miércoles, 14 de octubre de 2009

Turquía Envía Diez Ministros a Siria para Conversaciones

13/10/2009 Almanar

Menos de una semana después de que Turquía informara a “Israel” que no era bienvenido para participar en las maniobras militares “Aguila de Anatolia”, se ha sabido que 10 ministros turcos van a viajar a Siria este martes para tomar parte en el recién creado Consejo de Cooperación Estratégica de Alto Nivel Turquía-Siria.

El Consejo fue establecido el pasado mes en Turquía en un encuentro entre el ministro turco de Exteriores, Ahmet Davutoglu, y su homólogo sirio, Walid Muallim. En aquel encuentro, los dos países se pusieron de acuerdo en las regulaciones de los visados para los visitantes de ambos países. Entre los ministros turcos que visitarán Siria y se reunirán con sus homólogos sirios el martes están Davutoglu, el ministro de Energía y Recursos Naturales, Taner Yildiz, y el ministro del Interior, Besir Atalay.

Turquía suscribió un acuerdo de cooperación estratégica en agosto y, según los responsables israelíes, esto forma parte de una nueva estrategia turca para “resituarse” y forjar lazos mucho más fuertes con el mundo musulmán.

Según los responsables, Ankara desea ser vista como el “puente” entre Irán y Occidente así como entre Siria y Occidente. Con tal fin, según tal razonamiento, está tratando de fortalecer sus vínculos con ambos países, lo cual resulta evidente por el rápido desarrollo de sus relaciones con Damasco y sus recientes llamamientos en contra de la imposición de sanciones a Irán.

De este modo, Turquía desea actuar como mediadora entre Siria e “Israel” y entre “Israel” y Hamas. Es por esta razón que Ankara estuvo tan irritada con Israel el pasado verano cuando Israel negó permiso a Davutoglu para entrar en Gaza desde “Israel” para mantener conversaciones allí con responsables de Hamas y luego volver a las negociaciones en el Jerusalén ocupado con responsables israelíes.

Según los responsables israelíes, Turquía había querido crear la impresión de que estaba mediando entre Hamas e Israel, una impresión que Tel Aviv quería evitar.