martes, 27 de octubre de 2009

Los Jordanos Piden la Anulación del Tratado de Paz con Israel

27/10/2009 Almanar

Decenas de sindicalistas jordanos en Ammán prendieron fuego a una bandera israelí durante una concentración dirigida a conmemorar el 15 aniversario de la firma del “tratado de paz” entre Jordania e Israel. Los manifestantes pidieron la anulación del tratado.

El entonces primer ministro israelí Yitzhak Rabin, el rey Hussein de Jordania y el presidente de EEUU Bill Clinton firmaron el “tratado de paz” el 26 de octubre de 1994. Según la agencia Xinhua, Abdullah Obeidat, presidente del Consejo de Asociaciones Profesionales de Jordania, dijo durante la manifestación que “Jordania está amenazada por Israel a pesar de la firma del tratado de paz.”

“Quince años han pasado desde que el tratado fuera firmado y no ha traído ningún beneficio. El tratado fue firmado en contra de la voluntad del pueblo,” dijo el diputado Hamzah Mansur, en declaraciones recogidas por la agencia noticias china Xinhua.

Jordania ha criticado a Israel por la reciente violencia en contra de los árabes en el Jerusalén ocupado, advirtiendo que “el carácter provocador” de Israel en la ciudad podría “hacer descarrilar las oportunidades para la paz y estabilidad en la región.”

“Cualquier intento provocador de las tropas israelíes y extremistas judíos, tales como los que han tenido lugar hoy en la Explanada de las Mezquitas, representa una flagrante violación de la ley y los convenios internacionales y sienta las bases para mayores tensiones y actos de violencia,” dijo el ministro jordano para Asuntos de Medios y Comunicación, Nabil Sharif, en una declaración dada a conocer el domingo, que fue citada por el periódico Khaleej Times, de los Emiratos Árabes Unidos.

“Jordania, debido a sus responsabilidades históricas al ser el custodio de los lugares santos de Jerusalén, está extremadamente preocupada por lo que está pasando y advierte en contra de continuar con este carácter provocador por parte de las tropas israelíes,” añadió.

Según el informe, Sharif pidió un “fin inmediato de tales prácticas peligrosas que amenazan con hacer descarrilar todas las oportunidades para la paz y estabilidad en la región.”

Sin embargo, el presidente de EEUU, Barack Obama, dijo que el tratado era un recordatorio de que la “paz” es siempre posible, pese a los obstáculos que parecen imposibles de superar.

En una declaración publicada el lunes a última hora, Obama dijo que él y otros en su Administración trabajan para reanudar las estancadas “conversaciones de paz” entre palestinos e israelíes “sabiendo que el destino merece esta lucha.”

ISRAEL, NUESTRO ENEMIGO

Sin embargo, Jordania ha quitado importancia al aniversario del tratado y éste fue mencionado principalmente en los editoriales de los periódicos. En un artículo titulado “La ilusión de la paz,” el columnista del Jordan Times, Hasan Barari, dijo que, según una reciente encuesta de la opinión pública, el 80% de los jordanos consideran a Israel un enemigo.

“Quince años han pasado desde que Israel y Jordania firmaron un tratado de paz. Sin embargo, raramente puede uno encontrar a un jordano que diga que la paz con Israel es una realidad. Muy pocos jordanos están convencidos de que Israel sea serio en lo que se refiere a buscar una histórica reconciliación con los árabes,” escribió Barari.

“El tratado de paz, que ha sido objeto de ataques regulares por parte de la oposición jordana, ha sobrevivido a los altibajos de los volátiles desafíos regionales. Las relaciones jordano-israelíes han empeorado, sin embargo, en la pasada década y media, principalmente debido a las políticas israelíes en contra de los palestinos.”

Según Barari, “las guerras de Israel contra los palestinos han enfurecido justamente a los jordanos, además de los incesantes esfuerzos israelíes para construir asentamientos. Incluso los miembros del campo de la paz en Jordania están convencidos de que Israel tiene objetivos que van más allá y que se realizarían a costa de los palestinos. Además, los jordanos no están contentos con el hecho de que las políticas israelíes hayan escorado hacia la derecha, lo cual no conduce a hacer la paz.”

“No obstante este sombrío análisis, creo que la situación es reversible, siempre que Washington tome medidas para convencer a Tel Aviv de que la paz es el mejor interés de Israel y la región en su conjunto. Si la Administración estadounidense comprende que la paz sirve a sus intereses estratégicos en Oriente Medio, entonces Tel Aviv no podrá escapar a las presiones,” escribió en un editorial.