viernes, 8 de enero de 2010

Israel construirá una nueva colonia en el Jerusalén árabe

El asentamiento contará con 50 casas financiadas por un millonario de EEUU

Un guardia fronterizo murió y otras 17 personas resultaron heridas en los enfrentamientos entre la Policía egipcia y manifestantes palestinos en el paso de Rafah, al sur de Gaza


EUGENIO GARCÍA GASCÓN - CORRESPONSAL - 07/01/2010 00:30

El comité municipal de planificación de Jerusalén ha aprobado la edificación de una nueva colonia judía en el barrio árabe de Shuafat, al norte de la ciudad, con la que se expandirá aun más la presencia de población judía en la zona, en violación de la legislación internacional.

Se ha previsto que el nuevo asentamiento conste inicialmente de 50 viviendas. La decisión del comité todavía tiene que ser aprobada por el alcalde, aunque no se espera ninguna contraorden. El alcalde Nir Barakat es un independiente radical que abandonó el Likud tras denunciar que el partido del primer ministro Binyamin Netanyahu quería llegar a un "compromiso" con los palestinos sobre Jerusalén.

La operación está financiada por el multimillonario judío estadounidense Irving Moskovitz, de 81 años, quien ha emprendido numerosas operaciones similares en Jerusalén. Moskovitz, cuya fortuna proviene del juego y de los hospitales, dona cada año millones de dólares a más de medio centenar de organizaciones sionistas de la derecha más extremista.

El anuncio llegó un día después de que el martes Israel hiciera público que construirá cuatro edificios para colonos en el Monte de los Olivos, también en Jerusalén Este. El Gobierno de Netanyahu está incrementando la expansión judía en todo el sector ocupado de Jerusalén sin que la comunidad internacional adopte ninguna medida para impedirlo. Mientras tanto, Israel ha puesto en marcha una campaña mediática para mostrar que está interesada en reanudar el proceso de paz.

Decepción palestina

Los palestinos expresaron ayer su profunda decepción, y el diputado árabe de la Kneset Muhammad Barake, del comunista Hadash, manifestó que "el comportamiento en Jerusalén Este del Gobierno Netanyahu-Barak es como el de una banda de ladrones a plena luz del día".

"Cada día aprueba planes para afincar a bandas de colonos en el corazón de la Jerusalén ocupada. No son precondiciones para las negociaciones sino una maquinaria pesada que destruye completamente cualquier esperanza de acuerdo y de paz. Parece que esto se ha decidido contando con la aprobación total de la Administración Obama, que expresa su apoyo mediante el silencio o una tímida condena", dijo Barake.

La Casa Blanca se limita a publicar condenas verbales que parecen destinadas a animar a los israelíes a seguir adelante. "Ninguna parte debería emprender esfuerzos o acciones que pudieran dañar, o parecer que dañan, las negociaciones", dijo ayer por enésima vez el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

La Casa Blanca está "harta" de mediar

Varios medios de comunicación hebreos revelaron ayer que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, que es un judío sionista, expresó recientemente al cónsul de Israel en Los Ángeles, Jacob Dayan, que en Estados Unidos están “hartos” de los israelíes y los palestinos. Emanuel advirtió a Dayan que si no se registran pronto avances en el proceso de paz, EEUU dejará de implicarse en el conflicto, aunque esto es precisamente lo que parecen buscar los israelíes.