miércoles, 2 de diciembre de 2009

La UE estudia rechazar reuniones israelíes en Jerusalén Este

LAURA L. CARO | JERUSALÉN - ABC
02-12-09 a las 17:36

Bruselas no sólo está estudiando reconocer el próximo lunes Jerusalén Este como capital de un futuro Estado Palestino. También se está planteando empezar a organizar todos sus actos oficiales en esa parte árabe de la Ciudad Santa o celebrar allí “regularmente” cenas entre oficiales palestinos y altos funcionarios europeos de viaje en la zona. Paralelamente, la UE podría además muy pronto “rechazar reunirse” con autoridades israelíes que les convoquen en sus oficinas de Jerusalén Este y negarse a que los representantes europeos, o los de sus países miembros, vayan acompañados por seguridad israelí cuando toque visitar la Ciudad Vieja, arrebatada a los palestinos en 1967.

Esas son, al menos, algunas de las medidas “para reforzar la presencia de la ANP en Jerusalén Este” que aparecen en un documento de la UE presuntamente “clasificado”, que hoy era desvelado por el diario Haaretz de Tel Aviv. Un escrito, señala el periódico, elaborado por los consulados europeos en Ramala y en el lado oriental de la Ciudad Santa, en el que se recomienda también que la Unión Europea se ponga a “asegurar su presencia” en los juicios por desalojo o demolición de casas palestinas y a tener en cuenta la información sobre “colonos violentos” para empezar a “evaluar si concederles la entrada en Europa”.

La filtración de estas propuestas amenaza con empeorar la inquietud y las advertencias que arrecian en Israel ante las intenciones de Bruselas, promovidas por Suecia, de reconocer la capitalidad palestina de Jerusalén Este. En relación a ello, el portavoz del Parlamento israelí, Reuven Rivlin, hablaba ya abiertamente de la posibilidad de que la idea europea de “dividir” la Ciudad Santa desencadene “una erupción volcánica que podría no ser fácil de parar”. Ya ha trascendido que la jefa de la oposición, Tzipi Livni, ha enviado una carta de protesta al ministro sueco de Exteriores para tratar de frenar la iniciativa, y que “otros miembros del Gobierno” israelí, –cita el rotativo Israel Hayom-, también han contactado con la Administración norteamericana para que trate de disuadir a Estocolmo.

Por su parte, el Congreso Europeo Judío reaccionaba hoy con “alarma y extrema preocupación” ante el previsible acuerdo de la UE en torno a Jerusalén oriental, al tiempo que su presidente, Moshe Kantor condenaba duramente esa posibilidad. “Apoyar movimientos unilaterales de los palestinos está en contra del espíritu y la letra del proceso de paz”, ha dicho hoy.

Coincidencia o no, las advertencias dirigidas a Europa han coincidido hoy con la publicación de un informe del Instituto de Estrategias Sionistas y ONG Monitor en el que se afirma que la organización B´Tselem, –la más vigilante y crítica con la ocupación israelí-, es la que más fondos ha recibido entre 2006 y 2009 de los Gobiernos europeos. “Durante más de una década, los Gobiernos europeos han estado manipulando la política israelí y promoviendo su demonización mediante la financiación de un pequeño grupo de organizaciones no gubernamentales”, sentenciaba el presidente de ONG Monitor, Gerald Steingerg