martes, 1 de diciembre de 2009

Licencia religiosa para matar a niños palestinos

Dos rabinos radicales justifican en un libro los asesinatos de gentiles

Policías israelíes contienen a ultraortodoxos judíos en Jerusalén. - AHMAD GHARABLI /

AFP EUGENIO GARCÍA GASCÓN - CORRESPONSAL - 01/12/2009 00:55

Aquien no conozca la escuela rabínica Merkaz ha-Rav le costará entender la doctrina de buena parte de los colonos judíos que residen en los territorios ocupados palestinos, una doctrina que ha dejado de ser una ideología marginal para pasar a infiltrarse poco a poco en los estamentos político y militar de Israel, donde cada año que pasa está más arraigada.

En Merkaz ha-Rav, cerca de donde arranca la autovía que une Jerusalén con Tel Aviv, se podía adquirir hace unos días el libro Torat ha-Melej (El Pentateuco del rey), una compilación de fragmentos bíblicos y talmúdicos comentados por dos rabinos, donde se justifica, mediante textos religiosos, que los judíos maten a los gentiles (no judíos), y también a sus hijos si sospechan que cuando crezcan serán malvados.

Los ejemplares de Torat ha-Melej se colocaron en un estante en la entrada de Merkaz ha-Rav y en otras escuelas rabínicas del país. Quien quisiera comprarlo podía coger un ejemplar y depositar el equivalente a cinco euros. Las copias se agotaron enseguida.

Los autores son los rabinos Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur. El primero dirige la escuela rabínica que hay en la colonia judía de Yitzhar, cerca de Nablus, en el norte de Cisjordania.
Antiguo alumno de Merkaz ha-Rav, no es la primera vez que Shapira justifica que los judíos den muerte a los gentiles al margen del combate, aunque sí es la primera que defiende públicamente el asesinato de niños palestinos inocentes. Por su parte, Elitzur es hijo de otro rabino que enseña en Merkaz ha-Rav.

El libro justifica el asesinato de niños palestinos "si está claro que cuando crezcan, ellos nos harán daño a nosotros". "Está permitido causar daño a los hijos de un líder para detener sus actividades malignas... y para presionarlo", dicen los rabinos en Torat ha-Melej. "En la halajá (ley religiosa), hemos visto que incluso a los hijos de los gentiles que no violan los siete mandamientos de Noé se les puede matar porque en el futuro existiría [para nosotros] una amenaza si se les educara para que sean gente malvada como sus padres".

Condenas aisladas

La escuela rabínica de Yitzhar recibió durante el curso 2006-07 fondos del Ministerio de Educación de Israel, y desde 2007 ha recibido subvenciones por valor de unos 30.000 euros adicionales para becar a estudiantes religiosos que carecen de recursos.

El Gobierno de Binyamin Netanyahu no ha reaccionado de manera oficial a la publicación del libro, ni mucho menos ha condenado su publicación. Las únicas condenas, aisladas, han partido de algunos líderes no gubernamentales, y siempre a título personal.

El libro se distribuyó pocos días después de que se conociera la detención de Yaakov Teitel, un judío de EEUU que emigró a Israel y que ha llevado a cabo varios atentados desde su base en un asentamiento del norte de Cisjordania. Teitel ha confesado ser autor del asesinato de dos palestinos y ha reconocido que colocó una bomba que mutiló a un niño judío mesiánico, un grupo que cree que Jesús es el Mesías.

Decisión personal

En las 230 páginas de Torat ha-Melej se citan la Biblia, el Talmud y otros textos rabínicos para argumentar que la vida de los gentiles tiene menos valor que la de los judíos, y justificar la muerte de aquellos por el bien de estos.

Los rabinos Shapira y Elitzur sostienen que cada judío puede decidir por sí mismo si debe matar a gentiles, así como si es necesario llevar a cabo actos de venganza. "Uno no necesita una decisión de la nación para permitir que se derrame la sangre de aquellos que pertenecen al imperio del mal. Los individuos que son atacados por la soberanía del mal pueden vengarse".

Fuente: Público