domingo, 20 de septiembre de 2009

El líder de Hizbulá dice que el fracaso de Mitchell es una treta para presionar a los árabes

Beirut, 18 sep (EFE)

El líder del grupo chií Hizbulá, Hasan Nasralá, afirmó hoy que el fracaso de EEUU para reanudar el proceso de paz en Oriente Medio es en realidad una treta para presionar a los árabes con el fin de que normalicen sus lazos con Israel.

Nasralá, que pronunció hoy un discurso por videoconferencia, se refería a las gestiones del enviado de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, que culminó hoy una gira por la región, sin haber logrado que israelíes y palestinos acepten reanudar el diálogo de paz, estancado desde finales de 2008.

"Hay dos explicaciones para este fracaso: o bien que (Mitchell) fue incapaz de presionar a Israel para una paralización temporal de los asentamientos, o bien, que es lo que yo sostengo, se trata de un treta de la Administración de Obama para presionar a los árabes para que tomen medidas para la normalización con Israel", señaló.

Durante los cinco días que ha durado su visita por Israel, los territorios palestinos, Líbano, Jordania y Egipto, Mitchell ha intentado sin resultados convencer a las autoridades israelíes de que detengan las colonias, mientras que ha presionado a los árabes para que normalizaran sus lazos con los israelíes.

"Si la gran Administración de EEUU no es capaz de presionar a Israel, ¿cómo puede anunciar un compromiso de paz en Oriente Medio?, se preguntó Nasralá en el discurso, transmitido por las televisiones árabes y pronunciado con motivo del Día mundial de Jerusalén (Al-Quds).

El clérigo chií apuntó que "cualquier reconocimiento o paz con Israel por cualquier estado árabe es 'haram" (prohibido)" y que "ningún árabe, cristiano o musulmán, tiene derecho a abandonar cualquier pizca de tierra palestina o sus aguas porque la entidad israelí es agresiva y su ocupación es ilegal e ilegítima".

También, agregó que ningún Estado tiene derecho a impedir el regreso a "la Palestina" histórica de sus verdaderos habitantes y que este territorio no solo pertenece a los palestinos, sino también a toda la nación árabe.

Por otro lado, Nasralá advirtió a Israel de que no intente atacar al Líbano, ya que "la próxima guerra cambiará la cara de la región" y las tropas israelíes será "aplastadas, destruidas y dispersadas, si Dios quiere".

En cuando a la situación política del Líbano, solicitó a los responsables libaneses que no empujen al país a lo que describió como tensiones políticas, sectarias y de seguridad, y les pidió que estén tranquilos, y sean sabios y razonables en sus esfuerzos para la formación de un nuevo Gobierno.

"El camino para la formación de un Ejecutivo es mejor que empujar al país hacia la destrucción", aconsejó Nasralá.

En el discurso de unos 67 minutos de duración, hizo mención también a Irán, aliado de Hizbulá, y pidió un alto el fuego entre el Gobierno yemení y los rebeldes chiíes.

Sobre la República Islámica, acusó a los gobiernos y medios de comunicación árabes de planear el derrocamiento del régimen de Teherán con el apoyo a las recientes protestas de la oposición iraní.

Asimismo, comentó la decisión, anunciada ayer, del Gobierno de EEUU de abandonar el proyecto de un escudo antimisiles en Europa del Este.

"¿Habéis descubierto ahora que los misiles iraníes no son una amenaza para vosotros?", se mofó Nasralá.

Fuente: Yahoo

* ver también: Sayyed Nasrallah: Nunca Reconoceremos el Derecho de Israel a Existir