miércoles, 16 de septiembre de 2009

VIDEO Al Jazeera: Guardianes israelíes "humillaron a las reclusas"

Miércoles, 16 de septiembre 2009
Al Jazeera

Un grupo de ex presas palestinas que estuvieron detenidas en cárceles israelíes han acusado a los guardianes de la prisión de realizar "humillantes" cacheos corporales internos en violación del reglamento de prisiones de Israel.

En un reportaje exclusivo, la ex cautiva Sabreen Abu Amara dijo a Nour Odeh, de Al Jazeera, que pasó seis años viviendo con miedo del intrusivo y degradante tratamiento a manos de guardias israelíes.

Abu Amara, dijo que los guardianes cachean a las reclusas integralmente desnudas, forzándolas a veces a permanecer en cuclillas y a ser sometidas a un examen interno a fondo.

Una abogada está recabando ahora pruebas de 10 reclusas que dicen que fueron cacheadas en cueros, con objeto de presentar una queja oficial.

El Dr. Mahmoud Saiwail, director de un centro de tratamiento y rehabilitación para víctimas de la tortura en Ramallah, dijo que cree que el presunto trato a las mujeres constituye una forma de tortura.

"Por lo general las víctimas de tortura son reacias a buscar ayuda de profesionales", dijo.

"Nos acercamos nosotros a ellas porque la vergüenza es un síntoma cardinal. No son ellas las que vienen a nosotros.

"Lo que nos preocupa no son las consecuencias inmediatas de la tortura, sino las consecuencias remotas de la misma, que pueden aparecer después de muchos años en forma de problemas sociales y familiares."

Las autoridades penitenciarias israelíes respondieron más tarde a las acusaciones, diciéndole a Al Jazeera que sus cacheos de las presas se llevaron a cabo de acuerdo con el reglamento.

"Violación del derecho internacional"

Leah Tsemel, una abogada israelí que ha estado representando a las cautivas palestinas, dijo a Al Jazeera, que el principal problema al que se enfrentan las presas es el de estar recluidas en Israel, en vez de en Cisjordania o Gaza.

El principal problema es que son clasificadas como prisioneras de seguridad y no como prisioneras políticas, como debería ser, y tienen menos derechos que cualquier presa común.

"Las están transfiriendo de sus lugares en Cisjordania o en la Franja de Gaza a Israel, lo que contraviene totalmente las convenciones internacionales, tales como la Convención de Ginebra.

"La gente de los territorios ocupados debe permanecer en sus propios territorios."

"También las transfieren a Israel para someterlas a juicio, en lugar de juzgarlas en los territorios ocupados, como deberían, de acuerdo con la Convención de Ginebra", dijo.

"Apenas pueden recibir visitas familiares y no pueden mantener ninguna conversación telefónica. Incluso la visita de la familia, cuando se produce, es con un cristal de por medio y se tiene que hablar por teléfono con el familiar desde detrás del cristal. Así que es una situación de intimidación total."

También dijo que a las mujeres reclusas que tienen hijos en la cárcel, se los quitan al cumplir dos años el niño.