sábado, 2 de enero de 2010

"EEUU Presiona a Israel para que No Libere a Barguti y Saadat"

31/12/2009 Almanar

Fuentes palestinas han dicho al periódico londinense en lengua árabe Al Hayat que EEUU ha presionado a Israel para no liberar al secretario general del Frente Popular para la Liberación de Palestina, Ahmad Saadat, y al antiguo líder de Fatah en Cisjordania, Maruan Barguti.

Existen también presiones para no libertar a los detenidos de Jerusalén Este y a los ciudadanos árabes de Israel, dijo el informe.

Las fuentes dijeron al periódico que Israel se ha echado atrás con respecto a un consenso alcanzado anteriormente con respecto a la liberación de Barguti como parte de un acuerdo de prisioneros que conllevaría la liberación del soldado de ocupación israelí prisionero Gilad Shalit.

Las fuentes indicaron que en la última oferta, transmitida a Hamas por el mediador alemán, Israel se negaba a liberar a 22 prisioneros palestinos detenidos: 15 de la Cisjordania ocupada, incluyendo Saadat y Barguti, y siete de la Franja de Gaza.

El periódico también informó de que Israel se niega, de igual modo, a poner en libertad a 44 presos de Jerusalén Este y a 22 ciudadanos árabes israelíes que fueron arrestados antes de la firma de los Acuerdos de Oslo de 1993.

Las mismas fuentes señalaron que Hamas rechazó esta última oferta, en la que Israel se echaba atrás con respecto a sus anteriores compromisos, pero no excluyó futuras negociaciones.

Las fuentes afirman que la marcha atrás de Israel está vinculada a las presiones realizadas por EEUU y algunos estados occidentales al gobierno israelí para que Israel se abstenga de realizar concesiones a Hamas que incrementen la popularidad del movimiento.

Expresaron también su creencia en que Israel acabará por acceder a la liberación de Saadat y Barguti después de que se haya alcanzado un acuerdo, pero como un gesto de buena voluntad hacia el presidente palestino, Mahmud Abbas, con el fin de reforzar su posición entre los palestinos, cosa dudosa teniendo en cuenta que este gesto procede claramente de EEUU e Israel.

EEUU y otros estados occidentales creen que liberar a ambos líderes en el marco del acuerdo con Shalit reduciría la popularidad de Abbas e incrementaría la de Hamas, algo que aquellos desean evitar.