viernes, 7 de agosto de 2009

Occidente agranda la escisión de Fatah-Hamas

La unidad palestina es esencial para cualquier acuerdo de paz - pero EEUU, Gran Bretaña y la Unión Europea están desempeñando un papel fundamental para impedirla.

Seumas Milne
guardian.co.uk, 27.07.09

Debería ser obvio que la solución del conflicto israelí-palestino no se sostendrá a menos que se produzca amplio apoyo o aceptación de la misma por ambas partes. Esto es especialmente cierto en el caso de los palestinos, que han demostrado una y otra vez que nunca aceptarán que se les denieguen sus derechos nacionales y humanos. La necesidad de tratar con todos los dirigentes palestinos representativos fue reconocida ayer (26 jul) por la comisión parlamentaria de asuntos exteriores de Gran Bretaña, que ha pedido al gobierno que ponga fin a la prohibición de entrar en contacto con Hamas.

Pero a pesar del desfile de altos funcionarios estadounidenses que visitaron Israel y los territorios palestinos esta semana para promover a tambor batiente una nueva conferencia de paz, los EEUU, Gran Bretaña y la Unión Europea siguen desempeñando un papel fundamental para impedir la unidad nacional palestina que es esencial para que cualquier acuerdo tenga alguna posibilidad de éxito. Lejos de ayudar a superar la división entre Fatah y Hamas, EEUU, Israel y sus aliados en la práctica hacen todo lo posible para promover y agrandar la misma.

En su discurso del mes pasado en El Cairo, Barack Obama reconoció el apoyo palestino a Hamas - que ganó las elecciones palestinas hace tres años - pero insistió en que sólo mediante la aceptación de condiciones que sabe que no pueden aceptar, podrán los representantes electos de los palestinos "desempeñar un papel". El único escenario de solución previsto ahora por la administración estadounidense se basa en un acuerdo con el impopular Mahmoud Abbas, que no cuenta con el apoyo nacional Palestino.

No sólo eso, sino que EEUU, Gran Bretaña y la Unión Europea siguen requiriendo, financiando y facilitando la represión de los aparatos de seguridad contra activistas de Hamas en Cisjordania, lo cual aleja cada vez más la necesaria la reconciliación entre las dos facciones palestinas.

Un nuevo informe (pdf) para la sede en Londres del Middle East Monitor destaca la magnitud de detenciones sin juicio en Cisjordania - más de 1.000 presos políticos detenidos en las cárceles de la Autoridad Palestina - y las ejecuciones extrajudiciales, torturas y allanamientos de instituciones sociales vinculadas a Hamas por las fuerzas de seguridad entrenadas, financiadas y organizadas por los Estados Unidos con la bendición de Israel.

Justifican la represión refiriéndola al compromiso de "poner fin al terrorismo" de la hoja de 2003. Y el papel central desempeñado en el entrenamiento de las fuerzas de seguridad para llevarla a cabo (a un coste hasta ahora de $ 161m del Congreso) es desempeñado por el Teniente General Keith Dayton, coordinador estadounidense de seguridad para la Autoridad Palestina, un hombre considerado cada vez más como el verdadero poder en Cisjordania, cuyo lema es "paz a través de la seguridad" (pdf).

Dayton es asesorado por un equipo de oficiales británicos, así como por una empresa privada de seguridad británica, Libra, estrechamente vinculada al ministerio de Asuntos Exteriores. Libra también se ha encargado de trabajos para las fuerzas de ocupación y el ministerio de interior de Irak, donde el sectarismo y los abusos de derechos humanos han sido moneda corriente.

Naturalmente, todos los gobiernos y empresas de seguridad implicadas dicen que detestan la tortura y las violaciones de los derechos humanos y que su entrenamiento se centran en superarlos. Pero, como el mismo Dayton deja en claro, la prioridad es "disipar los temores de Israel sobre la naturaleza y las capacidades de las fuerzas de seguridad palestinas".

En privado, fuentes oficiales han tratado de ensuciar el expediente del Middle East Monitor, en parte basándose en la participación del dirigente del Consejo Musulmán de Gran Bretaña Daud Abdullah. Pero un estudio compilado el mes pasado por el grupo independiente palestino de derechos humanos Al-Haq, así como informes anteriores de Amnistía Internacional y de Human Rights Watch, cuentan una historia similar.

La administración de Hamas en Gaza es también responsable de significativas violaciones de derechos humanos, si bien en menor escala. Pero como ha mostrado la controversia sobre la asistencia a la tan esperada conferencia de Fatah la próxima semana en Belén, el movimiento islamista está dispuesto a poner en libertad a los detenidos de Fatah(1), si la Autoridad Palestina libera a los presos de Hamas en Cisjordania. Y todo lo que se necesita es luz verde de EEUU y de Israel.

Lo cual sólo subraya el hecho de que hasta que Estados Unidos y sus seguidores dejen de tratar regir a los Palestinos con el "divide y vencerás", y les permitan elegir a sus propios representantes y negociar sus diferencias, las esperanzas de progreso serio en Oriente Medio bajo la administración de Obama están destinadas a no cumplirse.

__
(1) Según varias otras fuentes, los compromisarios de Fatah no estaban detenidos. Lo único que ha hecho Hamas es impedirles salir de Gaza hacia Cisjordania en tanto no fueran puestos en libertad los +1.000 presos de Hamas que están en las cárceles de Abbas. Abbas y Fatah rechazaron el trato.