miércoles, 12 de agosto de 2009

Miembros de la “Joven Guardia” Elegidos en el Congreso de Fatah

11/08/2009 - Almanar

Responsables del Sexto Congreso del movimiento palestino Fatah, el primero en 20 años, señalaron que éste último ha elegido a una serie de jóvenes líderes para integrar su máximo órgano de decisión.

Los resultados de las votaciones mostrarán si Fatah -la mejor esperanza de Occidente para lograr un acuerdo de paz con Israel- ha logrado revigorizar el movimiento llevando al mismo caras nuevas.

Los primeros resultados muestran que al menos 13 de los 18 miembros elegidos para el Comité Central de Fatah proceden de la nueva generación del movimiento. Otros cuatro miembros serán nombrados por el presidente palestino, que es también miembro del Comité Central.

El político palestino Marwan Barguti, de 50 años, que cumple una cadena perpetua en una cárcel israelí, fue elegido también para ocupar un alto cargo en el órgano ejecutivo. Barguti fue encarcelado bajo los cargos de “organizar la muerte de israelíes” que él ha negado. Barguti es un político popular y una figura carismática para muchos palestinos y fue visto en una ocasión como un posible sucesor de Yasser Arafat.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, señaló que el partido necesitaba mostrar a los decepcionados votantes un nuevo comienzo.

Sin embargo, varios analistas palestinos han señalado que la victoria de la nueva generación en Fatah ha hecho surgir interrogantes acerca de su conexión con el proyecto del General Keith Dayton, que está cooperando con el primer ministro de Fatah, Salam Fayyad.

Dayton fue nombrado por el presidente estadounidense George W. Bush y mantenido en el cargo de coordinador de Seguridad de EEUU en los territorios palestinos por la nueva Administración Obama.

El pasado mes, el analista palestino Munir Shafik dijo que el objetivo de la presencia de Dayton en los territorios palestinos no era sólo el de reprimir a las facciones de la resistencia palestina, Hamas y el Yihad Islámico, sino también erradicar a los elementos de Fatah de los círculos de la Autoridad Palestina y los servicios de seguridad palestinos.

De este modo, Dayton fue capaz de entrenar y armar a una fuerza de 900 hombres que depende del jefe de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Dicha fuerza, denominada Bader, busca reemplazar a las diversas fuerzas de seguridad palestinas dirigidas por Fatah. Dado que ellas participaron activamente en la segunda intifada contra el enemigo israelí, la decisión de Dayton fue la de purgar dichas fuerzas.

De este modo, Keith Dayton expulsó a 7.000 miembros de Fatah de las fuerzas de seguridad para reclutar a otros a los que se enseñó una nueva ideología hostil a la resistencia y cuya misión sería la de realizar el trabajo sucio de los soldados de ocupación israelíes en Cisjordania: liquidar a las células de Hamas, el Yihad Islámico y Fatah. Las asociaciones caritativas y las instalaciones educativas y sanitarias que pertenecen a tales organizaciones no serían tampoco respetadas.

Shakif cita las palabras de Dayton en su discurso en el Washington Institute en mayo de 2009, donde dijo que “la actuación de las fuerzas de Bader había “dejado atónitos” a los israelíes”. Shafik concluye que fue gracias a esta fuerza palestina que las tropas israelíes fueron capaces de ir a Gaza para conducir allí una guerra en diciembre-enero pasados.

Shafik también se refirió al discurso pronunciado el 21 de junio por Fayyad en la Universidad Al Quds de la ciudad de Abu Diss. El primer ministro, respaldado por EEUU, dijo que él crearía “las instituciones de un estado independiente dentro de dos años, basadas en un poder maduro.”

Los comentarios de Fayyad sugieren un proceso similar al adoptado en las fuerzas de seguridad: una suave remoción de los elementos de Fatah que quedan para reemplazarlos con “elementos leales a Fayyad y al dúo (George) Mitchell-Dayton,” dijo Shafik.

Entre los elegidos para el Comité están el antiguo jefe de la seguridad interna palestina Yibril Rayub, de 56 años, y el antiguo hombre fuerte de Fatah en Gaza, Mohammed Dahlan. El alto negociador palestino, Ahmed Qureia, sufrió la más severa derrota en las elecciones y no logró un puesto en el Comité Central de Fatah. La derrota de Qureia se produjo después de que él hubiera animado a cientos de delegados a tomar parte en las votaciones para el Comité, en un intento de reforzar su posición.

Algunos miembros de la “vieja guardia” de Fatah perdieron sus cargos, según mostraron los primeros resultados.

El movimiento encabezado por Afarat durante 40 años antes de su muerte quiere acabar con su reputación de corrupción y amiguismo que le llevaron en 2006 a una seria derrota a manos de su rival, el movimiento de resistencia islámico Hamas, que se opone a reconocer a Israel.

El Congreso de Fatah, que reunió a unos 2.000 delegados, comenzó el pasado martes y se celebró en la ciudad cisjordana de Belén. La mayor parte de sus discusiones han tenido lugar a puerta cerrada.

Abbas, de 74 años, fue confirmado como líder indiscutido en una votación a mano alzada que hizo imposible saber si alguien había votado contra él. Sin embargo, los críticos señalan que él es débil y que el congreso no reforzaría su posición.

Fatah está dispuesto a negociar un acuerdo de paz con Israel, pero está luchando también para revertir el declive de su popularidad entre los palestinos. Abbas no tiene vicepresidente ni un sucesor natural.