lunes, 24 de agosto de 2009

Periódico Sueco: Soldados Israelíes Asesinan a Palestinos por sus Órganos

18/08/2009 Almanar

Un destacado periódico sueco informó esta semana de que los soldados de ocupación de Israel están secuestrando y asesinando a palestinos con el fin de extraerles sus órganos, informe éste que ha generado una condena furiosa y las acostumbradas acusaciones de “antisemitismo” por parte de círculos pro-israelíes, como sucede siempre que se denuncian los crímenes y atrocidades de Israel.

“Ellos roban los órganos de nuestros hijos,” señaló el titular del mayor diario de Suecia, el Aftonbladet, de tendencia de izquierda. El diario cita a un palestino que denunció que hombres jóvenes palestinos de Cisjordania y Gaza habían sido capturados por el Ejército de ocupación israelí y sus cuerpos habían sido devueltos a sus familias sin sus órganos.

“Nuestros hijos están siendo utilizados como donantes de órganos involuntarios,” señalaron parientes de Jalid, de Nablus, así como la madre de Raid, de Yenin, y los tíos de Mahmud y Nafis, de Gaza. Todos ellos desaparecieron durante unos días y fueron devueltos una noche muertos y sin los órganos,” escribió el periodista Donald Boström en su reportaje.

El artículo de Boström traza un vínculo con la reciente desarticulación de una supuesta red criminal en Nueva Jersey. Esta red incluía a varios rabinos estadounidense y a Levy Izhak Rosenbaum, que hace frente a los cargos de conspiración al actuar presuntamente de mediador en la venta de un riñón humano para un transplante.

Boström citó también el incidente de un supuesto robo de órganos en 1992, durante el estallido de la Primera Intifada palestina. Él señaló que el Ejército israelí secuestró a un muchacho conocido por arrojar piedras a las tropas israelíes. El joven fue asesinado por disparos en el pecho, en el estómago y en ambas piernas antes de ser llevado a un helicóptero militar, que le transportó a un “lugar desconocido para sus familiares.”

Cinco noches más tarde, su cadáver fue devuelto envuelto en sábadas verdes de hospital.

“El sonido de las palas se mezclaba con las risas de los soldados israelíes que estaban bromeando entre sí, esperando para irse a casa. Cuando Bilal fue colocado en su tumba, su pecho quedó al descubierto y de repente quedó claro a todos que sus órganos habían sido extraídos. Bilal, sin embargo, estuvo lejos de ser el único joven palestino en aparecer con un corte efectuado desde su estómago hasta su cuello,” escribe Boström.