sábado, 5 de septiembre de 2009

¿Por qué no imponer "sanciones paralizantes" a Israel y EEUU?

Paul Craig Roberts
Information Clearing House

En Israel, un país robado a los palestinos, el gobierno lo controlan fanáticos. Uno de los fanáticos es el primer ministro, Benjamin Netanyahu. La semana pasada, Netanyahu pidió "sanciones paralizantes" contra Irán.

El tipo de bloqueo que pide Netanyahu equivale a un acto de guerra. Israel ha amenazado desde hace tiempo con un ataque a Irán por su propia cuenta, pero prefiere involucrar a EEUU y a la OTAN.

¿Por qué quiere iniciar Israel una guerra entre EEUU e Irán?

¿Ataca Irán a otros países, bombardea civiles y destruye infraestructuras civiles?
No. Esos crímenes los cometen Israel y EEUU.

¿Expulsa Irán a gente de tierras que ha ocupado durante siglos y los encierra en guetos?
No, pero es lo que Israel ha estado haciendo a los palestinos durante 60 años.

¿Qué hace Irán?

Irán está desarrollando energía nuclear, lo que es su derecho como signatario del Tratado de No Proliferación. El programa de energía nuclear de Irán está sujeto a inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), que informa consistentemente que sus inspecciones no encuentran un desvío de uranio enriquecido a un programa de armas.

La posición adoptada por Israel, y por el títere de Israel en Washington, es que no se debe permitir que Irán tenga los derechos que la corresponden según el Tratado de No Proliferación, que tienen todos los demás signatarios, porque Irán podría desviar uranio enriquecido a un programa de armas.

En otras palabras, Israel y EEUU reivindican el derecho a abrogar el derecho de Irán a desarrollar energía nuclear. La posición israelí/estadounidense no tiene base en el derecho internacional o en ninguna otra cosa que la arrogancia de Israel y de EEUU.

La hipocresía es extrema. Israel no es signatario del Tratado de No Proliferación y ha desarrollado sus armas nucleares ilegalmente a hurtadillas, con, que sepamos, ayuda de EEUU.

Como Israel es un poseedor ilegal de armas nucleares y tiene un gobierno fanático que es capaz de utilizarlas, sanciones paralizantes debieran ser aplicadas a Israel para obligarlo a desarmar.

Israel se cualifica para sanciones paralizantes por otro motivo. Es un Estado de apartheid, como demostró el ex presidente de EEUU, Jimmy Carter, en su libro: "Palestine: Peace Not Apartheid."

EEUU estuvo al frente de la imposición de sanciones contra Sudáfrica por las prácticas de apartheid de Sudáfrica. Las sanciones obligaron al gobierno blanco a entregar el poder político a la población negra. Israel practica una forma peor de apartheid que la que impuso el gobierno blanco sudafricano. Sin embargo, Israel sostiene que es "antisemita" criticar a Israel por una práctica que el mundo considera aborrecible.

Lo que queda de Cisjordania palestina que no ha sido robada por Israel consiste de guetos aislados. Los palestinos están aislados de hospitales, escuelas, sus granjas y los unos de los otros. No pueden viajar de un gueto al otro sin permiso israelí impuesto en puntos de control.

La explicación del gobierno israelí para sus brutales violaciones de los derechos humanos incluye la mayor colección de mentiras de la historia del mundo. Nadie, a excepción de los "cristianos sionistas" estadounidenses cree una sola palabra de lo que dice.

EEUU también se cualifica para sanciones paralizantes. Por cierto, EEUU está sobre-cualificado. Sobre la base de mentiras y engaño intencional del Congreso de EEUU, del público de EEUU, de la ONU y de la OTAN, el gobierno de EEUU invadió Afganistán e Irak y utilizó la "guerra contra el terror" orquestada por Washington para subvertir libertades civiles consagradas en la Constitución de EEUU Un millón de iraquíes han pagado con sus vidas los crímenes de EEUU, y cuatro millones han sido desplazados. Irak y su infraestructura han sido arruinados, y las elites profesionales de Irak, necesarias para una sociedad moderna organizada, han muerto o han sido dispersadas. El gobierno de EEUU ha cometido un crimen de guerra en gran escala. Si Irán reúne las condiciones para sanciones, EEUU lo hace mil veces.

Nadie sabe cuántas mujeres, niños y ancianos de las aldeas han sido asesinados por EEUU en Afganistán. Sin embargo, la guerra de agresión estadounidense contra el pueblo afgano ha entrado en su noveno año. Según los militares de EEUU, una victoria estadounidense está todavía muy lejos. El almirante Michael Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, declaró en agosto que la situación militar en Afganistán es "seria y se deteriora."

Los estadounidenses de cierta edad pueden esperar que esa guerra continúe durante el resto de sus vidas, mientras sus derechos a la seguridad social y a Medicare son reducidos a fin de liberar fondos para la industria de armamentos de EEUU Bush/Cheney y Obama/Biden han convertido las municiones en la única inversión segura en EEUU.

¿Cuál es el propósito de la guerra de agresión contra Afganistán? Poco después de su ceremonia de apertura, el presidente Obama prometió suministrar una respuesta pero no lo hizo. En su lugar, Obama incrementó rápidamente la guerra en Afganistán y lanzó una nueva en Pakistán que ya ha desplazado a 2 millones de paquistaníes. Obama ha enviado 21.000 soldados estadounidenses más a Afganistán y el comandante de EEUU en Afganistán, general Stanley McChrystal, está pidiendo 20.000 más.

Obama está acelerando la guerra de agresión de EEUU contra el pueblo afgano a pesar de tres importantes sondeos de opinión que muestran que el público estadounidense se opone firmemente a la continuación de la guerra contra Afganistán.

Lamentablemente, el firme acuerdo entre Israel y Washington de ir a la guerra contra los pueblos musulmanes es mucho más fuerte que la conexión entre el público estadounidense y el gobierno de EEUU. En una cena de despedida del jueves pasado para el agregado militar de Israel en Washington, que vuelve a Israel para convertirse en jefe de estado mayor adjunto de las fuerzas armadas israelíes, el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, la subsecretaria de defensa Michele Flournoy, y Dan Shapiro, quien está a cargo de asuntos de Oriente Próximo en el Consejo Nacional de Seguridad, estuvieron presentes para presentar sus respetos. El almirante Mullen declaró que EEUU estará siempre junto a Israel.

No importa cuántos crímenes de guerra cometa Israel. No importa cuántas mujeres y niños mate Israel. No importa a cuántos palestinos expulsa Israel de sus hogares, aldeas y tierras. A decir verdad, el verdadero eje del mal es el de EEUU e Israel.

Millones de estadounidenses carecen ahora de vivienda debido a las ejecuciones hipotecarias. Millones más han perdido sus puestos de trabajo, y aún más millones no tienen acceso a la atención sanitaria. Sin embargo, el gobierno de EEUU sigue desperdiciando cientos de miles de millones de dólares en guerras que no sirven ningún genuino propósito estadounidense. El presidente Obama y el general McChrystal han adoptado la posición de que lo saben mejor, y que el público estadounidense se vaya al diablo.

No podría quedar más claro que el presidente y los militares de EEUU no tienen consideración alguna por la democracia, los derechos humanos y el derecho internacional. Es un motivo más para aplicar sanciones paralizantes a Washington, un gobierno que ha emergido bajo Bush/Obama como un Estado de camisas pardas que se maneja con mentiras, torturas, asesinatos, crímenes de guerra y engaños.

Muchos gobiernos son cómplices de los crímenes de guerra de EEUU Con el presupuesto de Obama basado en deudas, las guerras de agresión descarada de Washington dependen de financiamiento de chinos, japoneses, rusos, saudíes, sudcoreanos, indios, canadienses y europeos. En el momento mismo en que se detenga ese financiamiento extranjero de los crímenes de guerra estadounidenses, se detendrán las guerras de agresión de EEUU contra los musulmanes.

EEUU no será una "superpotencia" eterna que pueda ignorar indefinidamente sus propias leyes y el derecho internacional. EEUU terminará por caer como resultado de su orgullo desmedido, su arrogancia y su sobre-extensión imperial. Cuando colapse el imperio estadounidense, ¿tendrán que rendir cuentas sus facilitadores ante el tribunal de crímenes de guerra?

__
Paul Craig Roberts fue secretario adjunto del Tesoro en el gobierno de Reagan. Es co-autor de "The Tyranny of Good Intentions." Para contactos, escriba a: PaulCraigRoberts@yahoo.com

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens