indican que, de forma global, estaban basadas en una política deliberada de uso desproporcionado de la fuerza apuntando no al enemigo sino a infraestructuras que les soportan lo que significa aquí la población civil". Y el informe subraya que el ataque comenzó la mañana de un día laborable a las 11:30, una hora en la que las calles están repletas, los escolares vuelven a casa, etc.

El punto 1691 concluye que para las autoridades israelíes, los ataques desproporcionados, los realizados contra la población civil y la destrucción de edificios civiles son medios legítimos.

Uno de los puntos más importantes concierne a la ausencia de investigaciones serias llevadas a cabo por las autoridades israelíes sobre los crímenes de guerra (puntos 1756,1757 y 1758).

Ello refuerza, según la comisión, la necesidad de utilizar el principio de jurisdicción universal que permite a tribunales nacionales juzgar a personas de nacionalidad extranjera acusadas de crímenes de guerra o de crímenes contra la humanidad. Leer, en Le Monde diplomatique de septiembre, el artículo de Sharon Weill, "De Gaza a Madrid, el asesinato selectivo de Salah Shehadeh".

El informe no salva a Hamas, pero está claro que no hay equivalencia en el texto entre una simple organización y un estado soberano. Por otra parte, el gobierno israelí no se ha equivocado. Ha decidido emprender una gran ofensiva diplomática para contrarrestar los efectos del informe, relatan Barak Ravid, Jack Khoury y Avi Issacharoff en Haaretz el 16 de septiembre, "Israel girds for diplomatic war over 'biased' UN Gaza report". El temor expresado es ver responsables israelíes llevados ante la Corte penal internacional.

Según un despacho de la AFP proveniente de Jerusalén:

"Vamos a hacer todo lo posible para impedir que haya consecuencias jurídicas de este informe demostrando que es deshonesto y políticamente sesgado", ha afirmado en la radio pública Gabriela Shalev, la embajadora de Israel ante la ONU. (...) En un comunicado, el presidente Shimon Peres ha estimado que este informe “se burla de la Historia". "Los autores no distinguen entre los agresores y quienes se defienden. Fué Hamas quien inició esta guerra cometiendo crímenes horribles. Este informe confiere una legitimidad al terrorismo y no tiene en cuenta el deber de Israel de defenderse", ha afirmado Peres. "Goldstone no habría escrito este informe si sus hijos vivieran en Sderot", una ciudad del sur de Israel regularmente atacada por los cohetes palestinos, ha añadido el presidente israelí.

Como es de origen judío, el juez Goldstone ha sido violentamente atacado como "judío avergonzado". Entrevistada por la radio militar israelí, su hija a afirmado que su padre es un "judío sionista".

El portavoz del Quai d'Orsai (Ministerio de asuntos exteriores francés ndt), Bernard Valero, ha declarado el 16 de septiembre que "los hechos expuestos en el informe de la comisión Goldstone son de una extrema gravedad y merecen la mayor atención (...). Francia estudia actualmente el documento en detalle, así como sus recomendaciones, sobre las que es aún demasiado pronto para pronunciarse".

El informe, sin embargo, omite un problema importante que había sido subrayado por Richard Falk, informador especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados desde 1967, en un artículo de Le Monde Diplomatique de marzo de 2009, "Necesaria inculpación de los responsables de la agresión contra Gaza":

"Israel ha hecho todo para sesgar esta percepción obteniendo de los medios y de los diplomáticos que se concentren sobre una sola cuestión de derecho internacional: ¿su uso de la fuerza era o no "desproporcionada"?. Sin embargo, esta forma de plantear el problema oculta la cuestión fundamental: la de saber si estos ataques tenían en definitiva, en el sentido jurídico, un carácter "defensivo".

Y ahí, entramos en el terreno político y el hecho fundamental abordado de forma oblicua por la comisión (no era su mandato), el origen del conflicto y el hecho de que resulta de la ocupación ilegal de los territorios palestinos por Israel desde hace más de 40 años, en violación de todas las resoluciones de las Naciones Unidas...

publicado miércoles 16 de septiembre de 2009 en:

http://blog.mondediplo.net/2009-09-16-Gaza-crimes-de-guerre-crimes-contre-l-humanite

Traducido por Faustino Eguberri para Kaos en la red a partir de http://www.france-palestine.org/imprimersans.php3?id_article=12617