martes, 8 de septiembre de 2009

Amigos de la Humanidad exigen a Israel que libere a Ghoul y Zamil de sus cárceles

[07/09/2009 - 11:21 AM]

VIENA, (PIC) - Amigos de la Humanidad Internacional en un comunicado publicado el sábado pidió a la autoridad israelí de ocupación (AIO) que libere inmediatamente de sus cárceles a las dos prisioneras palestinas Raja'a Al-Ghoul y Ghofran Al-Zamil.

Amigos de la humanidad afirmó que la detención administrativa de la activista de derechos humanos Raja'a Al-Ghoul, que sufre una enfermedad del corazón, y la detención de la periodista Ghofran Al-Zamil en la prisión de Petah Tekva y los brutales secuestros de sus hogares representan una muestra clara de las prácticas violentas y agresivas de Israel contra los palestinos.

La organización también expresó su profunda preocupación acerca de la vida Zamil, pues la AIO impide que su abogado la vea.

Agregó que teme la posibilidad de que Zamil esté siendo torturada por los interrogadores israelíes del Shin Bet, que son conocidos por torturar a los detenidos palestinos en los centros de investigación, donde deliberadamente someten a los detenidos a duras presiones psicológicas y físicas, como atarles a sillas, paredes, y privarles de dormir durante varios días consecutivos.

Señaló que el estado de salud de Ghoul es también preocupante, porque sufre una enfermedad del corazón, estrechamiento de las arterias y presión arterial, lo que pone su vida en riesgo.

En otro contexto, el centro Al-Ahrar de estudios de los presos y derechos humanos reveló el sufrimiento de una madre palestina, cuyos cuatro hijos están presos en cárceles israelíes.

Fuad Al-Khafsh, director del centro, dijo que la familia del Jeque Sa'eed Bilal es una de las familias palestinas que más sacrificios han hecho, porque los hijos fueron detenidos uno tras otro en las cárceles israelíes y su padre murió sin poder verles.

"Durante 18 años, la familia no ha podido reunirse alrededor de una mesa, y cuando han podido, la mesa estaba incompleta y llena de recuerdos del difunto padre," dijo al centro Um Bakr, la madre de los cuatro hijos encarcelados.

Khafash subrayó que lo que más duele de la historia de esta familia es la muerte del padre sin ver a sus hijos, y agregó que la autoridad israelí de prisiones aún se niega a poner juntos en una prisión a los cuatro hermanos y deliberadamente insiste en separarlos.