sábado, 5 de diciembre de 2009

Informe halla que la nueva doctrina de guerra israelí apunta a los civiles

Comunicado de prensa, The Public Committee Against Torture in Israel
3 de diciembre 2009

El Comité Público contra la Tortura en Israel (PCATI) publicó hoy [2 de diciembre de 2009] un nuevo informe que expone los cambios en la doctrina de combate de Israel como quedó en evidencia en el procesamiento de la operación "Plomo Fundido" y en numerosas declaraciones públicas orales y escritas hechas por altos oficiales militares de alta graduación y funcionarios de alto nivel del gobierno israelí.

El informe, "Sin pensarlo dos veces: Cambios en la doctrina de combate de las FDI a la vista de la operación 'Plomo Fundido', demuestra que la aplicación de Israel de una nueva doctrina de combate durante las hostilidades en Gaza, se basa en dos principios:

"Cero Bajas": La completa prioridad de evitar bajas en las IDF [ejército israelí] sin tener en cuenta el mayor riesgo para los civiles palestinos. La aplicación de esta política es evidente en la utilización masiva de la potencia de fuego, el uso de armas de fósforo blanco en zonas densamente pobladas, y en disparar contra los palestinos en las calles, sin discriminación entre combatientes y civiles, esto incluso después de que las FDI ordenaran la evacuación de residentes de las casas civiles.

"Doctrina Dahiyah": Denominada así tomando el nombre del distrito residencial de Dahiyah en Beirut, donde Hezbollah contaba con apoyo y también tenía su sede. El distrito fue bombardeado masivamente por el ejército israelí durante la Segunda Guerra del Líbano. La doctrina promueve el ataque de la infraestructura civil con objeto de causar una gran destrucción y sufrimiento entre la población civil a fin de fomentar la oposición popular a los opositores de Israel (es decir, Hamas y Hezbollah).

Como resultado de la aplicación de estos principios, los combates en la Franja de Gaza causaron grandes e intencionados daños a la infraestructura civil, al tiempo que causaron la matanza de cientos de civiles no combatientes (a pesar de la ausencia de una política oficial de matar intencionalmente a civiles ). Los actos de Israel contradicen directamente las declaraciones oficiales afirmando que el ejército israelí actuó de conformidad con el derecho internacional humanitario y tomó todas las medidas posibles para evitar dañar a los civiles no militantes.

Esta doctrina de combate mancha moralmente a los ciudadanos de Israel. Puede conducir a un aislamiento internacional cada vez mayor de Israel y a una situación donde los soldados israelíes, funcionarios y líderes se vean frente a detenciones fuera de Israel y sean acusados de crímenes de guerra. Los autores del informe resumen: "Un cambio tan fundamental en la doctrina de combate de las FDI, que tiene una repercusión tan grande, no sólo debería considerarse en los foros cerrados del Cuartel General y del Gabinete de Seguridad, sino que demanda una sustancial discusión pública."

Descargar el informe completo

Fuente: Electronic Intifada