miércoles, 2 de diciembre de 2009

Israel presiona a la UE para impedir un Estado palestino

Suecia promueve el reconocimiento de la capitalidad árabe de Jerusalén Este

EUGENIO GARCÍA GASCÓN - CORRESPONSAL - 01/12/2009 22:00

Israel dio ayer instrucciones urgentes a sus embajadores ante los países de la UE para que presionen a los gobiernos europeos con el fin de que no reconozcan al sector ocupado de Jerusalén como capital de un futuro Estado palestino.

La ofensiva diplomática se inició el mismo día que el diario Haaretz daba cuenta de una iniciativa de Suecia que preside la UE para que la semana próxima los ministros de Exteriores europeos soliciten formalmente que Jerusalén Este sea declarada capital de un Estado palestino y que la UE se muestre receptiva con respecto a una posible declaración unilateral de los palestinos de su propio Estado.

La iniciativa sueca es insólita y cuenta con pocas posibilidades de prosperar. De hecho, ni siquiera está claro si figurará en el orden del día de la reunión de los ministros de Exteriores programada para el 7 de diciembre. Para que esto ocurra sería necesario que los embajadores europeos aprueben mañana en Bruselas su inclusión en la agenda.

Buscando aliados

Pero Israel espera que sus aliados se opongan a la propuesta y que el borrador elaborado en Estocolmo ni siquiera sea discutido por los ministros. Los israelíes confían en la oposición de Alemania, Italia, Reino Unido y otros países que sistemáticamente se resisten a que la UE discuta a fondo cualquier tema relacionado con la controvertida ocupación militar israelí de Cisjordania.

El borrador sueco indica que las negociaciones entre Israel y los palestinos deben reanudarse inmediatamente con un calendario específico, con el objetivo de crear "un Estado palestino independiente, democrático, contiguo y viable en Cisjordania y Gaza con Jerusalén Este como capital".

La redacción del texto no aporta nada nuevo a las resoluciones internacionales, pero en la práctica choca con los intereses particulares de Israel, que anda metido a fondo en la expansión constante de las colonias judías que hay en el sector árabe de la Ciudad Santa, y que tampoco detiene las obras en el resto de Cisjordania, pese a una moratoria de diez meses sólo teórica que ha anunciado el primer ministro Binyamín Netanyahu.

En medios diplomáticos occidentales se tendía a creer ayer que la iniciativa sueca no cuenta con el beneplácito de los Estados Unidos.

Debate sobre Obama

Pese a ello, los estadounidenses están muy taciturnos con todas las cuestiones relacionadas con Israel después de que Limor Livnit, una ministra del Likud, partido de Netanyahu, haya acusado a la actual Administración de Washington de ser "terrible" para los judíos, y de que en Israel se haya abierto un agrio debate público acerca de si el presidente Barack Obama es antisemita o no.