sábado, 12 de diciembre de 2009

Terroristas judíos queman Mezquita en Cisjordania, dejan pintadas con consignas nazis

[11/12/2009 - 02:16 PM]

Por Khalid Amayreh en Cisjordania

En lo que parece señalar una escalada de terrorismo judío organizado contra los palestinos y sus propiedades, presuntos terroristas judíos el viernes incendiaron una mezquita en el norte de Cisjordania.

Fuentes palestinas dijeron que colonos armados de un asentamiento cercano arrojaron sustancias inflamables en el interior de la mezquita Hasan Khadr en el pueblo de Yasuf cerca de Salfit, 15 kilómetros al sudoeste de Nablus.

El incidente ocurrió alrededor de las 4:00 de la madrugada, poco antes del amanecer.

Los presuntos terroristas también garabatearon consignas nazis en hebreo, que ponían "venganza" y "os vamos a quemar a todos." Otros garabatos ponían "precio a pagar-saludos de Effi" Effi es un nombre hebreo.

El jefe del consejo local de Yasuf, Abdul Rahim Musleh, dijo que el incendio destruyó el interior de la mezquita, incluido el piso alfombrado, numerosos, numerosos Coranes así como muebles...

La mezquita atacada es la mayor de las cuatro existentes en el pueblo de 2000 habitantes.

Munir Abbushi, el gobernador del distrito de Salfit, donde tuvo lugar el acto terrorista, acusó al gobierno israelí y al ejército de alentar a los colonos terroristas a atacar a los palestinos.

"El ejército israelí no está haciendo nada para proteger a los palestinos de las agresiones de los colonos. La inacción del Ejército alienta a los colonos en su escalada de terrorismo contra nuestro pueblo y Santos Lugares", dijo Abbushi.

El jefe del ejército israelí de la denominada Administración Civil en Cisjordania, Yoav Mordechai, condenó el incendio de la mezquita, y dijo que se encargaría de que los culpables fueran detenidos y llevados ante la justicia.

Sin embargo, los palestinos dudan de la sinceridad de Israel en la lucha contra el terrorismo judío organizado perpetrado por colonos adoctrinados en la ideología religiosa extremista que hace apología del genocidio de los no-judíos.

Khalid Maali, un periodista palestino de Salfit, atribuyó el incidente a los repetidos edictos, o reglas religiosas, emitidos por los rabinos instando a los colonos a matar palestinos y a destruir sus bienes.

"Estos rabinos están diciendo a plena luz del día que es una mitzvá (acto religioso bueno) a asesinar no judíos y destruir su propiedad. Y estos colonos terroristas están simplemente actuando y poniendo en práctica estos edictos."

Maali denunció que el gobierno israelí y el ejército estaban legitimando los ataques de los colonos contra los palestinos al no detener y castigar a los terroristas implicados en atentados terroristas.

"Esto equivale a alentarlos a que cometan más terrorismo. Cuando a estos terroristas se les permite salir impunes, el gobierno israelí está efectivamente diciéndoles que pueden atacar a los palestinos e incendiar las mezquitas y no tienen nada de que preocuparse."

Reacciones

El incendio de la mezquita de Hassan Khadr ha desatado airadas reacciones de dirigentes palestinos a ambos lados de la Línea Verde.

Ahmed Teibi, destacado líder de la comunidad de 1,5 millones de árabes en Israel, que también es miembro del Knesset, declaró responsable de este "acto pecaminoso" al ministro de Defensa israelí Ehud Barak.

"Al dar a estos criminales (los colonos judíos) carta blanca para merodear y causar disturbios en toda Cisjordania, el ejército israelí y el gobierno están de hecho animándoles a cometer crímenes contra los palestinos."

Instó al ejército de ocupación a poner fin de inmediato al terrorismo y violencia de los colonos antes de que la situación se vaya de la manos.

La Liga de los Ulemas Musulmanes, o eruditos religiosos, en la Palestina ocupada condenó enérgicamente el "acto sacrílego" llamando a la Autoridad Palestina a dejar de despojar a los palestinos de sus armas de fuego.

"La Autoridad Palestina ha despojado al pueblo de sus armas. Ahora nos encontramos incapaces de defendernos y protegernos. Y los organismos de seguridad de la AP no están autorizados a repeler los ataques de los colonos dado que su única tarea luchar contra los combatientes de la resistencia", dijo el jefe de la liga el Jeque Hamed al Beitawi.

Al-Beitawi, que también es miembro electo del Consejo Legislativo Palestino (Parlamento), que ha pasado años en las cárceles israelíes por oponerse a la ocupación militar israelí, también denunció a los rabinos por la expedición de decretos para sus seguidores, incitándoles a asesinar palestinos y al vandalismo de sus propiedades.

"Estos rabinos se llaman a sí mismos hombres de paz, pero los verdaderos hombres de paz no incitan al terror, al odio y al derramamiento de sangre. Imagínense cómo reaccionarían estos rabinos si fuera incendiada una sinagoga judía en Londres o en París. Invocarían toda la historia del antisemitismo desde la Inquisición española al holocausto nazi."

Líderes de los colonos han dicho repetidamente que atacarían los palestinos y sus bienes cada vez que el ejército israelí fuera a desalojar colonos de asentamientos ilegales. Las amenazas se han llevado a cabo, con los colonos atacando a los agricultores palestinos, especialmente a los recolectores de oliva, empresas y ahora mezquitas.

Esta no es la primera vez que terroristas judíos atacan Santos Lugares Musulmanes. En 1994, un terrorista judío que había emigrado de Estados Unidos, acribilló a balazos a fieles musulmanes en la Mezquita Ibrahimi en el centro de la ciudad de Khalil (Hebrón), matando a 29 e hiriendo y mutilando a docenas.

El terrorista, Baruch Goldstein, que fue asesinado por los supervivientes, se convirtió en una figura santa para los judíos fanáticos derechistas que abogan por el exterminio, la esclavitud o la expulsión de los no judíos de la Palestina del Mandato (la tierra entre el río Jordán y el Mediterráneo).

La mezquita de Al Aqsa en Quds (Jerusalén) también ha sido un blanco constante del terrorismo judío organizado desde que Israel capturó de Jordania y ocupó la ciudad en 1967.

Del mismo modo, otras mezquitas, tanto en Cisjordania como en la Palestina pre-1948, han sido repetidamente objeto de vandalismo y profanadas por grupos de judíos supremacistas que buscan la erradicación de los no judíos de Palestina.