viernes, 8 de enero de 2010

Tras los Choques de Rafah, Egipto "está Perdiendo la Paciencia" con Hamas

07/01/2010 Almanar

Egipto advirtió a Hamas el miércoles por la noche que había “un límite a su paciencia” y que cualquier intento de provocar a las fuerzas de seguridad egipcias tendría un precio.

El Ministerio de Exteriores en El Cairo hizo el anuncio tras los violentos choques ocurridos el miércoles en la frontera entre Gaza y Egipto, que dejó un balance de un policía de fronteras egipcio muerto por un francotirador y nueve policías heridos en el lado egipcio y varias decenas de palestinos también heridos en los disturbios.

Los violentos choques comenzaron el martes por la noche en el puerto de Al Arish, después de que las autoridades egipcias se negaran a permitir que el convoy Viva Palestina entrara en Gaza con todos sus vehículos de ayuda. En respuesta, los activistas lanzaron piedras y se encerraron en el puerto reteniendo a cuatro policías con ellos.

Unos 520 activistas pertenecientes al convoy rompieron la puerta del puerto de Al Arish para protestar por la decisión del régimen de Mubarak. La policía utilizó cañones de agua para dispersar a los activistas y obligarles a abandonar el puerto de Al Arish, Unos 40 miembros del convoy resultaron heridos.

Diferentes participantes en el convoy dijeron a los canales de televisión por satélite que el ataque egipcio contra ellos fue llevado a cabo de forma inesperada tras una sentada que realizaron en la terminal portuaria en protesta por la negativa de las autoridades egipcias de no dejar pasar a más de 50 vehículos de ayuda hacia Gaza.

Previamente, una delegación del convoy trató con las autoridades egipcias, pero no consiguió ningún resultado. En ella había activistas internacionales, que pidieron el fin del bloqueo de la Franja de Gaza, y estuvo liderada por el miembro del Parlamento británico, George Galloway, y por 17 miembros del Parlamento turco.

Por su parte, Ali Abu Sukkar, un miembro del convoy, señaló que las autoridades egipcias se negaron de forma injustificada a permitir entrar en Gaza a los vehículos más importantes de ayuda, que están llenos de medicinas y equipos médicos, añadiendo que los policías han dañado de forma deliberada varios vehículos del convoy, lo que refleja el nivel de odio y la insistencia del gobierno egipcio a no permitir la entrada de ayuda para el asediado pueblo de Gaza.