martes, 5 de enero de 2010

La limpieza étnica de Palestina

Entrevista a Ilan Pappe

Fatma Elshhati, Miho Seki y Anthony Löwstedt
CounterPunch

El libro pionero del historiador israelí Ilan Pappe, La limpieza étnica de Palestina (traducción de Luis A. Noriega, Crítica, 2008; publicado originariamente en inglés en 2006), sobre los acontecimientos sucedidos en 1947-1949 que llevaron a la formación del Estado de Israel se acababa de publicar en alemán y su autor se encontraba en Austria para promocionarlo. Pocas semanas antes de que estallara la guerra en Gaza (2008-2009), Pappe respondió a nuestras preguntas de tal modo que todos los puntos que tocó siguen siendo igual de relevantes hoy que hace un año. Gaza continúa asfixiada bajo el duro bloqueo israelí, Jerusalén oriental y Cisjordania siguen invadidos por colonos judíos ilegales. Resulta más claro que nunca que Israel no se está defendiendo. Los trozos de tierra palestinos que quedan se parecen a los bantustanes sudafricanos del siglo XX y peor, a las menguantes y en trance de desaparición reservas indias americanas del siglo XIX.

Según Pappe, la limpieza étnica de Palestina continúa todavía y es una política deliberada del Estado de Israel. Por desgracia, la comunidad internacional no está haciendo prácticamente nada para detener la expansión ilegal de Israel. Pero Pappe iluminó la tarde para una audiencia compuesta de unas cien personas. Ilustró con ejemplos concretos y con un testimonio vívido cómo todos y cada uno pueden hacer algo para contribuir a la justicia y a la paz en Oriente Medio. Tanto sus investigaciones y conclusiones como sus ideales han sido considerados de forma negativa por los israelíes, y las reacciones de estos le llevaron a exiliarse de su casa de Haifa. El distinguido investigador y dedicado activista hoy es presidente del departamento de historia de la universidad de Exeter en Reino Unido y sigue investigando acontecimientos y cuestiones que muchos israelíes preferirían dejar que permanecieran enterrados y olvidados. También despierta las conciencias acerca de los sufrimientos del pueblo palestino ofreciendo conferencias por todo el mundo y publicando artículos de periódico.

¿Qué respuestas ha dado la comunidad científica a su libro?

La comunidad científica israelí diría que los hechos son correctos pero que mi interpretación es errónea. Que yo no comprendo que Israel tenía derecho a hacer lo que hizo. Pero creo que en todo el mundo la mayoría de la comunidad científica acepta las conclusiones de mi libro y acepta que hoy es parte integrante de la historia que hay que enseñar en las escuelas y en las universidades, etc.

¿Cómo han tratado a su libro los medios de comunicación?

Creo que, por desgracia, en Occidente la corriente principal de los medios de comunicación ha tendido a ignorar en libro, aunque no en Inglaterra donde el libro fue bien recibido. Creo que fue mejor recibido por los medios alternativos, los que se difunden por internet y medios similares. Fue difícil que el libro se reseñara y discutiera, especialmente en las principales cadenas de televisión. En los periódicos fue un poco mejor. Por lo tanto, creo que la corriente principal de los medios de comunicación todavía no está preparada para oír esta versión de los acontecimientos, especialmente en Estados Unidos. Incluso en Alemania es mejor. Die Zeit reseñó el libro y me hicieron dos entrevistas en los principales canales de televisión alemanes. Pero es muy difícil en Estados Unidos.

¿Qué está investigando ahora?

Trabajo sobre 1967. Hay algo de material nuevo. Quería demostrar que las políticas israelíes en los territorios ocupados en realidad tomaron forma en 1967. Y que realmente no han cambiado desde entonces. Los israelíes se decidieron acerca de los territorios [palestinos ocupados] en 1967. Nada de lo que ocurrió después ha cambiado estas políticas. Quiero retroceder hasta el mismo centro de la visión israelí: que la mayoría de Palestina les corresponde y no ven lugar alguno para los palestinos en Palestina.

¿Cómo se les puede devolver a los palestinos el lugar que por derecho les corresponde en la comunidad humana y rehabilitarlos?

Creo que hay tres cosas por las que tienen que ocurrir antes de que las cosas vuelvan a ir mejor. Creo que Israel y Occidente tienen que reconocer la limpieza étnica de 1948 y la limpieza étnica que se ha producido desde entonces. También creo que se debe hacer a Israel responsable de ello. Esto abriría el camino para una vida palestina normal. Y creo que sólo entonces se puede pedir a los palestinos que acepten a los israelíes. Creo que a lo largo de la historia hay acontecimientos similares en los que unos pueblos han pasado por este proceso: primero, reconocer que ha sucedido algo y después asumir responsabilidades. Ésta es la parte israelí del trato. Y entonces la otra perdona y acepta la nueva vida.

¿Cómo ve, en última instancia, el futuro del pueblo palestino? ¿Cree realmente que se puede llegar a una solución o que los refugiados palestinos podrán un día volver a su país?

Sí, soy optimista. Creo que existe una posibilidad de que, finalmente, se puedan garantizar estos derechos a los palestinos. Me temo que es una perspectiva a largo plazo. Mi gran preocupación es el futuro inmediato. Existe un enorme peligro de que antes de ir mejor las cosas vayan peor.

¿Qué aconsejaría a los jóvenes para aumentar la concienciación acerca de las graves violaciones de derechos humanos que tienen lugar en Israel y Palestina, y qué pasos pueden dar para evitar que ocurran?

Creo que las personas como usted deberían convertirse en VIPs. Usted debería Visitar, Informar y Protestar. No es fácil, lo sé, pero debería tratar de ver por sus propios ojos y no simplemente confiar en los de los demás. Y cuando sepa lo que está ocurriendo, decírselo a otras personas. Y entonces protestar de forma no violenta para cambiar las cosas. Pero también es importante no olvidar a la sociedad israelí, entender sus miedos y sus problemas, tener un cuadro completo. Creo que esto ayudará a hacer avanzar el proceso de paz.

¿Podría añadir algún comentario sobre un contexto más general, más específicamente sobre la comunidad internacional, incluyendo a la Unión Europea y Austria?

Existe un contexto internacional para esta cuestión. Y sin tratar este contexto nunca llegaremos a una solución. Muchas de las personas que actualmente están oprimidas, o se sienten oprimidas, son musulmanas. Creen que hay una relación entre la manera cómo los musulmanes son maltratados en Palestina y la manera cómo son maltratados en cualquier parte. Y existe esta relación. Se tiene la sensación de que Estados Unidos y Gran Bretaña están tratando Israel de una manera muy extraordinaria. Esto suscita la cuestión de por qué esta actitud nunca se ha tenido con nadie que no sea israelí, en Oriente Medio, en Asia, en África, en América Latina. Este es, pues, un contexto internacional.

También existe un contexto alemán y austriaco específico. Tienen que ver con el hecho de que mucho de lo que Israel hace se justifica por lo que se había hecho a los judíos en estos países. Creo que a los alemanes y austriacos les corresponde afrontar valientemente lo que hicieron de manera que puedan decir a los israelíes que afronten lo que ellos han hecho. Todas estas cosas son parte de la solución.

(Esta entrevista tuvo lugar el 6 de diciembre de 2008 en Amtshaus Währing de Vienna, Austria)

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos