viernes, 28 de agosto de 2009

Diálogos de besugos. Hablemos (otra vez) del proceso de paz

Alberto Arce - 27.08.09
palestina.cat

El emperador levanta el dedo índice, con magnanimidad, y las inundaciones se detendrán. Todos los súbditos se postran y aplauden el esfuerzo del emperador así como su inequívoco compromiso con el bienestar de su pueblo. Ha dicho que se detendrán las inundaciones. Pero sigue lloviendo. Da igual. El Emperador ha dicho que se detendrán las inundaciones.

Casi todos los medios nos desayunan hoy con la noticia de que "Netanyahu ofrece a Obama congelar los asentamientos durante nueves meses" a la vez que la califican como un progreso que permitirá retomar la conversaciones de paz, ese proceso de paz que dura al menos 17 años.

Ocho meses le ha llevado a Obama conseguir una declaración de Netanyahu. Una declaración que equivale a cualquier declaración. Veamos, no obstante, lo que ha declarado el Primer Ministro israelí: la congelación de los asentamientos es temporal, no se incluyen las 2.500 viviendas en marcha, no se incluye Jerusalén, ciudad tan ocupada como Cisjordania lo es, las necesidades naturales de la población permitirán la construcción de los servicios públicos necesarios y finalmente: los palestinos deberán cumplir también con una serie de requisitos, propuestos por Israel. Si esto no sucediese, se retomaría el crecimiento de los asentamientos.

Da igual. Ya tenemos proceso de paz en marcha. Hay que encargar los viajes, las mesas y los caterings. Las coberturas especiales.

Entre las demandas que Netanyahu plantea, tal y como recoge la prensa israelí al detallar la agenda de su viaje a Europa, la principal parece ser el reconocimiento por parte palestina de Israel como Estado judío pero se incluye también que cualquier acuerdo de paz debe declarar explícitamente que el conflicto ha finalizado al mismo tiempo que impida reclamaciones posteriores.

La Autoridad Nacional Palestina aceptará prácticamente cualquier propuesta que haga Israel. Por supuesto. Primero porque después de tanto años de renuncia, y como prioridad, ahora no pueden permitirse el lujo de perder los guardaespaldas que Israel les ha proporcionado. Y más allá de su protección y prebendas, la mística de los dos estados, de la estatalidad como solución al problema de la ocupación solventará el cada vez más complicado papel de Abu Mazen como Presidente y permitirá solidificar y perpetuar la idea de que Palestina tiene futuro. Además de mantener, con apoyo internacional, a la clase dirigente de la OLP y Al Fatah, junto a todas sus organizaciones paralelas, perfectamente instalados en un sistema de gestión logística de la ocupación a cambio de las pertinentes comisiones. Gaza seguirá hundiéndose, el Muro avanzará, los palestinos se convertirán definitivamente en prisioneros de los ghettos.

Pero para quien acepte disciplinadamente, no proteste y se sume al futuro diseñado siempre habrá un proyecto con financiación extranjera del que extraer un sueldo gestionando el refuerzo del diálogo, la compra de medicamentos o la reconstrucción de infraestructuras destruidas. Siempre habrá terroristas contra los que luchar, crisis humanitarias e instalaciones que romper para poder reconstruirlas solidariamente después.

¿Es que no queréis que los palestinos tengan hospitales? preguntan, manteniendo el sistema realmente existente lo suficientemente engrasado. Hay demasiado en juego para romper la baraja por algo que vale tan poco como un análisis honesto respecto a los principios en los que se fundamenta la lucha palestina.

Nunca olvidaré como se redactaban proyectos de envío de medicamentos al hospital Al Awda de Gaza mientras este era bombardeado y sus paramédicos asesinados. Pregunta: ¿No deberías elevar una firme protesta tras el bombardeo de aquello que estás pagando? Respuesta: "ya sabes como son las cosas. Yo sólo hago mi trabajo y necesitan medicamentos". Protestar contra un asesinato o un bombardeo no genera comisión. Gestionar fondos sí. Claro que los palestinos deben tener hospitales. Porque Israel no los bombardee. No porque todo se rompa y reconstruya una y otra vez sin abrir la boca y con el 6% en el bolsillo. Sentaos a la mesa y comeréis. Lo que nosotros os demos. El mensaje está claro.

Ahora bien, volviendo a los principios. Si los palestinos se sientan a negociar una vez más, cuando comienza el año 16 después de Oslo, con estas precondiciones, estarán aceptando constituir un "Estado" dividido en dos unidades territoriales aisladas entre sí. Gaza y Cisjordania. Aceptarán un Estado creado sobre el 22% del territorio y que además en su plasmación Cisjordana se encontrará dividido a su vez en cantones, inconexos entre sí, rodeados por el Muro y las alambradas y jalonados por cientos de controles militares israelíes con el objetivo de proteger a los más de 300.000 colonos judíos que se han insertado ilegalmente en su territorio.

Se olvidarán, aceptando el concepto de Estado judío, de la segregación racial a la que más de un millón de palestinos están sometidos dentro de las fronteras de Israel y renunciarán definitivamente a la aplicación del derecho al retorno.

Israel ha tomado sus decisiones. La Autoridad Nacional Palestina también, Estados Unidos y Europa no andarán nunca a la zaga. Y los cientos de personas y organizaciones que viven alrededor de la gestión de la ocupación, estarán muy ocupadas para reflexionar al respecto porque tendrán que entregar un proyecto la semana que viene. La urgente siempre sirve para que no se hable de lo necesario.

Sobre todo, cuando el proceso de paz avanza. Como lleva avanzando casi dos décadas. ¿Qué será de todos nosotros si un día no tenemos un proceso de paz al que agarrarnos?

El diálogo de besugos en que se ha convertido el debate en torno a la situación en palestina queda perfectamente explicitado en la siguiente conversación entre una periodista árabe e Ian Kelly, portavoz del departamento de Estado norteamericano respecto a su negativa a aceptar los asentamientos israelíes:

Periodista; ¿que significa que no aceptamos este tipo de comportamiento?

Kelly: Significa que este comportamiento es algo que el gobierno de los Estados Unidos considera que no debería ser hecho. Es algo que no deberían hacer.

Periodista: ¿ y que va a hacer el gobierno si este comportamiento continúa?

Kelly: Continuaremos protestando.

Periodista: eso no marcará la diferencia.

Kelly: lo sabemos.

Periodista: ¿y?

Kelly: así es. Simplemente no nos gusta que lo hagan. ( [1] )

Y para no poner siempre el peso de la responsabilidad en Estados Unidos e Israel, veámoslo en las palabras de Nigel Milverton, responsable de la misión de la Unión Europea ante el paso de Rafah (EUBAM-RAFAH). Sí, esa persona que lidera un equipo de policías europeos bien pagados y que desde hace dos años, mientras esperan en un hotel israelí, tiene como misión garantizar la apertura de un paso fronterizo que se encuentra cerrado. Cuando se le pregunta por su papel en la apertura de Rafah responde por email:

"La Misión de asistencia fronteriza de la Unión Europea en Rafah es una tercera parte neutral invitada por las partes para facilitar la apertura del puesto fronterizo en los términos del Acuerdo sobre Acceso y Movimiento acordados por Israel en 2005. Desde que las operaciones fueron suspendidas en junio de 2007, la Misión se ha mantenido a la espera para retomar sus operaciones en cuanto se alcance un acuerdo político. Mantener la Misión demuestra el compromiso de la UE con la paz en la región. "

Pero, ¿ese puesto fronterizo no lleva 26 meses cerrado? No hagas preguntas estúpidas. Eso no importa. Hablemos de nuestra apuesta por la paz y, sobre todo, no dejemos sin trabajo a todos esos funcionarios.

__
[1] Conversación entre Nadia Hijab y el portavoz del departamento de estado nortamericano, Ian C. Kelly. http://www.agenceglobal.com/Article.asp?Id=2108