miércoles, 2 de septiembre de 2009

El Ministerio de Educación Israelí Elimina la Nakba de los Libros de Texto Árabe

31/08/2009 Almanar

Los grupos defensores de los derechos de los árabes israelíes reaccionaron el domingo con indignación al anuncio del ministro de Educación israelí, Gideon Saar, que dijo que la frase Nakba, que significa “Catástrofe” en árabe y es usada por los árabes para describir la creación de la entidad sionista, sería eliminada de los libros de texto del nuevo año escolar que comienza el martes.

Aunque Saar había dejado entrever previamente que iba adoptar tal medida, el anuncio del cambio se produjo durante una extensa alocución que el ministro dirigió al gabinete el domingo por la mañana en referencia al comienzo el año escolar 2009-2010.

“Lo que los árabes israelíes experimentaron en 1948 fue ciertamente una tragedia,” dijo Saar. “Sin embargo, la palabra “Nakba” en este contexto tiene un sentido similar al de “Holocausto” y ya no será utilizada. La creación del Estado de Israel no puede ser tratada como una tragedia y el sistema de educación en el sector árabe revisará su programa de estudios (con respecto a esto) en las escuelas elementales.”

El libro de texto en cuestión fue aprobado para los alumnos del tercer grado en el sector árabe hace dos años por el entonces ministro de Educación Yuli Tamir y describía los hechos que rodearon la guerra de 1948 como catastróficos, ya que los árabes fueron asesinados, expulsados de sus hogares y se convirtieron en refugiados después de que sus tierras fueran confiscadas por Israel.

Aunque el libro de texto también mencionaba que los árabes rechazaron el plan de partición de la ONU que pedía la división del territorio de Palestina entre los palestinos y los judíos, la decisión de Tamir de aprobar el texto provocó la indignación de la oposición en aquel tiempo y el ministro fue criticado de nuevo el pasado verano por el entonces líder de la oposición, Benyamin Netanyahu.

Atef Moaddi, que encabeza el Comité de Seguimiento sobre Educación Árabe en los territorios ocupados, un grupo con sede en Nazareth que trabaja por cuenta de las escuelas árabes, dijo al Jerusalem Post el domingo que la decisión de Saar no era más que un truco dirigido a negar a la comunidad árabe israelí su identidad.

Para los árabes israelíes, que se consideran parte del pueblo palestino, la Nakba no puede ser objeto de debate. “Es un hecho histórico,” dijo Moaddi. “Sin embargo, si Saar cree que quitando estos hechos de los libros de texto, él se absolverá a sí mismo -como representante del Estado de Israel y como ser humano- de la responsabilidad por la Nakba, está equivocado. Nuestra posición ha sido siempre que ambas narraciones -la judía-sionista y la árabe-palestina- deben ser enseñadas en las clases judías y árabes,” señaló. “Sin embargo, el alumno árabe no es estúpido. Aprenderá la Nakba por otra variedad de fuentes, ya sea en Internet o en la calle. Nuestra postura es que preferimos que la aprendan en el marco educativo de las escuelas.”

Moaddi añadió que los directores y profesores de las escuelas árabes habían entrado en contacto con su organización y expresado “su desmayo e irritación” por la decisión. “Es simplemente inaceptable para nosotros,” señaló.

Sausan Zaher, una abogada de Adalah, el Centro Legal apra los Derechos de la Minoría Árabe en la entidad sionista, llevó el parecer de Moaddi más allá y dijo al Post que la decisión de Saar era una violación de la ley internacional. “Esta prohibición es parte del continuo control realizado por el Ministerio de Educación en contra del sistema educativo árabe,” dijo Zaher.

“El Ministerio de Educación pone en práctica una severa supervisión del sistema de educación árabe y controla su curriculum, presupuesto y nombramientos,” continuó. “El prohibir a los estudiantes estudiar la Nakba es ilegal y viola la ley internacional, que obliga a los estados a permitir a sus minorías nacionales aprender y estudiar su propia historia, cultura y tradición.”