martes, 8 de diciembre de 2009

Rabino permite el robo de cosechas y agua palestinas

[07/12/2009 - 01:28 PM]

GAZA, (PIC) - El Ministerio de Agricultura de la AP ha condenado enérgicamente el domingo un nuevo edicto religioso emitido por un rabino permitiendo que los colonos israelíes roben las cosechas de aceitunas palestinas y envenenen el agua Palestina.

Mohsen Abu Eita, subsecretario del Ministerio de Recursos Naturales, afirmó en un comunicado que los rabinos de Israel permiten a los colonos robar los olivos y cosechas de aceitunas palestinas, alegando que las tierras que están cultivando los palestinos pertenecen a los judíos.

Anteriormente, el fanático rabino Dov Lior, presidente del consejo de asentamientos en Cisjordania, permitió a los colonos que envenenaran los animales y el agua palestinos cercanos a sus asentamientos.

Según Abu Eita, los colonos israelíes llevan a cabo perfectamente las enseñanzas de sus rabinos a este respecto cuando usurpan los cultivos y el ganado palestinos, y envenenan los pastos palestinos diariamente causando la muerte de numerosos animales de granja.

Los registros de Palestina, según Abu Eita, muestran que las tropas israelíes de ocupación destruyeron más de 14.000 olivos en Cisjordania a lo largo del año a fin de ampliar los asentamientos israelíes.

En la Franja de Gaza, Abu Eita explicó que fueron destruidos cerca de 173.000 olivos, además de desarraigar más de 20.000 dunums (1 dunum = 1.000 metros cuadrados) durante la guerra contra Gaza afectando gravemente a por lo menos a 9.000 agricultores palestinos, y causando unas pérdidas de 587 millones de dólares en los sectores agrícola y pesquero, además de los pozos de agua.

"Este tipo de edictos, incluidos los edictos que permiten incluso el asesinato de niños Palestinos, reflejan la mentalidad racista sionista que permite el robo de la propiedad de otros sin prestar atención a leyes celestiales ni a leyes terrenales que se opongan a tales decretos", agregó.

En este sentido, Abu Eita instó al Vaticano, la ONU, la UNICEF, y a organizaciones de derechos humanos, entre otros grupos de influencia, a que intervengan inmediatamente para proteger a los agricultores palestinos, especialmente en Cisjordania.