martes, 1 de septiembre de 2009

Los antisionistas: los nuevos herejes

Jeff Gates
Al Ahram Weekly

"Quien ignora la historia está condenado a repetir sus errores"-- George Santayana

¡Qué rápido olvidamos! Con las inquisiciones frescas en su memoria, los fundadores de EEUU abrazaron la democracia como un medio para proteger la libertad contra las manipulaciones de la fe. Por eso los hechos fueron venerados en el núcleo de autogobierno fundado en el vigor de la ley. La duplicidad que está al centro de la relación entre EEUU e Israel pone en riesgo ese principio fundador.

Durante siete siglos aterradores, los herejes fueron castigados bajo el derecho canónico. En 1633, el astrónomo italiano Galileo Galilei fue condenado por “grave sospecha de herejía” cuando mostró que el Sol – no la corona – estaba al centro del universo, a pesar de lo que se hacía creer a los súbditos del rey, con ayuda de la Iglesia.

Con la fusión de la iglesia y del Estado en el Imperio Romano del Siglo IV, cualquiera que se atreviera a disputar la autoridad papal, cuestionando con hechos la Única Verdadera Fe, era condenado como hereje y enemigo del Estado. La práctica continúa en los tiempos actuales.
Los nuevos herejes son los que cuestionan la fe de EEUU en su “relación especial” con un enclave extremista al que un presidente cristiano-sionista, Harry S. Truman, concedió en 1948 el reconocimiento como Estado-nación. Críticos de ese enclave lanzan la condena como “antisemitas”, una forma moderna de excomunicación social.

Los defensores de los Fieles al Sionismo se vieron obligados a hacerse más vigilantes en el control de esa herejía después que las tropas israelíes utilizaron armas y municiones suministradas por EEUU para matar a más de 1.400 palestinos en Gaza, un tercio de los cuales niños, según las informaciones.

Ese ataque bien calculado, planificado durante más de un año, fue organizado entre Navidad y la inauguración del presidente el 20 de enero. Dentro de 48 horas después de terminar su ataque, Israel había enviado un ejército de blogueros para contrarrestar los sitios antisionistas en Internet. A comienzos de febrero, la Liga contra la Difamación (ADL) se quejó de una “pandemia de antisemitismo.” La masacre causó indignación en todo el mundo, incluso mientras la ADL presentaba esa cólera como “antisemitismo.”

A comienzos de marzo, la política israelí era descrita como amenaza a la paz y la seguridad internacionales, una violación del derecho humanitario internacional y un crimen contra la humanidad. Al asociar a EEUU, su aliado, con esa conducta, la “relación especial” entre EEUU e Israel alimentó el odio anti-estadounidense, avivó las llamas del extremismo y preparó la escena para más terrorismo. Mientras tanto, una ola de excomunicaciones modernas barrió los campus universitarios.

En Hampshire College en Massachusetts, los estudiantes instaron a la universidad a que desinvirtiera de las firmas cuyas operaciones apoyan la ocupación Israelí de Palestina. Cuando las políticas israelíes fueron comparadas con Sudáfrica de la era del apartheid, Alan Dershowitz, profesor de derecho sionista, condenó a los estudiantes como “rabiosamente anti-israelíes” (enemigos del Estado).

En el Ottawa College de Canadá, se prohibió que Estudiantes contra el Apartheid Israelí colocaran un afiche condenando las políticas sionistas que el presidente Jimmy Carter ya había condenado en su libro de 2007: “Palestine: Peace Not Apartheid.”

En la Universidad de California, Santa Barbara, el profesor William Robinson (judío) fue atacado por antisemita en una campaña de silenciamiento coordinada por la ADL. Su herejía: compartir con los estudiantes un ensayo fotográfico crítico de la política israelí que había circulado en Internet durante semanas.

MODOS DE PENSAR MANIPULADOS POR LOS MEDIOS:

Mientras tanto, el Papa Benedicto XVI atacó a un sacerdote argentino cuya excomunicación había revocado. Como jefe de la Iglesia Católica Romana, Benedicto afirmó que no sabía que el Obispo Richard Williamson había cuestionado hechos clave del holocausto nazi. Al ser condenado por el pontífice, Williamson se disculpó. El Vaticano insistió en que se retractara, un concepto sacado directamente de la Inquisición.

Los críticos sospechan que esa disputa a principios de febrero tenía el propósito de distraer la atención de la carnicería en Gaza y de crear simpatía por Israel al evocar recuerdos del holocausto. Ningún medio noticioso mencionó que este Papa alemán, el primero desde 1523, dirigió previamente la Congregación por la Doctrina de la Fe del Vaticano, descendiente directo del tribunal de la Iglesia en el Siglo XVI, la Sagrada Congregación Romana y Universal de la Inquisición, su Santo Oficio.

Pero la condena más feroz de la renuencia del obispo a abjurar no vino de Roma sino de Angela Merkel en Berlín, elegida canciller de Alemania en 2005. Ningún medio noticioso mencionó que en 2003 el magnate sionista de los medios Haim Saban adquirió el control de ProSiebenSat. 1, la segunda cadena de televisión por su tamaño de Alemania.

Esgrimiendo un importante medio noticioso conformador de la opinión pública durante la influencia de Merkel como la primera canciller de Alemania, Saban se de finió como "israelí-estadounidense" y un "sujeto con un solo tema y mi tema es Israel." Steve Rattner, asesor financiero de Saban, explicó el motivo para su adquisición del medio: "Piensa que Alemania es crítica para Israel." Rattner reapareció como "zar de los coches" para la industria automotriz del presidente Barack Obama antes de renunciar a mediados de julio debido a un escándalo en un fondo de pensiones.

Para poner estos acontecimientos dependientes de los medios en su perspectiva histórica hay que comprender cómo se libra la guerra en la era de la información, no en un campo de batalla tradicional, sino en el campo compartido de la consciencia. En el modo de pensar compartido del público – donde se crean, conforman y sostienen opiniones consensuales – los hechos son rutinariamente desplazados según lo que se quiere inducir a creer al "objetivo."

Por eso las agencias nacionales de seguridad deben monitorear a zares de los medios como Saban que son francos respecto al uso de su influencia para hacer progresar los objetivos sionistas. En junio de 2006, un grupo dirigido por Saban adquirió Univision, el conglomerado de medios en español más grande de EEUU. Como los latinos forman el bloque votante de más rápido crecimiento en ese país, Univision es crítica para la capacidad de Israel de mantener su control de la política exterior de EEUU. Univision es la quinta red de televisión por su tamaño en EEUU. Llega a un 98% de los hogares de habla española mediante 62 estaciones de televisión, 90 estaciones afiliadas y más de 2.000 afiliadas de cable.

Para un sistema de autogobierno que se basa en el consenso informado, es difícil exagerar la amenaza a la democracia cuando la formulación de políticas es filtrada a través del prejuicio pro-israelí de sionistas propietarios de los medios. Aparte de emerger como una defensora fiable en la UE para las políticas israelíes, Merkel amenazó con evaluar una orden de arresto en la UE contra Williamson por denegación del holocausto. Sin duda una investigación de sus registros telefónicos revelaría una discusión con un partidario clave, Haim Saban.

Los sionistas y los legisladores que cultivan están bien posicionados para impulsar una Inquisición actual, como cuando el obispo Williamson enfrentó simultáneamente el arresto en Europa y la expulsión de Argentina, emplazamiento de un seminario que dirigía y lugar de residencia de la mayor población judía de Latinoamérica.

LA GENTE DE POR MEDIO

En octubre de 2007, el secretario de defensa Robert Gates acuñó una frase genérica para describir a los combatientes más peligrosos cuando se libra lo que llamó "la guerra inconvencional." El ex director de la CIA, describió a este enemigo como "la gente de por medio." Entre Galileo y los hechos, la doctrina de la iglesia fue desplegada para desplazar la ciencia con creencias – o, en lenguaje de nuestros días, con opinión consensual. Entre el pueblo alemán y la urna electoral estaba Haim Saban para quien la elección de Angela Merkel era crítica para Israel. El próximo es Univision.

Para ganar crédito – o verosimilitud – para el desplazamiento de los hechos con creencia es necesario que el entorno mental compartido del público sea alimentado con una dieta permanente de impresiones de apoyo. De ahí la ayuda para impulsar la agenda cuando emergen eventos "no relacionados" en el mismo período de tiempo a fin de reforzar la ortodoxia deseada.

Por ejemplo, después del ataque israelí contra Gaza, las noticias en febrero incluyeron varios informes destacados, incluyendo: la suspensión del diplomático del Reino Unido, Rowan Laxton, supuestamente por hacer observaciones antisemitas mientras ejercitaba en una bicicleta estática en un gimnasio de Londres; informes sobre protección policial dada en Dubai a Andy Ram, una estrella israelí del tenis, reforzando la narrativa inducida por los medios de que los israelíes corren riesgo; y un anuncio de la Casa Blanca de que el gobierno de Obama asistiría a una sesión de planificación para una Conferencia Mundial contra el Racismo en 2009 pero que probablemente boicotearía el evento propiamente tal.

Esas impresiones impulsoras de la narrativa fueron reforzadas por el estreno en 2008 de ocho películas con temas del holocausto, incluyendo "The Reader" con Kate Winslet, quien recibió un destacado Oscar como mejor actriz en un rol principal. Ella incluso bromeó sobre la influencia desplegada por pro-israelíes en Hollywood y en la cultura popular. En "Extras", una serie de comedia de 2005 en la cual hizo de sí misma, un actor la felicita por su papel en una cinta relacionada con el holocausto, a lo cual ella responde:

"No creo que necesitemos otra película sobre el holocausto, ¿verdad? Es como, ¿cuántas ha habido? Lo comprendemos. Fue terrible. Sigamos adelante. No, lo hago porque me he dado cuenta que si se hace una cinta sobre el holocausto, te garantizan un Oscar. He sido nominada cuatro veces – nunca gané. Todo el mundo dice: '¿Por qué no ha ganado uno Winslet?' Eso eso. Por eso lo hago. ¿La maldita Lista de Schindler? ¿El Pianista? ¡Les salen los Oscar por el culo!"

DUPLICIDAD – DE LA ANTIGÜEDAD A LA MODERNIDAD:

Los artífices de la constitución de EEUU veían la democracia como una forma de gobierno que no reside en una corte real o en el papado sino en un modo de pensar compartido por sus participantes. ¿En qué otro sitio podría residir el autogobierno? Por lo tanto el papel crucial previsto para los medios es el de un dominio "en medio" esencial para comunicar los hechos requeridos para el consenso informado. Ante la ausencia de un acceso generalizado a información imparcial, la libertad sucumbiría ante la explotación de los que son expertos en el abuso de la ignorancia y las creencias. En ese punto clave, resultó que los artífices tenían razón.

De ahí los peligros que surgen cuando los que quieren vivir libres se basan en medios con un prejuicio oculto. Es precisamente esa "gente de por medio" la que desplaza rutinariamente los hechos con los cuales puede ser engañado un público crédulo ("el objetivo"). En una era de la información, una semejante conducta fraudulenta no es equivalente a traición; la duplicidad para impulsar una agenda es traición. Saban es sólo atípico porque admite el prejuicio pro-israelí que lleva a sus operaciones mediáticas.

Ese modus operandi artero funciona del mismo modo en la modernidad como en la antigüedad. El impacto sobre el consenso informado es idéntico, no importa si el engaño posibilitado por los medios es una falsa creencia en armas de destrucción masivas iraquíes; una fe consensual en la infalibilidad de mercados financieros no regulados, o una opinión compartida en que ese enclave sionista es una democracia y un aliado en lugar de ser lo que confirman los hechos recurrentes a menudo: un enemigo interior.

Una alevosía semejante es por lo menos tan antigua como el uso del derecho canónico para silenciar a los críticos de la doctrina de la iglesia. El único componente moderno en ese arte engañoso es el alcance global de los medios contemporáneos y su capacidad de manipular mentes y emociones en una escala sin precedentes.

Un manual de 1578 para inquisidores explicaba que sus duras penas eran "para el bien público a fin de que otros se aterren y sean alejados de los males que podrían cometer." Los nuevos herejes hacen la crónica de los costes de la relación entre EEUU e Israel en sangre, tesoro, inseguridad y credibilidad. Los que ansían la libertad de una tal manipulación ya no pueden permitirse la alianza intrincada de EEUU con un enclave extremista tristemente célebre por librar guerras mediante el engaño.

__
Autor ampliamente aclamado, abogado, banquero de inversiones, educador y asesor del gobierno de dirigentes corporativos y sindicales en todo el mundo, el último libro de Jeff Gates es “ Guilt By Association—How Deception and Self-Deceit Took America to War (2008). Sus libros anteriores incluyen "Democracy at Risk: Rescuing Main Street From Wall Street" y "The Ownership Solution: Toward a Shared Capitalism for the 21st Century."
© Copyright Al-Ahram Weekly. All rights reserved

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
Viñetas: Ben Heine