domingo, 6 de diciembre de 2009

Las condiciones de los palestinos con discapacidad se siguen deteriorando

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Centro Palestino de Derechos Humanos

Hoy, 3 de diciembre de 2009, se conmemora el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, aprobado por la Asamblea General de NNUU en 1992, al concluir la Década de NNUU para los Discapacitados (1983-1992).

Este día está marcado con el fin de instar a la comunidad internacional a respetar, fomentar y proteger los derechos de las personas con discapacidad en todo el mundo, de acuerdo con los principios de los derechos humanos, incluida la Carta Internacional de Derechos Humanos, dedicada a lograr la plena igualdad entre los seres humanos sin ningún tipo de discriminación por causa de discapacidad o cualquier otra forma de discriminación.

Ha transcurrido más de un año y medio desde que la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, emitida el 30 de marzo de 2007, entró en vigor. A pesar de ello, el sufrimiento de las personas palestinas con discapacidad en los Territorios Ocupados Palestinos (TOP) aumenta constantemente. Ello se debe al aumento de los graves y continuos crímenes de guerra cometidos por las fuerzas de ocupación israelíes (FOI) contra los civiles palestinos, incluidas las personas con discapacidad, y contra las instituciones que trabajan en el campo de la rehabilitación y la asistencia sanitaria, así como a la mantenida política israelí de bloqueo ilegal. Las personas con discapacidad en la Franja de Gaza, en particular, asisten a un deterioro sin precedentes de la situación humanitaria, viéndose privados de su derecho a disfrutar de una vida digna. Durante los 23 días de ofensiva contra la Franja de Gaza, a los discapacitados gazíes se les negó sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales. Se les negó todas las formas de protección a su derecho a la vida y a la seguridad, así como el derecho a la seguridad personal. Además, durante la ofensiva, se les negó su derecho a albergarse en lugares seguros donde su vida y su seguridad hubieran estado protegidas y donde sus necesidades, incluidos alimentos, medicinas y cobijo adecuado, se hubieran satisfecho.

Desde el 3 de diciembre 2008, las FIO han matado a seis civiles con discapacidad en la Franja de Gaza, entre ellos un niño y dos mujeres. Cuatro de estas víctimas, entre ellas un niño y una mujer, fueron muertos durante la ofensiva de las FIO en la Franja de Gaza. Durante la ofensiva de las FIO resultaron heridos 5.300 civiles palestinos. Entre ellos, al menos 600 civiles padecen diferentes discapacidades como consecuencia de graves heridas. Las discapacidades varían desde la discapacidad física debida a la amputación de una o ambas de las extremidades superiores o inferiores, la pérdida de audición o de visión, a una serie de dobles discapacidades. Según la documentación del Centro Palestino de Derechos Humanos de Gaza (CPDH), durante el estallido de la Intifada al Aqsa el 29 de septiembre de 2000, 87 palestinos con discapacidades, incluidos 12 niños y siete mujeres, fueron asesinados por las FIO. Ello demuestra que las FIO no realizaron suficientes esfuerzos para evitar la matanza de civiles palestinos en general, y de las personas con discapacidad en particular.

A lo largo de la Intifada al Aqsa, docenas de instituciones que trabajan en el campo de la rehabilitación y la atención a personas con discapacidad han sido objeto de destrucción parcial o total y de la devastación causada por las FIO. Como resultado, miles de palestinos con discapacidad se ven privados del acceso a los servicios prestados por estas instituciones en los ámbitos de la salud, la rehabilitación, la educación, la asistencia, el ocio y los deportes.

El sufrimiento de los palestinos con discapacidad en Gaza se ha agravado debido al férreo y total asedio impuesto por las FIO en la Franja desde mediados de junio de 2007. Este cerco constituye una forma única de castigo colectivo contra la población civil, y constituye una violación flagrante de todos los derechos económicos, sociales y culturales de los civiles palestinos, así como una violación flagrante de sus derechos civiles y políticos. Como consecuencia de la política de castigo colectivo, las personas con discapacidad en Gaza no pueden acceder a las instituciones que les prestan servicios de atención y rehabilitación, debido a la incapacidad de muchas de estas instituciones de proporcionarles lo que necesitan, incluidos aparatos y suministros médicos, sistemas de audición y asistencia visual, y otras necesidades, debido a la imposición de un cierre hermético.

Las instituciones que prestan servicios a las personas discapacitadas sufren una severa y peligrosa escasez de todo lo necesario, incluidas piezas de repuesto, herramientas necesarias para las sillas de ruedas, muletas, audífonos y sus pilas, dispositivos médicos de asistencia y todo tipo de materias primas requeridas para trabajar en los talleres que emplean a personas con discapacidad para la producción de bordados, costura, artesanía, madera y otros productos. Muchos de los programas educativos, incluidos los jardines de infancia destinados a las personas con discapacidad, han cerrado durante largos períodos debido a la escasez de recursos y de suministros.

Este aniversario del Día Internacional de las Personas con Discapacidad coincide con el sufrimiento creciente de la población civil palestina. Las tasas de pobreza y desempleo en el presente año han aumentado a niveles sin precedentes. El sufrimiento de las personas con discapacidad va en aumento como consecuencia de ello. Muchas instituciones que trabajan en la prestación de servicios de rehabilitación y de atención a los discapacitados padecen la crisis financiera y están haciendo frente a una peligrosa escasez, lo que provoca la congelación de muchos de los servicios de rehabilitación y cuidados. Las personas con discapacidad que dependen de las asignaciones y subvenciones otorgadas por el Ministerio de Asuntos Sociales están sufriendo la irregularidad del pago de estas asignaciones y subsidios.

La fragmentación y el conflicto que tiene lugar en las instituciones de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se han reflejado negativamente en las condiciones propias de las personas con discapacidad, que ya sufren un gravísimo deterioro en el nivel de disfrute de sus derechos, según lo estipulado en la Ley de Discapacidad sobre los derechos de la discapacidad, número 4 de 1999. En este contexto, las personas palestinas con discapacidad siguen sufriendo la ausencia de la aplicación de las disposiciones de la Ley de Discapacidad que establece sus derechos en las áreas de la salud y la rehabilitación, la atención, la educación y el empleo; de zonas de ocio y deporte, y de participación en la vida cultural con la comunidad. La falta de emisión de la tarjeta de movilidad reducida —previstas en la Ley de Discapacidad para proporcionar un conjunto de servicios, incluida la salud, la rehabilitación, los servicios de educación y de seguridad social a los discapacitados y sus familias— sigue siendo el principal obstáculo al que se enfrentan las personas con discapacidad para poder disfrutar de sus derechos económicos, sociales y culturales. Ello contribuye al deterioro de los derechos económicos y sociales de los palestinos con discapacidad. Se debe destacar que la mayoría de los palestinos con discapacidad y sus familias sufren de extrema pobreza, están privados de muchos de los servicios de rehabilitación y de atención médica y padecen la escasez de muchos de los dispositivos médicos que necesitan.

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el CPDH reclama:

  • A la comunidad internacional, incluidas las Altas Partes Contratantes de la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, a las diferentes instituciones de NNUU y a las organizaciones internacionales gubernamentales y ONG que ejerzan presión sobre las FOI a fin de obligarles a poner fin a las violaciones de las disposiciones del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos contra la población civil palestina. Es esencial que se levante el bloqueo ilegal de la Franja de Gaza.


  • El cese inmediato de todas las formas de violaciones cometidas por las FOIcontra las personas palestinas con discapacidad, incluida la muerte y la causa de heridas, y todas las violaciones contra de instituciones que prestan servicios de atención y rehabilitación a los discapacitados.


  • A la comunidad internacional que obligue a las autoridades de ocupación israelíes a respetar los instrumentos internacionales de derechos humanos, incluidos los relativos a los derechos de los discapacitados.


  • Que se ponga fin de manera inmediata a la fragmentación actual de las instituciones de la ANP, que ha causado graves efectos en los derechos de los civiles palestinos en general, y sobre los derechos de los palestinos con discapacidad, en particular.


  • A la ANP, que de manera inmediata expida la tarjeta de movilidad reducida, estipulada en la Ley palestina de Discapacidad, para aliviar a los discapacitados y asegurarles a ellos y a sus familiares una vida decente.


  • A las instituciones y ministerios gubernamentales que se comprometan con las disposiciones de la Ley palestina de Discapacidad para garantizar el empleo de al menos el 5% de las personas con discapacidad en tales instituciones y ministerios.


  • Al Ministerio de Educación para que ponga la educación secundaria a disposición de las personas con discapacidad auditiva, como compromiso con el principio de brindar igualdad de oportunidades educativas para todos basada en la igualdad y en la no discriminación.

Traducción para Rebelión de Loles Oliván